AFTEROFFICE
deportes

Río 2016, sin los mejores del golf mundial

Arranca el PGA Championship, último major del año y uno de los motivos por los que los cuatro mejores golfistas del mundo (Jason Day, Dustin Johnson, Jordan Spieth y Rory Mcllroy) no asistirán a Juegos Olímpicos de Río.
Alain Arenas
27 julio 2016 22:10 Última actualización 28 julio 2016 5:0
El circuito norteamericano de golf no reagendó sus certámenes por la disputa de la justa veraniega. (Especial)

El circuito norteamericano de golf no reagendó sus certámenes por la disputa de la justa veraniega. (Especial)

Los 10.2 millones de dólares que ofrecen en conjunto los torneos Travelers Championship y John Deere Classic (ambos del tour de la PGA) fueron suficientes para que Jason Day, Dustin Johnson, Jordan Spieth y Rory Mcllroy, los cuatro mejores golfistas del mundo, confirmaran su asistencia a uno o a los dos certámenes, y que declinaran su invitación a jugar en el torneo olímpico de Río 2016, el cual se realizará simultáneamente con estas competencias (del 6 al 15 de agosto) y que se disputará nuevamente en el programa olímpico después de 112 años de ausencia.

“Ellos aclararon que no irían principalmente por el virus del zika, que es el pretexto perfecto, pero también hay que verlo desde su perspectiva. Van a Brasil con el único premio de ganar una medalla de oro, que da un poco de prestigio, pero dejarán de participar en el Travelers Championship y en el John Deere Classic, que además de dar una buena bolsa, también dan puntos en el ranking, cosa que no da el torneo olímpico”, explica Federico Valdez, director ejecutivo de la Federación Mexicana de Golf.

Sólo Dustin Johnson, vencedor en el US Open, es el único de esos cuatro ausentes que ha ganado un torneo major este año. El estadounidense también es el que más ganancias acumula en este punto de la temporada (7.2 millones de dólares). Pero, una eventual victoria de Day (6.4 mdd), Spieth (4.6 mdd) o Mcllroy (2.6 mdd) en estos torneos significaría duplicar sus ingresos en 2016.

Según la Organización Mundial de la Salud, países como Sudáfrica o Estados Unidos han presentado casos de zika. Incluso en Florida, en donde también se han registrado picaduras del mosquito Aedes aegypti, se juegan torneos como el Champions Tour National, de la PGA, o el CME Group Tour Championship, de la LPGA.

“Otra razón por la que no van los jugadores es porque se dan cuenta del mal hospedaje y de la logística que hay para los Juegos. Comparan a Río con la buena organización que te da los torneos de la PGA. Ellos no la quieren pasar un mal ni momento en un lugar en el que todo pueda resultar problemático. Río de Janeiro no es una buena sede para golf, como sí lo son otras ciudades del continente o del mundo”, comenta Juan Ignacio Lizarralde, golfista que participa en el tour de la PGA Latinoamérica.

Otro factor es que el circuito norteamericano de golf no reagendó sus certámenes por la disputa de la justa veraniega. Además de las competencias que se empalman, previamente estaban calendarizados dos de los cuatro majors de 2016. The Open Championship (14 al 17 de julio) y el PGA Championship (28 al 31 de julio), que arranca hoy.

“Que el torneo olímpico comience una semana después del último gran torneo del año complica las cosas aún más para el jugador, porque el golfista ya tiene programado en cuáles va a participar y Río puede significar una problemática en cuestión de su convivencia familiar. No es lo mismo trasladarte en territorio estadounidense de un torneo a otro con tu esposa e hijos, que hacerlo hasta Sudamérica”, agrega Lizarralde.

El australiano Adam Scott, octavo mejor sembrado según el ranking de la PGA, coincidió con las palabras de Lizarralde apenas el 11 de julio pasado, en declaraciones hechas para el diario español El Mundo. “No veo a mi familia lo suficiente. Si voy a Río sólo podré estar con ellos seis días en dos meses y medio. Además no encuentro motivación en jugar 72 hoyos en un campo inferior”.

OPORTUNIDAD PARA LOS MEXICANOS
Gabriela López (45 del ranking de la LPGA), Alejandra Llaneza (144) y Rodolfo Cazaubón (356, de la PGA) son los tres golfistas nacionales que participarán en Río 2016. Los dos últimos fueron beneficiados por la negativa de los mejor clasificados.

“La organización de los Juegos limitó el cupo a cuatro golfistas por país y gracias a eso, sumado a las bajas de otros jugadores, es que los mexicanos pudieron calificar. En el caso Cazaubón se vio especialmente favorecido, porque su ranking no le hubiera ayudado a conseguir su pase”, finaliza Valdez.