AFTEROFFICE
buena vida

El restaurante más caro del mundo

Lo de menos en este restaurante no es el costo del cubierto de mil 650 euros (ya con el 10 por ciento de IVA), sino la experiencia creada por Sublimotion, quien ha convertido la cocina en un verdadero espectáculo multisensorial, en Ibiza. La empresa creadora del concepto es Vega Factory.
Myrna I. Martínez
13 octubre 2014 21:30 Última actualización 14 octubre 2014 5:0
Restaurante

Viaja al Polo Norte para probar un gazpacho helado y come percebes en el fondo del mar. (Cortesía)

El chef español Paco Roncero cerró la primera temporada de cuatro meses del ahora considerado el restaurante más caro del mundo, pero ya están abiertas las reservaciones en su página de Internet (www.sublimotionibiza.com) para el verano del próximo año.

Lo que hay que destacar de Sublimotion, ubicado en Ibiza, no es el costo del cubierto de mil 650 euros (ya con el 10 por ciento de IVA), sino la experiencia creada por el doble estrella Michelin, quien ha convertido la cocina en un verdadero espectáculo multisensorial.

Nada que pedirle a Las Vegas. Los 12 comensales permitidos en cada cena ingresan por una puerta “oculta” del Hard Rock Hotel y suben a un elevador que los lleva al restaurante: una sala de unos 70 metros cuadrados y siete metros de alto, con una larga mesa blanca de porcelana al centro, la cual está rodeada por una pantalla de alta definición (tiene una resolución de 7 millones de pixeles) de 360 grados. Ahí se empiezan a proyectar los nombres de los sibaritas aventureros a manera de bienvenida.

1
La cocina de Roncero

Alrededor de tres horas, el comensal degusta una ensalada con tierra comestible en el paisaje verde de Toledo.

Restaurante

Todo el lugar está diseñado tecnológicamente por la empresa Vega Factory para generar las atmósferas que acompañarán los 20 platillos que integran el menú. Los olores, temperatura, sonidos e imágenes cambian conforme se sirven los tiempos; incluso la mesa, que se transforma a través de un sistema de mapping: los platos se mueven, la superficie se convierte en un huerto, se congela o arde en llamas.

Durante la experiencia, que dura alrededor de tres horas, el comensal degusta una ensalada con tierra comestible en el paisaje verde de Toledo, ostras en el palacio de Versalles, realiza un picnic con bocadillos y foie de anguila en medio de Central Park de Nueva York, viaja al Polo Norte para probar un gazpacho helado y come percebes en el fondo del mar; también se sirve un corte de la afamada carne de wagyu. Antes del postre, el chef lleva al infierno a los comensales, el ambiente se torna caluroso y todo parece arder.

Como el emblema de la cocina de Roncero está el aceite de oliva, por lo que hay un apartado dedicado a este ingrediente, las paredes se convierten en espesas gotas amarillas y se sirve un souflé de aceite de oliva o aceite con nitrógeno líquido y pan tomate. En otro de los tiempos, también se ofrece su tan popular paella falsa elaborada con gotas de aceite.

La experiencia Sublimotion se ha convertido en la culminación del sueño de su creador. El discípulo de Ferran Adrià abrió desde hace dos años en el Casino de Madrid, con dos estrellas Michelin, un pequeño laboratorio gastronómico para desarrollar estas comidas sensoriales.
Con el patrocinio de Land Rover, Roncero y la empresa Vega Factory trabajaron durante un año para la creación de este lugar, que ocupa una superficie de 350 metros cuadrados, contando la instalación y los más de cinco kilómetros de cableado oculto.

El restaurante volverá a abrir del 1 de junio al 30 de septiembre de 2015, pero como son pocos lugares por cena, se recomienda apartar su lugar desde ahorita (una vez realizada la reservación, no podrá cancelar).

1
Un sueño

Sublimotion se ha convertido en la culminación del sueño de su creador, el chef Paco Roncero.

Restaurante