AFTEROFFICE
buena viDA

¿Vas a las Olimpiadas? Aquí la guía para descubrir Río de Janeiro

Río de Janeiro ofrece algo más que sol, playas y bikinis, por lo que si tu próximo viaje será a los Juegos Olímpicos, aquí te dejamos una guía rápida que te ayudará a descubrir todos los tesoros que guarda este paradisíaco destino.
Bloomberg
19 abril 2016 18:14 Última actualización 19 abril 2016 21:35
rio de janeiro

Uno de los atractivos de Río de Janeiro es su Cristo de Corcovado. (Bloomberg)

Río de Janeiro, la ciudad más visitada en Sudamérica, es felizmente conocida por sus playas aptas todo el año, espectaculares vistas y su infecciosa samba. Sin embargo, algo que ha permanecido oculto en la capital cultural de Brasil es su comida.

COMIENZA CON EL ALMUERZO
La ciudad es un importante centro de negocios y su viejo centro, donde se concentran las compañías bancarias y navieras, es el mejor lugar para conseguir auténtica comida brasileña; para ello, sólo tienes que seguir a los trajes y corbatas. En Leblon, el barrio cercano a la playa con mayor afluencia, el almuerzo ofrece la oportunidad de probar ingredientes locales como yuca y fruta fresca a la par de peces dulces y salados o carne de cerdo.

Por la noche, puedes dirigirte rápidamente a la playa de Ipanema mirando más allá de Leblon hacia Pedra da Gavea en el área de Botafogo o ir hacia arriba a las colinas del barrio artístico de Santa Teresa. Toma nota de que los cariocas almuerzan pesado porque están fuera hasta muy tarde. Si te ajustas a la energía de la ciudad, podrás cenar a las 10 de la noche y después seguir la fiesta después de la medianoche.

1
 

 

rio

RESTAURANTES TOP:
CT Boucherie: el sabor de la familia Troisgros, originaria de Francia, se ha mezclado con el de Brasil. La carta fuerte de este bistro son los cortes vacunos pero con toques de los trópicos.

Lasai: Este chic modernista toma los alimentos indígenas brasileños como yuca y diversas frutas sin perder la cabeza. Es el número 1 para los sibaritas que buscan experiencias sofisticadas.

Roberta Sudbrack: La mejor de los chefs brasileños gobierna en su restaurante del mismo nombre en Lagoa, aunque algunos prefieren su ahora permanente ‘SudTruck’.

Bar do Mineiro: Sin complicaciones, serio, ‘funky’ y con la mejor feijoada, cacerola de frijoles con carne de res y de cerdo. Si quieres ver artistas, éstos empiezan a aparecer cerca de las 2 de la mañana.

Antiquarius: El más famoso, el más caro y el más tradicional de comida portuguesa en Rio. Es una apuesta sólida y segura.

Nova Capela: Magnífica comida portuguesa y el mejor lugar para disfrutar samba en vivo, así que se recomienda ir acompañado.

Sushi Leblon: Si quieres ver la escena de Río y conseguir buen sushi, este es el lugar. Como Nobu y Sushisamba en uno solo.

La Bicyclette: Ubicado en los impresionantes jardines botánicos, este es un gran lugar para un desayuno tardío o un almuerzo muy largo.

1
 

 

copacabana

TIPS DE ORO
Playas: ¿Copacabana o Ipanema? La primera es más clásica, urbana y te pone más cerca de la parte vieja de la ciudad, mientras que la segunda está más cerca del área residencial de Leblon y tiene un ambiente más similar al de Miami. Un poco más lejos y menos urbanas están Joatinga y Prainha. Pero si realmente buscas sentirte como un local, ignora todas éstas y dirígete a las playas de Barra da Tijuca, que se sienten como de la costa este de Florida.

Cómo desplazarse: Hay abundantes taxis, sólo hay que asegurarse de anotar la dirección correctamente (a menos que tu portugués sea fluido). Uber o la app local 99Taxi son las mejores para familiarizarse con áreas de enormes proporciones como Santa Teresa (y que esperan por ti).

1
 

 

museo

Seguridad: Si bien ésta ha sido reforzada de cara a los Juegos Olímpicos, esta es todavía una ciudad en la que quieres mantener un ojo pendiente. Al igual que en otra zona: si llevas algo a la playa, ve preparado para perderlo.

Museos: Vale la pena ir a los museos clave porque éstos te jalarán al centro histórico de Río y te recuerdan que Brasil no es sólo una playa. El nuevo Museu do Amanha a los pies de la bahía es digno de ver si no puedes escapar de las líneas fluidas. El Museo de Arte Moderno es una espléndida y brutal estructura que es La Mea para sus jardines ‘Roberto Burle Marx’; su restaurante, Laguiole, es también de primera clase. Asimismo, vale la pena visitar el Centro Cultural Banco do Brasil.