AFTEROFFICE
deportes

Tigres deberá hacer valer su inversión para obtener la Copa Libertadores

Gastaron cerca de 18 millones de dólares en refuerzos y se convirtieron en la plantilla mexicana con el valor de mercado más elevado a nivel local (54.6 mdd). Copa Libertadores, Liga MX y Liga de Campeones de la Concacaf son las apuestas del club. Hoy enfrenta al Internacional en Porto Alegre, Brasil.
Domingo Aguilar Mendiola
14 julio 2015 23:3 Última actualización 15 julio 2015 5:0
El conjunto regiomontano fue el único que se reforzó para las semifinales del torneo. (Cuartoscuro)

El conjunto regiomontano fue el único que se reforzó para las semifinales del torneo. (Cuartoscuro)

Los Tigres gastaron cerca de 18 millones de dólares en refuerzos y se convirtieron en la plantilla mexicana con el valor de mercado más elevado a nivel local (54.6 millones de dólares). Copa Libertadores, Liga MX y Liga de Campeones de la Concacaf son las apuestas del club y Miguel Ángel Garza, delegado deportivo de la institución, reconoce que “la presión existe, pero hay un compromiso tanto de la directiva como del cuerpo técnico y jugadores”. Hoy inicia el camino con la semifinal del torneo de la Conmebol en Porto Alegre, Brasil, contra el Internacional.

Las llegadas del francés André-Pierre Gignac, el nigeriano Ikechukwu Uche, el mexicano Javier Aquino (los tres provenientes del futbol europeo) y la promesa nacional Jürgen Damm ilusionan a la afición regiomontana con la posibilidad de convertirse en los primeros en el país capaces de celebrar el campeonato del torneo sudamericano.

De acuerdo con datos de la investigación que mantiene la fiscalía estadounidense contra dirigentes de la Conmebol, la Copa Libertadores fue vista en más de 135 países. Además, entre 2009 y 2010 el evento “atrajo a más de mil millones de televidentes”. Estados Unidos representó el 16 por ciento de esa audiencia, sólo detrás de Brasil, Argentina y México.

En las últimas dos décadas, los equipos mexicanos han jugado 14 fases definitivas contra escuadras brasileñas y cayeron en 11: una final, tres semifinales, cinco en cuartos de final y dos veces en octavos de final. Tigres nunca ha podido ganar como visitante ante equipos brasileños; sin embargo, cuando juega de local sí los ha conseguido (la última vez en 2006, cuando derrotó 2-0 al Corinthians).

Las incorporaciones deberán acoplarse a un equipo que desde 2010 es dirigido por Ricardo Ferretti y que sólo ha ganado un título (Apertura 2011) y ha accedido a siete de 10 liguillas. “Esto es un proceso. Nos gustaría que estuvieran listos lo antes posible, pero es un trabajo que deseamos lleve poco tiempo para así obtener los mejores resultados. El cuerpo técnico seleccionará de acuerdo a los partidos que jueguen”. El conjunto de la Universidad Autónoma de Nuevo León no ha tenido un partido oficial desde hace más de mes y medio (el último fue contra el Emelec de Ecuador) y durante la pretemporada jugó a puerta cerrada contra el Atlante y Sinaloa.

Hasta hace dos años, para el entrenador brasileño las competencias internacionales pasaban a segundo plano y llegó a considerar la Copa Libertadores como un “premio de consolación”. En 2012, el director técnico enfrentó la fase preliminar del certamen con suplentes y perdió contra Unión Española de Chile. Actualmente, Garza asegura que Ferretti “nunca ha tenido ese pensamiento. Junto con él hemos llevado un plan de crecimiento desde 2010 y anteriormente no participaba porque el equipo estaba en los últimos lugares de la tabla (en México)”.

El conjunto de Monterrey tendrá la oportunidad de cerrar la serie en casa (22 de julio). El estadio Universitario se ha convertido en un apoyo trascendental para la escuadra, misma que según una encuesta realizada en la página oficial de la Copa Libertadores es la tercera a nivel continental con mayor afición (sólo superada por los clubes argentinos Racing y Huracán). Durante el torneo Clausura 2015, el estadio de los auriazules recibió a 361 mil 286 aficionados. Su promedio de asistencia fue de 40 mil 143, lo que significó un 98 por ciento de ocupación del inmueble en cada duelo que recibió. El Estadio Azteca lo superó (tuvo 412 mil 143 totales), pero tiene el doble de capacidad.

“Tenemos un equipo fuerte, competitivo, pero una cosa es cómo lo vemos y otra es jugar”, agrega Garza desde Brasil.