AFTEROFFICE
culturas

¿Por qué se celebra hoy el Día Mundial de la Poesía?

El mundo entero celebra el día de los poetas.  Pero, ¿por qué se celebra este día 21 de marzo y desde cuándo? La Unesco afirma que el principal objetivo de esta acción es apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética.
Redacción
21 marzo 2016 15:40 Última actualización 21 marzo 2016 15:46
La decisión de proclamar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía fue aprobada por la Unesco en París, en 1999. (Especial)

La decisión de proclamar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía fue aprobada por la Unesco en París, en 1999. (Especial)

Reconociendo al lenguaje poético como un diálogo entre culturas y un símbolo de la creatividad de la mente humana, en 1999 la Unesco instauró el 21 de marzo como el Día Mundial de la Poesía.

De acuerdo con la decisión del organismo de Naciones Unidas, el principal objetivo de esta acción es apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética y dar la oportunidad a las lenguas amenazadas de ser un vehículo de comunicación artística en sus comunidades respectivas.

Irina Bokova, directora general de la Unesco, aseguró que “reconoce el valor de la poesía como símbolo de la creatividad de la mente humana. Al dar forma y palabras a lo que todavía no tiene ni una cosa ni la otra (la belleza inexplicable que nos rodea, los enormes sufrimientos y la miseria del mundo), la poesía contribuye a la expansión de nuestra humanidad común, y ayuda a hacerla más fuerte, más solidaria y más consciente de ella misma.

La decisión de proclamar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía fue aprobada por la Unesco durante su 30º periodo de sesiones, que se celebró en París en 1999. 

Según el organismo, este día también tiene como propósito promover la enseñanza de la poesía; fomentar la tradición oral de los recitales poéticos; apoyar a las pequeñas editoriales; crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que no se considere una forma anticuada de arte, sino una vía de expresión que permita a las comunidades transmitir sus valores y fueros más internos y reafirmarse en su identidad.

La Unesco anima a los Estados Miembros a tomar parte activa en la celebración, tanto a nivel local como nacional, con la participación de las ONG y de las instituciones públicas y privadas: autoridades locales, escuelas, asociaciones poéticas y culturales, museos y editoriales.