AFTEROFFICE
culturas

Nacho López, intelectual de la lente

A 30 años de su muerte, Nacho López será homenajeado con la más importante muestra de su obra en Bellas Artes. El fotógrafo de la fragilidad, un artista capaz de ver la grieta en el esplendor de aquel México cosmopolita y aspiracional.
Rosario Reyes
13 abril 2016 22:0 Última actualización 14 abril 2016 5:0
"Nacho López. Fotógrafo de México" está integrada por 235 fotografías originales. (Cortesía)

"Nacho López. Fotógrafo de México" está integrada por 235 fotografías originales. (Cortesía)

El fotógrafo de la fragilidad. Ese fue Nacho López (1923–1986). Un artista capaz de ver la grieta en el esplendor de aquel México cosmopolita y aspiracional en que desarrolló su mirada, durante el sexenio de Miguel Alemán (1946-1952). Desde ahí supo registrar el florecimiento urbano y sus consecuencias en el ámbito de lo humano.

“Lo que fotografiaba era su respuesta a las ideas alemanistas de progreso: la vulnerabilidad de la gente en la urbe y las condiciones sociales en las que vivían las culturas indígenas en México”, explica el crítico José Antonio Rodríguez.

En la revista Mañana publicó el fotorreportaje Alguna vez fuimos humanos, que muestra la pauperización del sector rural, con una gran dignidad, como siempre que se acercó al campo, en contraste con la ciudad, de la que podía exhibir sus peores ángulos.

1


Nacho López

“La serie de Lecumberri es muy famosa por una fotografía en la que un preso le está pidiendo un cigarro (unas manos asomadas debajo de la puerta de una celda). Es El Apando: la cárcel dentro de la cárcel. Así es su registro, retrata fragilidades, el otro rostro de la sociedad”, dice Rodríguez.

Con frecuencia, el tampiqueño tomaba la calle como escenario, incluso en trabajos periodísticos, que llamaba acción dirigida o provocada. Hacía pasar como un testimonio periodístico algo que era ficción, advierte Rodríguez.

“Esa acción provocada hoy está prohibidísima en nuestro anquilosado fotoperiodismo, pero la fotografía siempre ha sido maleable, como el cine. Nacho lo hizo hace 60 años. En las revistas Mañana y Siempre!, publicaba fotorreportajes que en esencia eran una puesta en escena”, explica.

De acuerdo con el crítico, este tipo de testimonios no se vinculaban necesariamente a lo político o lo social. El fotógrafo recurría a los espacios de la urbe como una escenografía. Así lo muestran dos de sus series más conocidas: Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero -con la actriz Maty Huitrón como modelo- y La Venus se va de juerga.

Pionero del fotoperiodismo, la fotografía documental y el performance, Nacho López se distinguió por ser un creador multidisciplinario. Entre muchas otras cosas, fue poeta -escribió el célebre Yo, el ciudadano, dedicado a la Ciudad de México-.

“Hacía cine, como la película experimental Los hombres cultos, de 1970, por la que recibió un premio. Hizo crítica fotográfica y fue un teórico, de hecho, dejó inconcluso el libro La semiótica de la fotografía en México. Trabajó también en conjunto con artistas, como Pedro Cervantes, dibujante y escultor, con quien colaboró haciendo imágenes fotográficas”, platica Rodríguez.

También dio cuenta de la llamada Época de Oro de la danza en México, en la década de 1950. “Al mostrar la fragilidad de las sociedades, en su trabajo se puede percibir a un personaje de izquierda”, asegura Rodríguez, quien se apresta a definirlo: “Un intelectual que hacía fotografía”.

1


Nacho López


DEUDA SALDADA
El trabajo de Nacho López es testimonio de una técnica fotográfica que prácticamente ha desaparecido. Apreciar una selección de sus originales es, pues, una oportunidad única.

Con la curaduría de José Antonio Rodríguez y Alberto Tovalín, quienes en 2013 publicaron el libro Nacho López ideas y visualidad, editado por el INAH, la Universidad Veracruzana y el FCE, hoy se inaugura una muestra retrospectiva en el Palacio de Bellas Artes.

Nacho López. Fotógrafo de México está integrada por 235 fotografías originales, el 99 por ciento de las imágenes son vintage.
“Las imprimió él mismo, lo que es importantísimo, porque Nacho recortaba los negativos, editaba, le encantaba imprimir con negros profundos”, detalla Tovalín.

Esta será la primera exposición relevante del artista después de su muerte, hace 30 años, destaca el curador. “Por primera vez se le hace un homenaje y así podemos ponerlo nuevamente en circulación, es un acto de celebración de todas las facetas que desarrolló”, concluye Tovalín.

RECORRIDO VISUAL
La muestra Nacho López. Fotógrafo de México parte de sus primeras imágenes, en 1950, hasta 1981, y está dividida en núcleos que abarcan todas las áreas de su quehacer. En el catálogo se incluyen textos inéditos sobre sus ideas fotográficas.