Archivo

Pemex y CFE tendrán dos años para prepararse y competir

06 febrero 2014 6:58 Última actualización 13 diciembre 2013 5:2

 [Los expertos aseguran que la mayor labor de Pemex estriba en su relación con sus empleados. / Bloomberg] 


 

Sergio Meana
 
 
Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) deberán estar dotadas de las herramientas necesarias para ser “empresas públicas de carácter productivo” en sólo dos años y, con ello, poder competir contra la iniciativa privada.
 
 
Esta tarea de transformación descrita como “titánica” por distintos analistas deberá incluir: reducción de personal, corregir ineficiencias operativas –algunas de más de 20 años-, eliminar sistemas de corrupción, reestructuración organizacional, así como un programa de pensiones sustentable.
 

Para Mariana Gómez Sánchez, directora ejecutiva de Inteligencia Pública, el mayor reto para Pemex está en la relación con los trabajadores, pues tendrá que reducir sueldos y prestaciones para que estén a niveles internacionales por mandato constitucional.
 

La reestructuración incluye una limpieza de toda su fuerza laboral; en 2008 había 11 mil empleados cobrando y no tenían qué hacer, para 2012 que es el último dato que yo tengo se redujo a mil 336, y a esa limpia habrá que sumarle la reducción de salarios de quienes se queden”, señaló.
 
 
Aunque parece poco el tiempo para llevar a cabo no debería ampliarse dicho lapso, pues retrasaría todos los cambios que se piensan llevar a cabo, comentó.
 

La modernización de Pemex nos va a llevar muchísimo tiempo porque no solo es la infraestructura, también es todo el tema de la burocracia, y las instituciones nuevas que hay que generar, pero Pemex y CFE no van a poder celebrar ningún contrato hasta que pasen dos años y se creen todas las instituciones necesarias”, indicó Gómez Sánchez.
 

En el Dictamen aprobado por la Cámara de Senadores, y ratificado por la de Diputados, se establece que el objeto de estas nuevas empresas públicas de carácter productivo será la creación de valor con responsabilidad social y ambiental.
 
 
También que las remuneraciones de dichos organismos sean equivalentes a las de empresas internacionales y que su organización, administración y estructura corporativa sean acordes con las mejores prácticas a nivel internacional.
 
 
 
 
Definición necesaria
 

Fluvio Ruíz Alarcón, consejero profesional de Pemex, confió en que se tome la definición de empresa de carácter productivo que se estableció en la minuta turnada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), pues dicha definición no existe aún en la Constitución.
 

“Lo que pretende es darle todos los elementos a Petróleos Mexicanos (Pemex) para que funcione como una empresa y no con una autonomía ficticia. Que ya se terminen de poner candados que impidieron que en los años recientes Pemex avanzara de manera autónoma; yo espero que en esta Ley de empresas productivas del Estado se garantizará que Pemex y CFE cumplan con todas las características de una empresa”, confió Ruíz Alarcón.
 
 
La iniciativa de reforma propone “constituir una nueva categoría en la Administración Pública Federal destinada a organismos productivos como Pemex y CFE”.