AFTEROFFICE
deportes

Wolfsburgo vive su mejor etapa futbolística

El Wolfsburgo nació con el fin de la Segunda Guerra Mundial y ahora vive su mejor momento futbolístico. El equipo vive su mejor momento en competencias europeas: está en octavos de final en la Champions League y a un paso de meterse entre los ocho mejores.
Alain Arenas
07 marzo 2016 22:50 Última actualización 08 marzo 2016 5:0
De los 28 integrantes de la plantilla, 17 son convocados regularmente por sus Selecciones nacionales. (Reuters/Archivo)

De los 28 integrantes de la plantilla, 17 son convocados regularmente por sus Selecciones nacionales. (Reuters/Archivo)

El 7 de mayo de 1945, el general Alfred Jodi firmó el acta de rendición incondicional para las fuerzas alemanas y le puso fin a la Segunda Guerra Mundial. El conflicto terminó, Alemania entró en una etapa de reconstrucción y cinco meses más tarde, en septiembre, se fundó el club Wolfsburgo, equipo homónimo de la ciudad que daba hogar a los trabajadores de Volkswagen.

Al principio, el equipo y la empresa no estaban totalmente juntos. Es decir, la compañía tenía acciones en el club, pero no era su dueña. Fue hasta el 20 de diciembre de 2007 que eso cambió. La fábrica de automóviles compró en su totalidad a Die Wölfe (Los lobos), que sufrieron un cambio radical: previo a la compra, la escuadra tuvo siete temporadas en ocho años como un equipo que se mantuvo en puestos de media tabla para abajo; luego de la transacción, la organización acumula el mismo número de campañas entre los primeros siete puestos de la Bundesliga, un título en 2009 y dos apariciones en Champions League.

La empresa también se vio beneficiada por la compra. Un día después de que se anunció la adquisición, Volkswagen reportó una ganancia de 3.5 por ciento en sus acciones.

Desde entonces, el equipo tiene una dinámica benéfica en cuanto a las transacciones de los integrantes de la plantilla: trabaja bajo el concepto de “comprar barato y vender caro”. Ejemplos sobran, como Kevin de Bruyne, quien fue adquirido por 24.1 millones de dólares al Chelsea en 2014 y un año más tarde fue transferido por 81.2 mdd al Manchester City; Ivan Perisic, quien llegó del Borussia Dortmund por 8.8 mdd en 2013 y fue traspasado al Inter de Milán por 17.5 mdd el año pasado, o Timm Klose, quien llegó del Núremberg por 6.6 mdd hace dos campañas y luego fue vendido por 13.1 mdd al Norwich City, previo a esta temporada.

Además, de los 28 integrantes de la plantilla, 17 son convocados regularmente por sus Selecciones nacionales. De éste último grupo, hay siete integrantes del combinado alemán y dos de ellos (Andre Schürrle y Julian Draxler) fueron parte del campeonato del mundo que consiguieron los teutones en Brasil 2014.

PERJUICIO EXTERNO
La crisis de la armadora de automóviles derivada de las emisiones ilegales de gases de un sector de sus vehículos, podría impactar en las finanzas del equipo. En octubre del año pasado, Matthias Müller, jefe del consorcio de la compañía, explicó que se aplazarán o cancelarán todas las inversiones que no sean estrictamente necesarias. Cabe señalar que la temporada ya estaba en curso y el mercado de fichajes ya se había cerrado.

“No hay ninguna razón para preocuparse ahora. Simplemente debemos de dar algunos días al señor Müller. Hay temas más urgentes. Se trata de otras dimensiones financieras”, mencionó Klaus Allofs, gerente general del actual subcampeón de la Bundesliga, a la agencia DPA, después de sufrir el recorte de Stephan Grühsem y de Martin Winterkorn, dos de los directivos del equipo.

En medio de una de las peores crisis de la historia de la compañía, el Wolfsburgo vive su mejor momento en competencias europeas: está en octavos de final en la Liga de Campeones y a un paso de meterse entre los ocho mejores, con la ventaja conseguida ante el Gent en el partido de ida.