AFTEROFFICE

Museo del Chopo muestra Sonorama/Arte y Tecnología

01 febrero 2014 3:21 Última actualización 09 enero 2014 5:14

 [El museo inaugura Sonorama, una muestra que junta las formas del audio en el tiempo /www.spanish.getusb.info]


 
 
 
 
Carmen García Bermejo
 
Una combinación de sistemas lingüísticos, visuales y fonéticos presenta la exposición Sonorama/Arte y tecnología: del Hi-Fi al MP3, en el Museo Universitario del Chopo. En esta colectiva, veinte artistas fusionan desde los aparatos reproductores más antiguos de música hasta el micro SD para mostrar los cambios culturales en la sociedad de consumo.
 
Desde la aparición de la norma de alta fidelidad (Hi-Fi), en los años cincuenta del siglo XX, han sucedido una serie de cambios con el desarrollo de las nuevas tecnologías para la reproducción y el consumo de música. Cada sistema ha producido profundas transformaciones culturales que van más allá de la simple reproducción de sonido, impactando comportamientos sociales.
 
La obras contemporáneas que conforman esta muestra revisan la tornamesa y el LP; la consola, el casete y la grabadora; el disco compacto, los aparatos portátiles como el walkman y el discman, así como el formato MP3 y sus diversos reproductores.
 
La artista plástica Tania Candiani realizó para esta exposición las piezas La portátil y La consola, en colaboración con Christopher Galicia y pistas sonoras de Pepe Mogt, donde fija su diseño en las consolas y tornamesas cincuenteras, armándolas con las instrucciones de revistas que proponen: “Hágalo usted mismo”.
 
“En aquello años -señala-, había revistas como Alta fidelidad, Electrónica hoy y Mecánica popular donde la gente compartía instrucciones para armar ciertas cosas. Por eso, en mis piezas de arte incluyo un manual donde el lector descubrirá que puede hacer su propio sistema de audio en casa. Me interesaba que una de mis obras tuviera un sonido límpido y, para eso, usé bulbos para mostrar que el sonido es muy diferente al digital”.
 
La artista señala que en la actualidad los niños y los adolescentes desconocen la relación entre un casete y un lápiz, así como la forma de utilizar la tornamesa y el disco de vinil, lo cual revela los cambios culturales que hemos pasado en los últimos 60 años: “Pero Sonorama -indica-, no celebra el avance tecnológico de cada uno de estos soportes y aparatos, las piezas artísticas que realizamos exploran algunos modos alternativos de uso ajenos a su función normativa y a sus propósitos mercantiles”.
 
Candiani añade que, aunque se trata de tecnologías de reproducción de música, el conjunto de trabajos que se presenta en la exposición no se centra sólo en el dominio de lo aural, sino que justamente alude a la dimensión visual y al carácter táctil de esta exhibición. Aspectos con los cuales buscan regresar la experiencia de lo que se escucha, a un plano corporal que incluya la totalidad de su aparato sensorial.
 
El espectador puede interactuar con todo lo que la muestra presenta. Por ejemplo, está la guía de ondas que, al colocar una lámina en la boca unida por un alambre delgado, permite escuchar música por medio de la vibración.
 
Entre los artistas que participan en Sonorama se encuentran Gustavo Artigas, Ulises Carrión, Emilio Chapela, Arcángel Constantini, Paola de Anda, Marco Antonio Lara, Nuria Montiel, Quirarte y Ornelas, Guillermo Santamarina y Álvaro Verduzco, así como las pistas sonoras de Pepe Mogt.