AFTEROFFICE
REFLECTOR

Música y magia de Barbra Streisand llegan a Netflix

La plataforma tendrá disponible a partir de este miércoles 'Barbra: The Music... The Mem'ries... The Magic!', un concierto que la cantante grabó en Miami en 2016, el cual incluirá, además de sus clásicos, imágenes de sus películas y detrás de cámaras.
Reuters
20 noviembre 2017 18:37 Última actualización 20 noviembre 2017 18:43
Barbra Streisand

(Tomada de @BarbraStreisand)

Barbra Streisand no siente la adrenalina de actuar en vivo. El pánico escénico y una aversión a lo que acompaña a la fama limitaron a la dos veces ganadora del Oscar y de 10 premios Grammy a cantar en apenas 100 conciertos públicos desde 1963.

Por eso, a los 75 años, Streisand aprovechó la oportunidad de filmar el concierto en Miami de su gira por Estados Unidos en el 2016 para un especial de Netflix. Barbra: The Music... The Mem'ries... The Magic! estará disponible en el servicio de transmisión de video por Internet desde este miércoles.

"No me gusta subir al escenario y pavonearme por ahí. Me siento como alardeando. No me gusta alardear. Me gusta quedarme quieta. Me gusta sentarme en mi silla y cantar tranquilamente al público. Me es difícil ser muy histriónica", dijo Streisand.


"Uno pone mucho tiempo, como tres meses para preparar un concierto, decidir qué va a cantar. Me lleva lo mismo que filmar una película, así que quiero documentarlo para la posteridad", añadió.

En el especial de Netflix, Streisand canta muchas de sus canciones más conocidas de sus 11 álbumes, incluyendo clásicos como The Way We Were, People y You Don't Bring Me Flowers, mezcladas con imágenes de películas y detrás de cámaras de filmes como Yentl, además de algunas de sus sesiones de grabación.

También captura algunos de los momentos privados de la estrella de Funny Girl, maquillándose tras el escenario o ensayando.

Streisand dijo que el pánico escénico la mantuvo alejada de actuaciones en vivo por 27 años después de que se olvidó la letra de una canción en un concierto de 1967 en el Parque Central de Nueva York. Superarlo fue un desafío y en parte detrás de una serie de conciertos de despedida y regreso en los últimos 20 años.

"Traté de todo. Después inventaron los teleprompters, con los que al menos tenía las letras frente a mí, podía mirar y ver lo que hacía", dijo la cantante. "Realmente envidio a los que disfrutan actuando frente a la gente. A mi no me gusta, por eso amo grabar o hacer películas", añadió.

"Cuando me hice más conocida, me empezó a desagradar el estrellato. Solo estoy enfocada en el proceso creativo. Eso es lo que me intriga", afirmó.