AFTEROFFICE
buena vida

Pasarela ecológica en París

Chanel presenta 75 looks de su nueva colección con detalles como viruta de madera y paja. Un enorme jardín con un estanque, bosque y grama recibió a Gwyneth Paltrow, quien posó para las cámaras con un conjunto de falda a cuadros de la firma francesa.
AP
26 enero 2016 22:26 Última actualización 27 enero 2016 5:0
Gwyneth Paltrow fue una de las asistentes al Grand Palais de París. (AP)

Gwyneth Paltrow fue una de las asistentes al Grand Palais de París. (AP)

Una relajada Gwyneth Paltrow encajó a la perfección al llegar al desfile ecológico de Chanel dentro del Grand Palais de París. Un enorme jardín con un estanque, bosque y grama recibió a la actriz de 43 años, quien posó para las cámaras con un conjunto de falda a cuadros de la firma francesa.

La decoración fue tan realista que incluso un pequeño enjambre de moscas revoloteaba por el lugar. Paltrow, quien cura la publicación en línea de estilo de vida saludable Goop, miró su alrededor asombrada, aprobando claramente la recién descubierta pasión del diseñador de Chanel Karl Lagerfeld por lo verde.

Entre otras celebridades estuvieron también Monica Bellucci y Diane Kruger. La moda no es la industria que más se asocie con la ecología, pero si fuera por Lagerfeld, las cosas podrían cambiar.

1


Chanel

Aparte de la decoración, los 75 looks de la colección incluyeron joyas y bordados hechos de viruta de madera y paja.

Por supuesto que estos recibieron una transformación al estilo de Chanel: fueron meticulosamente pintados, tratados y moldeados por el atelier, que les dio formas exquisitas de plumas blancas y pétalos de flores, entre otras.

“La ecología es algo que nunca se había usado en la alta costura. Pero encuentro estos materiales muy bonitos si se usan de la manera correcta”, explicó el modisto.

No perdió la oportunidad de apuntar lo novedoso de la muestra, pues a la mayoría de los activistas ecológicos “no les importa su apariencia”.
Fue una colección de primavera sólida, delicada y deportiva. Mangas ovaladas y cuellos curvos definieron la silueta de vestidos cuidadosamente bordados y trajes con faldas.

La estética curvilínea, evidente también en protuberantes moños, plataformas de corcho y el usual maquillaje de ojos dobles, se inspiró en la escultura cubista de Pablo Picasso, Cabeza de mujer, de 1932.
Pero esta fue también una colección muy contemporánea, con bolsillos para iPhone colgando de las cinturas de las modelos.

La ropa para la noche incluyó vestidos sin mangas y pantalones con capas y diamantes falsos, boleros amplios y chaquetas bordadas.

Hubo detalles de ensueño como un vestido de seda rosada con la falda cortada en zigzag al estilo de Campanita y grandes puños. Una capa destellante que lució la modelo del momento, Gigi Hadid, le dio un toque mágico a la colección.