Archivo

Más extranjeros piden permiso para trabajar en México

06 febrero 2014 6:59 Última actualización 20 noviembre 2013 5:2

[A un año de la reforma a la Ley de Migración, “persisten restricciones y burocracia en trámites” , exponen analistas / Cuartoscuro] 


 
Zenyazen Flores
 
 

Pese a que especialistas señalan que la reforma de la Ley de Migración impuso hace un año requisitos que complican el ingreso de extranjeros a nuestro país, de enero a septiembre de 2013 el Instituto Nacional de Migración (INM) expidió 40 mil 608 tarjetas de residente permanente, un aumento de 94 por ciento respecto de las 20 mil 950 tarjetas entregadas en 2012.
 

Los extranjeros de 10 países son los que concentran 70 por ciento de las tarjetas de residente permanente que se han expedido este año, es decir, 28 mil 575 documentos migratorios.
 
 
Estados Unidos ocupa el primer lugar con 9 mil 966 tarjetas, seguido de China con 3 mil 886, Canadá con 2 mil 490, Argentina con 2 mil 48, Colombia con mil 971, Cuba con mil 944, Guatemala con mil 713, Venezuela con mil 653, España con mil 613 y Honduras con mil 291 tarjetas de residente permanente.
 
 
Los extranjeros prefieren el Distrito Federal como su lugar de residencia, una tendencia que se mantiene desde hace una década, después aparece Jalisco, Baja California, Quintana Roo, Baja California Sur y este año se suma al top 5 el estado de Guanajuato.
 
 
El Consejo Nacional de Población (Conapo) indica que, con base en datos censales de 2010, en México vivían alrededor de 968 mil personas extranjeras, que son menos de 1 por ciento de la población total del país que en ese año ascendía a 112 millones de mexicanos.
 
 
Son 13 los países con mayor presencia de extranjeros en tierras aztecas: Estados Unidos agrupa al 76 por ciento del total de extranjeros residentes en México, con 739 mil 918 estadounidenses, seguido por Guatemala, España, Argentina, Colombia, Cuba, Venezuela, Canadá, Honduras, El Salvador, Francia, China y Alemania.
 
 
Alrededor de 60 por ciento de los extranjeros trabaja como empleado, oficinista, vendedor, profesionista o manuales no calificados en el sector de servicios y comercio, 21 por ciento por su cuenta; laboran 44 horas en promedio a la semana y tienen una edad promedio de 20 años.
 
 
Gustavo Calderón, socio fundador de Calderón & Asociados, un bufete especializado en temas migratorios que despacha en Quintana Roo, señala que los extranjeros que llegaron a México antes de 2011, “es probable” que hayan encontrado oportunidad de negocios o un empleo con el estatus de turista.
 
 
Sin embargo, con la entrada en vigor del Reglamento de la Ley de Migración el 9 de noviembre de 2012, comenzaron a ser aplicables disposiciones de esta legislación que reforman el sistema de procedimientos y trámites para la estancia de extranjeros en México, lo que ha ocasionado trabas para los nuevos inmigrantes.
 
 
 
Trabas
 

“Ahora, si el extranjero quiere trabajar en el país, tendrá que volver a su país de origen y desde el consulado mexicano más cercano deberá iniciar el trámite, luego se le entregará una visa para entrar una vez al país y aquí se concluye el trámite con la entrega de la tarjeta temporal o permanente”, explica Calderón.
 
 
Leticia Calderón, catedrática del Instituto Mora, sostiene que “México es una sociedad que tiene una de las presencias de extranjeros más bajas del planeta, siendo paradójicamente el país de mayor emigración. Sólo uno por ciento de la población del país son residentes permanentes pero hay una percepción exaltada respecto de los extranjeros”.
 
 
Carola Vidal, encargada del área migratoria del Bufete Littler de la Vega y Conde, comenta que no hay sectores específicos a los que vengan los extranjeros a trabajar.
 
 
“Varía mucho, aunque hay más definiciones en el área académica, ya que vienen maestros, también vienen a la industria automotriz o aeronáutica, al área de telecomunicaciones y al sector petrolero, principalmente a las plataformas”, refirió.
 
 
Margarita Ortiz, responsable del área migratoria del bufete Basham, señala que aunque la residencia permanente trae implícito el permiso para trabajar, con la nueva ley migratoria el extranjero debe notificar al INM.
 
 
Agrega que “la política migratoria es permitir la entrada de los extranjeros y facilitarles su ingreso al país porque eso se traduce en inversión y generación de empleos”.
 
 
Pero, a un año de la reforma “persisten restricciones y burocracia en trámites, lo que termina por trabar en ocasiones el ingreso de los extranjeros que quieren trabajar en el país” .