Bajío

Alto potencial de crecimiento del sector artesanal de Guanajuato

Con un repunte en sus exportaciones a tasas de dos dígitos durante los últimos tres años, el sector artesanal de Guanajuato tiene un alto potencial de crecimiento. Para el primer semestre del 2014 las ventas al exterior de artesanías y muebles sumaron 47.69 millones de dólares.
Marvella Colín
25 noviembre 2014 10:36 Última actualización 25 noviembre 2014 10:45
Artesanías

Sólo 40 talleres artesanales tienen actividad exportadora. Estos generan 2,143 empleos. (Foto: Cortesía)

Con un repunte en sus exportaciones a tasas de dos dígitos durante los últimos tres años, el sector artesanal de Guanajuato tiene un alto potencial de crecimiento.

Para el primer semestre del 2014 las ventas al exterior de artesanías y muebles sumaron 47.69 millones de dólares, lo cual significó un incremento de 24.5 por ciento en relación con igual periodo del 2013.

Actualmente existe un número importante de talleres artesanales en Guanajuato; sin embargo, sólo en 40 empresas recae la exportación y éstas generan alrededor de 2 mil 143 empleos en la entidad; esto de acuerdo con cifras de la Coordinadora de Fomento a las Exportaciones de Guanajuato (Cofoce).

Aunque la participación de las exportaciones de artesanías en el comercio exterior total de Guanajuato es limitado por ahora con un 0.5 por ciento, la cifra puede ser mayor, dada la amplia gama de artesanías con las que cuenta la entidad y considerando que hay un crecimiento dinámico en las ventas del sector.


En el país el mercado de las artesanías ha tenido un incremento constante, en el caso de las ventas de Fonart el crecimiento ha sido de 6 por ciento anual en los últimos tres años y se estima que el gasto en artesanías por parte de turistas nacionales y extranjeros es de 470 millones de dólares al año, explicó el antropólogo José Hernández Reyes, coordinador de Proyectos Especiales del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) en entrevista con EL FINANCIERO BAJÍO.

Explicó que si bien Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí tienen una gama importante de artesanías, por ahora las entidades con mayor volumen de producción son Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Michoacán Estado de México y Puebla; sin embargo no hay forma de saber a cuánto asciende su producción, ello se debe a que “en nuestro país, las artesanías no están clasificadas como un sector, se habla del sector artesanal pero en estricto sentido no lo es, en las cuentas estadísticas que lleva el país no hay todavía una cuenta nacional de artesanías” aseveró.

Indicó: “no se ha identificado cuánta artesanía se produce de manera exacta en cada entidad del país, ni tampoco se puede saber cuánto se exporta, ya que los clasificadores de exportaciones lo clasifican en regalo o manufactura”.

Asimismo el antropólogo Hernández expuso que pese que se estima que existen 10 millones de artesanos en México “es un sector que todavía no ha sido valorado en su contribución a la economía del país, por eso mismo no se tiene esa información tan exacta, esto ha dificultado todo el tema que tiene que ver con la producción de artesanías y los apoyos”.

En cuanto a las artesanías más representativas del Bajío expuso que en Guanajuato se encuentra la mayólica y su producción es muy grande en la entidad. “La cerámica mayólica es una alfarería que llega a México con la colonia, y se establece en distintas partes del país, es una cerámica vidriada cuyo origen es árabe pero llega a nuestro país con los españoles, hay una cercanía técnica entre mayólica y talavera, pero no se le puede llamar talavera a la que se produce en Guanajuato por la denominación de origen que es para Puebla y Tlaxcala, pero en estricto sentido una talavera es una mayólica”.

En Dolores Hidalgo hay muchos talleres de producción de mayólica. Los artesanos de Guanajuato la han desarrollado de manera importante: “de ser talleres artesanales de poco nivel de producción han pasado a talleres muy bien organizados, con altísimos niveles de producción”. Indicó que hay talleres pequeños que normalmente les trabajan o maquilan a los grandes, los cuales hacen los platos o tazas con moldes por miles, pero requieren de la mano de obra de los pequeños artesanos principalmente para pintar a mano las piezas.

El antropólogo Hernández explicó que “otro trabajo es la joyería de plata que se hace en la ciudad de Guanajuato, que no es muy grande, quizá tres o cuatro talleres que hacen unas arracadas con pajaritos que siempre se están besando y tienen piedritas azules, es una artesanía de plata muy fina”. La entidad también se caracteriza por tener muchos productores de juguetes populares. De hecho, antes buena parte de los juguetes que se vendían en el país se producían en Guanajuato, Salamanca y Celaya.

En San Miguel de Allende se tienen artesanías de hoja de lata; los artesanos de esa región son los primeros que empiezan a hacer espejos con hoja de lata casándolos con cerámica.

Por otra parte, San Luis Potosí es conocido por el rebozo de Santa María del Río, es famoso no solo en México sino en todo el mundo, también en esa localidad otro tipo de artesanía son baúles o cajas o baúles taraceados que llevan un proceso artesanal caracterizado por la selección de madera fina, talla, ensambles tradicionales e incrustación de maderas, conchas o hueso.

Querétaro es muy famoso por la cestería de Tequisquiapan de bejuco, los artesanos han desarrollado una técnica y calidad muy grande, todo el trabajo de cestería es muy interesante.

Cerca de la Peña de Bernal, en Tolimán, donde hay población indígena se trabaja una gran cantidad de deshilados sobre manta de algodón y se hacen servilletas, caminos de mesa, servilletas individuales, entre otros, los cuales son productos de muy buena calidad, señaló el antropólogo Hernández Reyes.

En Querétaro destaca mucho también el trabajo de cantería; ellos tienen cantera de piedra volcánica y cantera de laja, la más usual es la volcánica con la que se hacen fuentes, bases de mesa, esferas grandes, eso está en Pedro Escobedo.

Además en la entidad queretana se ha desarrollado unas muñecas que se llaman Lolas, están vestidas con el traje otomí y han sido muy exitosas es un producto en el que participa mucha mano de obra indígena femenina, miden alrededor de 40 centímetros.