Tradición cañera sin gloria
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tradición cañera sin gloria

COMPARTIR

···
After Office

Tradición cañera sin gloria

En el marco del 70 aniversario de su fundación, el Cañeros de Los Mochis lleva 15 años sin título en la Liga Mexicana del Pacífico, hundido en el último lugar de la actual temporada, fuera de 'playoffs'.

Alain Arenas
13/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La mala actuación de los pitchers abridores del Cañeros de Los Mochis tiene al equipo en la última posición de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP). Jonathan Castellanos, Tomás Solís, Thomas Melgarejo, Fabián Cota y Luis Pérez contabilizan más derrotas que triunfos en su récord, y sólo Pérez presume un promedio de carreras limpias de 2.25, el mejor de todos.

“La rotación que nos llevó a la final del año pasado no ha estado fina esta temporada. Algunos lanzaron muchos innings en verano y llegaron cansados a esta parte del año. Otros no gozan de un buen momento. Nuestra idea se mantiene en que los peloteros que tenemos, más algunos nuevos jugadores que traigamos en el futuro, nos llevarán a ser un equipo que esté regularmente en la serie por el campeonato”, señala Joaquín Vega, presidente de la franquicia.

El Cañeros nunca ha formado una dinastía en su historia. Todo lo contrario. Sólo registra tres títulos (1968-69, 1983-84 y 2002-03) y en enero próximo cumplirá 15 años de la última vez que alcanzó el campeonato. Dentro de la LMP es la franquicia –empatada con el Mayos de Navojoa– con más finales perdidas (9).

,
,


“Tuvo muy buenos rosters en la década de los 90, pero no pudo conseguir ningún título en aquella época por decisiones incorrectas de los mánagers, o porque sus jugadores estrellas no respondieron en los momentos críticos. Históricamente ha sufrido para establecer una mística ganadora. En algunas ocasiones porque no realiza buenas contrataciones, en otras porque sufrió de carencias económicas o porque se ha encontrado con novenas más potentes. Pero el legado del Cañeros es que representa la zona por la que llegó el beisbol a Sinaloa, que sólo se jugaba en Sonora”, explica José Carlos Campos, historiador de la LMP.

El beisbol llegó a Los Mochis en la década de los 30, según cuenta el documental Cañeros: somos nuevas historias. Los campesinos que trabajaban en las fábricas de caña de azúcar, como la de los Uscos o los Azucareros de la sección 12, jugaban partidos improvisados contra los pobladores de la región. Los bates eran artesanales, elaborados por los mismos peloteros. Los fabricaban con los troncos de la caña de azúcar, mientras que los guantes eran de pedazos de cuero.

Los partidos amistosos continuaron hasta 1947, hasta que los hermanos Amadeo, Canuto y Emilio Ibarra fundaron el primer equipo profesional en la ciudad: el Pericos de Los Mochis, que jugó en la Liga de la Costa del Pacífico, certamen antecesor de la LMP. Nunca ganaron un título y en la campaña de 1952-53 abandonaron el torneo por una crisis económica.

Regresaron en la temporada 1955-56, en la que tomaron el nombre de Cañeros –que mantienen hasta la actualidad– y fueron parte de los equipos fundadores de la LMP en 1958. Tardaron dos décadas para conseguir su primer diploma. En la serie por el título de 1968-69 derrotaron al Yaquis de Ciudad Obregón, para convertirse en la segunda novena sinaloense que se coronaba, sólo por detrás del Venados de Mazatlán, que ganó el campeonato dos campañas antes.

,
,


El Cañeros fue opacado desde entonces por sus vecinos de estado: el Tomateros de Culiacán y el Mazatlán. Desde 1969, la novena mazatleca ganó ocho campeonatos más y registró seis subcampeonatos; mientras que la franquicia guinda obtuvo 10 diplomas y perdió siete series por el campeonato.

“No nos comparamos con el Venados y Tomateros, porque en las ciudades en las que juegan tienen más facilidades. Son plazas más grandes y por lo tanto tienen más recursos económicos que nosotros, que somos uno de los mercados pequeños de la liga. Pero poco a poco hemos podido equilibrar esa situación. Este mes arrancó la fase de remodelación del estadio, que permitirá estar a la altura de los otros equipos de Sinaloa y convertirnos en aspirantes para organizar juegos de pretemporada de las Grandes Ligas o fases previas del Clásico Mundial de Beisbol”, añade Vega.

El estadio del Cañeros es el penúltimo de la LMP que es remodelado, slo por arriba del de Navojoa. Campos dice que la directiva hizo la propuesta desde años atrás, pero el gobierno estatal les dijo que no podían por falta de recursos. Sin embargo, el gobierno sinaloense invirtió, entre 2013 y 2015, 225 millones de pesos para la construcción del nuevo estadio del Tomateros de Culiacán, que se inauguró en octubre de hace dos años.

“La remodelación permitirá emparejarnos con los otros equipos de la liga en instalaciones deportivas. Ya lo hicimos en materia deportiva el año pasado, cuando disputamos la final. Esta es una nueva era para la franquicia”, menciona el presidente.

El Cañeros –que celebra el 70 aniversario de su fundación este año– tratará de calificar a playoffs por segunda campaña consecutiva. Para eso tendrá que vencer al Culiacán –al que enfrentarán a partir de hoy y hasta el jueves–, al que sólo han vencido en uno de los últimos seis juegos. Los Mochis se encuentran ocho triunfos por debajo del Naranjeros de Hermosillo (28-25), que posee el último lugar para avanzar a la postemporada.

,