AFTEROFFICE
entrevista
Simon Sebag Montefiore, historiador

Poder y violencia, lo que acerca a México y Rusia

El escritor e historiador señaló que ambos países comparten la tradición de un gobierno duro, del hombre fuerte y que aquí, al igual que allá, tienen periodistas que se juegan la vida.
Eduardo Bautista
11 septiembre 2017 22:21 Última actualización 12 septiembre 2017 5:0
simon sebag

(Braulio Tenorio)

Pocos conocen tan bien a Rusia como él. Pocos han realizado retratos tan siniestros sobre José Stalin. Y muchos menos han escarbado con tanto ahínco en las pasiones carnales, los abusos y los asesinatos cometidos durante el reinado que los Romanov ejercieron sobre ese país por más de 300 años. De los 20 zares que conformaron aquella dinastía, los seis últimos fueron asesinados: dos murieron ahorcados, uno apuñalado, otro a causa de una bomba y otros dos por arma de fuego.

La historia rusa –dice– es una carnicería que deja una enseñanza demoledora: a los líderes políticos sólo se les puede remover a través de la violencia. Hay una razón personal por la cual escribe sobre gobiernos autoritarios y violentos: sus ancestros fueron quemados por la Inquisición Española sólo por tener sangre judía.

___Desde los Romanov hasta hoy la historia política de Rusia ha estado plagada de sangre, violencia y autoritarismo. ¿Por qué le ha costado tanto instaurar una cultura democrática?
___Es cierto, pero no creo que los Romanov hayan estado al nivel de Stalin; nadie ha sido tan siniestro como él en Rusia.

Podemos explicar a la Rusia moderna como el resultado de la fusión entre dos tradiciones autoritarias: el zarismo imperial y el estalinismo soviético. El siglo XXI ruso es el producto de estas dos formas de ejercer la política mediante distintos tipos de violencia.

1
 

 

libro


__¿Qué vicios políticos del estalinismo y del zarismo se mantienen con Putin?
___Putin es una pieza rara en la historia del Estado ruso, que históricamente se ha caracterizado por su hermetismo. Sin embargo, eso ya no es posible debido al auge del Internet. Vivimos en un mundo más abierto que le complica las cosas a los Estados autoritarios. Putin es una mezcla de ambas escuelas, pero los vicios políticos de su gobierno provienen más de la era soviética. Quizás suena muy simple afirmar que Putin heredó el autoritarismo de los Romanov, pero hay algo de cierto en ello. Rusia es una autocracia.

Es el gobierno de un sólo hombre. Se reprime a los medios de comunicación y no hay tolerancia hacia la oposición. Putin gobierna como un zar moderno: siempre en secreto, cercano a un grupúsculo que lo alaba. Sus decisiones son misteriosas y mucha de la energía de su gobierno se desgasta en los conflictos que él mismo provoca. Opera de manera muy similar a los Romanov y, por supuesto, a Stalin.
.

Putin gobierna como un zar moderno: siempre en secreto, siempre cercano a su grupúsculo de gente que lo consiente y lo alaba. Las decisiones que toma son misteriosas”.


___Política y violencia tienen un vínculo especial en Rusia, quizá mayor que en otros países...
___ Igual que en México.

___¿Qué similitudes encuentra entre México y Rusia?
___En ambos países la relación entre el poder político y la violencia organizada es muy cercana. Ambos países vivieron sus revoluciones a su modo y no siempre derivaron en lo que realmente tenían que derivar.

También comparten, con sus respectivos matices, la tradición del gobierno duro, del hombre fuerte. En ese sentido, creo que los mexicanos tienen una posición muy clara en el mundo, al que entienden a través de su propia cultura. Personalmente reconozco la labor de los medios de comunicación en México.

Aquí, igual que en Rusia, los periodistas se juegan la vida. A diferencia de Inglaterra, en Rusia y en México los reporteros requieren algo más que escrúpulos. Muchos juegan del lado de la oposición y navegan valientemente con la bandera de la libertad, algo fundamental para una nación que aspira a una democracia.

___Como historiador y periodista ha documentado la violencia que ejercen los gobiernos sobre sus pueblos. ¿Qué lo ha conducido por este camino?

___Mi familia fue víctima de la intolerancia religiosa. Eran judíos encubiertos. Los convirtieron al cristianismo, pero todo el tiempo mantuvieron su fe. Vivían en Portugal, en una zona que era controlada por el rey Felipe II de España. Fueron descubiertos y condenados a la hoguera por la Santa Inquisición en una plaza pública de la Ciudad de México, en el siglo XVII, casi al final del reinado de Felipe II, de quien huían. Al más chico de la familia se le permitió escapar y regresó a Italia, donde se cambió el apellido al que yo tengo ahora: Montefiore.

___Usted ha tenido acceso, como pocos, a los archivos soviéticos que se abrieron tras la caída de la URSS. ¿Qué tan complicada ha sido su labor de investigación en un país tan cerrado como Rusia?

___ Ningún tipo de investigación es fácil en Rusia. Este libro es el resultado de muchísimos años de consultas y lecturas. Escribí mi primer libro sobre los Romanov en 2000. Al final recopilé mucha información y lo más complicado fue responderme: ¿por dónde comienzo esta historia?

___Con la polémica relación Putin-Trump pareciera que regresamos a la vieja fórmula Rusia–Estados Unidos...

___Creo que Donald Trump quiere ser el primer zar americano. Él quiere ser un Romanov. O cuando menos un Putin. La relación entre ambos está basada en el punto de vista de Putin, que no es otra cosa que un pragmático y un oportunista. Trump se parece más a un adolescente irresponsable con poder y relaciones gangsteriles