AFTEROFFICE
culturas

Paso sensual: El danzón crece entre viejos y jóvenes

De acuerdo con Miguel Zamudio, director del Centro Nacional de Investigación y Difusión del Danzón, hay más de 200 grupos de baile en toda la República, de todas edades. Durante 120 años este baile prácticamente no ha tenido modificaciones en su estructura.
Rosario Reyes
12 octubre 2015 21:16 Última actualización 13 octubre 2015 17:7
La férrea tradición ha comenzado a admitir modificaciones de acuerdo con los nuevos tiempos. (Cortesía Patricia Otañez)

La férrea tradición ha comenzado a admitir modificaciones de acuerdo con los nuevos tiempos. (Cortesía Patricia Otañez)

Al rasgueo de los pies en la pista (el único lugar donde los caballeros se permiten lucir esas cuñas altas que llaman tacón cubano), se une un hipnótico aleteo femenino: los abanicos sincronizados con la música, con el baile y los silencios del danzón. La incorporación de este instrumento de aires flamencos a este género sincopado fue una idea que hace 10 años tuvo una danzonera mexicana.

Maru Mosqueda es maestra de baile y la única dama a quien una orquesta jarocha, la Danzonera La Playa de Veracruz, le ha escrito un tema. Un elogio a su sensual forma de bailar. Su propuesta confirma cómo esta danza que surgió en la primera década del siglo XX, sigue vivo.

Pero también está en crecimiento. De acuerdo con Miguel Zamudio, director del Centro Nacional de Investigación y Difusión del Danzón, hay más de 200 grupos de baile en toda la República, de todas edades. “Y tal vez me quedo corto, esos son los que tenemos identificados, porque han participado en nuestras muestras y concursos”.

1
JUVENTUD

Aunque en plazas públicas los bailadores son parejas mayores, el género se expande entre los jóvenes. 

Danzón
1
TRADICIÓN

El danzón prácticamente no ha tenido modificaciones en su estructura, basada en las habaneras de finales del siglo XIX.

Danzón

En tres ediciones del concurso de composición, han participado 20 compositores, en su mayoría jóvenes, y el jurado está integrado por músicos clásicos y populares, y musicólogos. “Estamos actualizando constantemente el directorio, tanto de bailarines, como de músicos”, dice Zamudio.

“Hemos generado una revitalización de la música. Lo que nos preocupa y nos ocupa, es que no sólo estemos interpretando Nereidas, Almendra, Masacre; sino que se escriban nuevos danzones”, añade.

Durante 120 años el danzón prácticamente no ha tenido modificaciones en su estructura, basada en las habaneras de finales del siglo XIX (de las que también surgió el tango), así como en la danza y la contradanza de Cuba, que llegaron allá desde Haití.

“Es un baile fino de salón cuyo desarrollo parte de un cuadro básico compuesto por 11 pisadas”, explica José Luis Juanes, integrante del grupo Tres Generaciones del Danzón, fundado en el Puerto de Veracruz en 1989. En sus orígenes, dice, se bailaba danzón cerrado, sin soltar a la pareja. “Ahora se crean figuras desenlazando a la pareja, hay coreografías grupales y danzón acrobático, en el que los bailarines se distinguen por su habilidad y fuerza, bailando a veces en un solo pie”.

A estas técnicas se suma la del abanico, creada por Maru Mosqueda. “Los movimientos de las muñeca son muy similares al flamenco y yo lo integré como un apoyo coreográfico para abrir el baile, en los remates, después de los floreos y en las entradas”, explica la bailadora.

1
AÑOS DIFÍCLES

Esta particular forma de socialización llegó a peligrar en la Ciudad de México a fines de los 50, cuando el entonces regente de la ciudad Ernesto P. Uruchurtu cerró los salones de baile. Se mantuvo a salvo gracias a los esfuerzos de promotores y artistas, quienes sustituyeron los espacios tradicionales por centros sociales, plazas públicas y los encuentros nacionales.

Danzón
1
CREACIÓN DE UN MÉTODO

Originalmente, el danzón se tocaba en Cuba con charanga, una dotación musical que incluye violines, flauta transversal, piano, contrabajo, timbal, güiro y clave. “En México tuvo cierta influencia de las grandes bandas, que usaban saxofones altos, cuarto tenor, quinto barítono, primera, segunda trompeta, trombón y conservó la rítmica del cinquillo cubano”, indica Zamudio, quien cada año organiza el Fórum Danzones en el Puerto, así como el Encuentro Nacional de Danzoneras -que este año realizará su edición 11 del 3 al 6 de diciembre- y el Campeonato Nacional de Danzón.

“La falta de metodología debilitaba la posibilidad de promover el danzón a gran escala, en un contexto educativo”, añade el experto, quien desarrolló junto con su madre, Rosa Abdala, un método de enseñanza basado en la observación de viejos bailadores y con el apoyo de Víctor Escobar Bautista, presidente de la Federación Mexicana de Baile. Las coreografías fueron desarrolladas con Miguel Ángel Cisneros, a partir de su puesta Sólo Veracruz es bello. El grupo ha formado compañías como Danzoneros de Querétaro Jardín del Arte, Fomento al baile y cultura popular de Puebla y Nueva generación de San Luis Potosí.

Danzón

“No hay un solo estado donde no se baile danzón”, dice el pianista Alejandro Aguilar Alcántara, director de la Danzonera Joven de México Chamaco Aguilar, que tiene composiciones recientes. Al igual que el baile, la música ha admitido algunas innovaciones. Aguilar Alcántara -quien con el tema Diego Rivera ganó en 2012 el Concurso Nacional de Composición de Danzón- ha realizado adaptaciones como el coro de la ópera Nabucco de Verdi y Hotel California de The Eagles. “Hay danzones estructurados con música clásica y también nuevas composiciones. Pero ambos conservan su estructura: estribillo, tema, estribillo; segundo tema, estribillo y cierre con un montuno. Hemos conservado esta estructura para que el bailador siga sintiendo lo que es un danzón original”, explica. Así, está seguro de que habrá danzón para rato. Su orquesta acaba de celebrar 60 años.