AFTEROFFICE
culturas

No hay un Churchill de nuestro tiempo: Sergio Zurita

El actor Sergio Zurita, quien interpreta al ex primer ministro británico Winston Churchill en "3 días en mayo", llama a recuperar su pensamiento ante las explosiones nacionalistas.
Rosario Reyes
16 agosto 2016 22:53 Última actualización 17 agosto 2016 5:0
Lorena Maza y Alberto Lomnitz dirigen la puesta que permanecerá en temporada hasta el 25 de septiembre. (Cortesía)

Lorena Maza y Alberto Lomnitz dirigen la puesta que permanecerá en temporada hasta el 25 de septiembre. (Cortesía)

Si bien el escenario mundial es tan convulso como la guerra, el actor que da vida a Sir Winston Churchill en la pieza teatral 3 días en mayo reconoce que hoy no existe una figura política similar a la del ex primer ministro británico y Premio Nobel de Literatura.

“No lo veo, no hay un Churchill de nuestro tiempo. Creo que fue el último gran estadista. Aunque fue querido por el pueblo, pensaba que estaba acabado políticamente 10 años antes de ser elegido primer ministro”.

Zurita destaca la capacidad visionaria del británico, quien desde fines de los años 30 advirtió del peligro sobre el avance militar de Alemania. “Y le dijeron: ‘sí viejito, mejor cállate’. Pero vino la guerra y, contra un loco (Adolf Hitler), otro loco. Churchill tomó una decisión descabellada, y no estaríamos hablando de él si no fuera por esos tres días”, dice acerca de la trama de la obra que protagoniza en el Teatro Helénico.

Como un thriller en blanco y negro, la obra escrita en 2011 por Ben Brown (fundador de USA Today y editor ejecutivo de la revista Time Inc.) mantiene al espectador en vilo, al recrear las horas más difíciles de Winston Churchill como líder de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

ACUDA
Qué: "3 días en mayo"
Dónde: Teatro Helénico. Revolución 1500, Guadalupe Inn
Horario: Viernes, 20:30; sábado, 18:00 y 20:30; domingo, 18:00 horas
Localidad: $160 a $450


En mayo de 1940, recién nombrado en el cargo que ocupó hasta 1945 y para el que fue reelecto en 1951, Churchill convocó al gabinete de guerra mientras miles de soldados ingleses y sus aliados combatían -disminuidos y cercados en Francia- al ejército alemán, que en poco tiempo había dejado millones de muertos tras la avanzada de Hitler con el objetivo de conquistar Europa.

Los funcionarios se debatían entre la convicción de Churchill respecto a que la isla debía luchar hasta la muerte (a pesar de no tener nada más que “sangre, sudor y lágrimas” para ofrecer a sus connacionales) y quienes querían pactar con el alemán. 3 días en mayo narra lo sucedido en esas reuniones extraordinarias, que derivaron en la derrota del tirano.

Lorena Maza y Alberto Lomnitz dirigen la puesta que permanecerá en temporada hasta el 25 de septiembre.

___¿Cómo se preparó para interpretar a este personaje?
___Físicamente siempre he sabido que me parezco; hay fotos de él a mi edad (45) en las que parece que soy yo, es increíble.

___¿Encuentra otras coincidencias entre usted y Churchill?
___Hay una serie de similitudes, toda proporción guardada. De niño, a él lo enviaron a una escuela lejos de su familia, y yo viví cuatro años con mis abuelos en Michoacán sin mi madre, por eso desarrollamos una tendencia a llamar la atención. Él amaba las palabras, yo también; claro, él es Premio Nobel de Literatura, yo no, pero escribo. Churchill era magnífico haciendo discursos en radio, a lo que yo también me dedico -como conductor del programa Dispara, Margot, dispara-. Leí todo y vi todo lo que pude, a Michael Gambon, Albert Finney y a otros grandes actores interpretarlo, pero me cuidé de no hacer una imitación. Él advirtió del peligro en cuanto apareció Hitler antes de que fuera poderoso, y yo nunca creí en el EZLN ni en López Obrador.

___¿Dice que AMLO es tan peligroso como Hitler?
___Sí, en mi opinión sí y hay que tener cuidado. A Hitler tampoco lo apoyaban mucho, Donald Trump era un chiste y ahora mira dónde está. Si lo dejan, López Obrador se puede convertir en un Hitler.

___¿Qué lectura recoge de la obra en tiempos del Brexit?
___La mamá de Churchill era gringa, por eso él habla de “los Estados Unidos de Europa”. Propone la unificación y se logran grandes cosas, como el fin de la Segunda Guerra Mundial, y ahora curiosamente es Inglaterra la que sale de la Unión Europea, lo cual es alarmante, como todo lo que está sucediendo en el mundo.

___En general, la unificación no es un tema de estos tiempos...
___No, se teme al enemigo, al extranjero, al migrante, y Churchill es un gran ejemplo de lo contrario: amaba a los judíos, por ejemplo. Algunos especialistas judíos dicen que debería haber una estatua gigante en el centro de Jerusalén y otra el en centro de Tel Aviv. Sin él no existiría Israel.

___¿La determinación política puede cambiar el rumbo de la historia?
___Lo que estamos viendo en la obra es lo que los ingleses llaman “his finest hour”, su mejor momento. Creo que Winston Churchill es el personaje más estudiado en Inglaterra después de Shakespeare, su biografía oficial es de más de 7 mil páginas. Era muy prolífico, escribió más de 40 libros en setenta y tantos volúmenes.

___¿Fue también el más admirado de Inglaterra?
___Siempre fue querido por la gente, pero también muy criticado. Sobre todo, ha sido muy estudiado, hay un libro que se llama 40 formas de ver a Churchill, yo creí que eran 40 autores, pero no, es una sola autora que lo estudia como pintor, padre, esposo, estratega, soldado, etcétera. Creo que el que vemos en la obra, es el Churchill real.