AFTEROFFICE
ciencia

NASA recompensará a quien resuelva problema de ir al baño en el espacio

Imagina que es 2030 y vas en una misión a Marte que durará 6 días... pero las naves espaciales no tienen sanitarios, por lo que la NASA ya ha ofrecido 30 mil dólares a quien encuentre una solución al problema del "excremento espacial".
AFP
23 noviembre 2016 18:59 Última actualización 23 noviembre 2016 19:35
Baño

Normalmente, los astronautas deben esperar más de 24 horas antes de disponer
de un baño. (Especial)

¿Qué hacer si te vienen ganas apremiantes pero estás en viaje hacia Marte y embutido dentro de un traje de astronauta? La NASA ofreció 30 mil dólares a quien encuentre una solución al problema del "excremento espacial".

Los inventores tienen tiempo hasta el 20 de diciembre para responder al muy serio concurso de la Agencia Espacial Estadounidense que debería encontrar una solución permanente y de manos libres para los seis días sin baños de las misiones espaciales.

"La vieja solución siguen siendo los pañales", afirma la NASA en la descripción del concurso en su sitio de internet. "Sin embargo, el pañal es una solución muy temporaria y es una opción apenas para un día".


Normalmente los astronautas deben esperar más de 24 horas antes de disponer de un baño. Los tres astronautas que despegaron hace una semana a bordo de la cápsula Soyuz, por ejemplo, debieron esperar dos días para llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS). La cápsula rusa está equipada únicamente con un pequeño baño móvil, parecido a un violín propulsado a aire.

En el futuro, la NASA estima que las largas misiones a Marte que podrían tener lugar en los años 2030, durarán seis días y los astronautas carecerán de baños.

Una vez dentro de sus voluminosos trajes "los astronautas no pueden acceder a su propio cuerpo, ni siquiera para rascarse la nariz", explica la NASA.

Por eso la agencia espacial está dispuesta a otorgar tres recompensas de 30 mil dólares a quienes inventen trajes con un sistema de gestión integrada de los excrementos.

Se trata, explica la agencia, de evitar cualquier riesgo de infección o de irritación debido a un contacto prolongado con la piel. Y asimismo de contrarrestar los efectos de la microgravedad que permite, sobre todo a los líquidos, flotar en el aire.