AFTEROFFICE
deportes

CC Sabathia y otros 5 deportistas atrapados
por el alcohol

CC Sabathia, pitcher de los Yanquis de Nueva York, ingresará a un centro de tratamiento de la adicción al alcohol y se perderá la postemporada. Este no es el primer caso de deportistas que han caído en el alcoholismo y las drogas.
Agencias
05 octubre 2015 16:54 Última actualización 05 octubre 2015 19:34
Sabathia firmó con los Yanquis antes de la temporada de 2009 y ganó la Serie Mundial ese mismo año. (AP)

Sabathia firmó con los Yanquis antes de la temporada de 2009 y ganó la Serie Mundial ese mismo año. (AP)

El pitcher de los Yanquis CC Sabathia ingresará a un centro de tratamiento de la adicción al alcohol y se perderá la postemporada. Un día antes de que Nueva York reciba a los Astros de Houston en el juego de comodines de la Liga Americana, el equipo difundió hoy un comunicado del lanzador de 35 años en que el que indicó que necesita recibir "cuidado profesional y la asistencia necesaria para el tratamiento de mi enfermedad".

"Amo el beisbol y quiero a mis compañeros como hermanos, y estoy plenamente consciente que les dejo en un momento en el que todos nos juntamos para hacer un último esfuerzo para ganar la Serie Mundial", dijo Sabathia, según el texto. Firmó con los Yanquis antes de la temporada de 2009 y ganó la Serie Mundial ese mismo año. Tiene un contrato que llega hasta la próxima temporada, cobrando 25 millones de dólares. 

Otras grandes figuras del deporte mundial han visto empañadas sus carreras por sus excesos ya sea de alcohol o drogas. Algunos fueron atletas de alto rendimiento y que destacaban por su cualidades físicas y técnicas.

1
"Babe" Ruth

Así es, el mítico Bambino, que brillaba en cualquier posición, no estuvo exento de los excesos por el alcohol. A pesar de sus numerosos récords, su pasión por la bebida, la vida nocturna y su desmedida inclinación por la comida le hacían poseer una enorme figura muy lejos de lo que hoy llamaríamos deportista. Su fama de irresponsable y parrandero impidió que dirigiera a su amado equipo, Yanquis de Nueva York.

"Babe" Ruth
2
George Best

“Gasté un montón de dinero en alcohol, mujeres y autos. El resto simplemente lo derroché”. Quién no recuerda una de las frases célebres de este mediocampista irlandés, jugador del Manchester United. Podrá ser una frase graciosa, pero el alcoholismo declarado del ganador del Balón de Oro en 1968 lo llevó a la muerte el 25 de noviembre de 2005, después de haber ingresado dos meses antes al Hospital Cromwell de Londres.

George Best
3
Paul Gascoigne

El jugador inglés, hoy de 48 años, inició su vida profesional en el Newcastle United, de donde pasó a otros clubes como Tottenham Hotspur, SS Lazio o Glasgow Rangers. Jugó con la Selección de Inglaterra y se le consideró como uno de los mejores centrocampistas de los años 90.
Durante su trayectoria Gascoigne ha tenido frecuentes problemas con el alcohol y las drogas, que se han agudizado tras su retirada del futbol profesional, y ha sido detenido en varias ocasiones.

Paul Gascoigne
4
Diego Armando Maradona

Es considerado uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, quizá el mejor, aunque sus excesos lo llevaron a internarse en 2007 en una clínica de Buenos Aires para un tratamiento de emergencia por alcoholismo y excesos en el consumo de comida y tabaco.

Fueron las drogas las que le ocasionaron un sinfín de problemas desde que en el Mundial de Futbol de Estados Unidos 1994, fue sorteado para realizarse el control antidopaje en el partido contra Nigeria. En los análisis se le detectaron cinco sustancias prohibidas: efedrina, norefedrina, seudoefedrina, norseudoefedrina y metaefedrina y fue suspendido 15 meses. "Me cortaron las piernas", dijo en aquella ocasión.

Diego Armando Maradona
5
Boris Becker

El acohol también fue un problema para el tenista alemán, exnúmero uno del mundo y ganador de seis Grand Slam, como bien lo describe en un estremecedor relato publicado en 2003: "Contra la soledad, me ayudaban las mujeres y el whisky". En el libro, Becker cuenta que fue adicto durante muchos años tanto a los somníferos como al alcohol para evadirse de sus preocupaciones.

Boris Becker