AFTEROFFICE
buena vida

Viñedos inmersos en la naturaleza

Entre los viñedos que se encuentran en Baja California, existen dos que, además de producir de los mejores caldos, se fusionan con el medio ambiente.
Lizbeth Hernández
23 agosto 2016 14:17 Última actualización 23 agosto 2016 14:22
Actualmente existen más de 65 vinícolas en los valles circundantes a Ensenada. (Especial)

Actualmente existen más de 65 vinícolas en los valles circundantes a Ensenada. (Especial)

Del suelo se vive, se bebe, se come y se disfruta. Las bondades que ofrece la tierra son extraídas de la manera más sutil. El objetivo es ponderar el entorno y ofrecer al visitante una experiencia en la que el respeto por la naturaleza vaya de la mano con la tradición vinícola y el diseño eficiente.

Aldo César Palafox y Encuentro Guadalupe son dos vinícolas en Baja California que combinan esa posibilidad. Ambas se han distinguido por utilizar energía de manera eficiente, edificar construcciones amigables con su entorno, así como producir y comercializar caldos de calidad.

“Nuestra vinícola es la primera en México que funciona al 100 por ciento con energía renovable. Toda nuestra iluminación se genera de manera solar, se instalaron lámparas led; estamos muy conscientes de la huella ambiental”, sostiene Aldo César Palafox.

La clave para aumentar el ahorro está en la edificación de la cava, que es subterránea, mantiene los vinos más frescos y asegura una temperatura constante de 20 grados, aún sin refrigeración. Tienen un sistema de energía fotovoltaico que incluye inversores a la red de CFE y medidor bidireccional, con lo que se genera lo suficiente para cubrir el consumo de la propiedad durante el año. Además, cuentan con un manejo estricto de ahorro de agua.

Instalada en el Valle de la Grulla, esta vinícola rescata la tradición de la siembra de uva desde 1895 y ofrece al visitante la posibilidad de ser parte del proceso del vino. El concepto de su construcción es abierto, de manera que se puede apreciar la selección de la vid, ver dónde se guardan los caldos y cómo se envasan y etiquetan las botellas.

“Lo más importante para nosotros es completar la experiencia, que la gente se vaya satisfecha de visitar un lugar en el que se respeta la manera de hacer vino”, explica Palafox, quien también arregló la capilla local para que se puedan realizar eventos religiosos. “La gente quiere casarse, celebrar bautizos y les ofrecemos lo que piden. Tenemos un espacio especial para degustación en medio del campo, armamos lo que necesiten y en breve vamos a ofrecer la opción de alojamiento”.

En el paisaje del Valle de Guadalupe, resaltan, entre las montañas y las líneas verdes de vid delicadamente sembrada, estructuras que parecen flotar en el ambiente. Son parte de una construcción contemporánea y elegante llamada Encuentro Guadalupe, complejo que aloja hotel, el restaurante Origen, viñedos y una sucursal de la Culinary Art School.

Por el ingenio de su edificación, el respeto al medio ambiente y la singularidad de su concepto, el hotel Endémico se ha hecho acreedor a varios premios internacionales, entre los que destacan Red Dot Design Award, Hospitality Design for Creative Achivement y Design Award for Best Small Hotel.

El arquitecto Jorge García fue el encargado de desarrollar, en una superficie de 94 hectáreas, 20 ecolofts en los que se da la experiencia de acampar a todo lujo. Equipados con estancia al aire libre, ofrecen una vista en la que en las tardes y mañanas brumosas dan la sensación de estar flotando entre nubes. Justamente para dañar de la menor manera posible el medio circundante fue que se optó por estructuras flotantes de acero que casi no toquen ni maltraten la tierra.

“Cuando se construía se encontraron piedras de granito gigantes, tres grandes rocas que están alineadas, por lo que se decidió no quitarlas, de hecho, de ahí nació el logo. El círculo más grande representa el universo, el cuadro es la tierra y el punto es el origen. De lo cósmico a lo endémico”, afirma Alfredo Acosta, propietario del lugar.

También ofrece la posibilidad de ser agasajado por un chef que cocinará en exclusiva para usted, experiencia que se completa con paseos en helicóptero; el viaje de cuatro personas tiene un costo de 500 dólares.

EXPERIENCIA ENOLÓGICA TODO EL AÑO
-Actualmente existen más de 65 vinícolas en los valles circundantes a Ensenada.

-Las visitas guiadas incluyen degustaciones de vino y quesos.

-Las opciones de alojamiento son varias. En el Valle de Guadalupe, que está a 40 minutos de Ensenada y a una hora de Tijuana, hay hoteles boutique.

-La oferta culinaria es de lo más diversa, se incluyen más de 50 opciones, cuyo común denominador es resaltar los productos de la región.