AFTEROFFICE
deportes

Monchi: el cazatalentos más buscado en Europa

Es el rey midas de los cazatalentos del futbol en el Viejo Mundo. Ramón Rodríguez Verdejo, mejor conocido como Monchi tiene un método que se basa en el rendimiento en la cancha y repercute en las finanzas de los clubes que contratan a sus futuras estrellas.
AP
12 octubre 2015 23:53 Última actualización 13 octubre 2015 5:0
Ramón Rodríguez Verdejo. (www.reddit.com)

Monchi ha montado una red de cazatalentos y especialistas de futbol para observar partidos en ligas de varias partes del mundo.  (www.reddit.com)

Se le conoce como Monchi. Y su método para descubrir talentos futbolísticos ha llamado la atención de toda Europa. Ramón Rodríguez Verdejo, que lleva el sobrenombre de su época de arquero, revolucionó al Sevilla con un sistema de detección de talentos que ayudó a rescatarlo de la ruina financiera y lo erigió en un candidato de firme en las competencias europeas de segundo nivel.

Monchi es la versión en futbol de Billy Beane, el gerente general de beisbol cuyos métodos innovadores para evaluar jugadores contribuyeron a revitalizar al Atléticos de Oakland y cuya historia fue relatada en un libro y en la película Moneyball.

Ningún estudio de Hollywood está detrás de él, por ahora, pero al igual que Beane tiene su método propio y ha logrado un éxito significativo pese a contar con un presupuesto limitado en comparación con los gigantes del fútbol europeo, como FC Barcelona y Real Madrid.

En la última década, el club andaluz ha ganado ocho títulos: dos veces la Copa del Rey, una Supercopa Española, una Supercopa Europea, dos Copa UEFA y las dos últimas versiones de la Liga Europa.

En la elección presidencial más reciente en Barcelona uno de los candidatos trató de atraer votantes cuando prometió contratar a Monchi si fuese elegido. Cuentan que el Tottenham y Real Madrid también tienen interés en su fichaje. Lo que todos buscan es el llamado Método Monchi, sistema de cazatalentos que ayudó al Sevilla a descubrir y beneficiarse con jugadores como Dani Alves, Ivan Rakitic, Julio Baptista, Sergio Ramos, Seydou Keita, Jesús Navas y Carlos Bacca.

Se estima que ayudó a ganar más de 225 millones de dólares al club andaluz en transferencias en los 15 años que ha estado en el club. El lateral Alves es considerado uno de sus mayores éxitos: fue adquirido apenas en un millón 100 mil dólares a un pequeño club brasileño y vendido a Barcelona por casi 34 millones.

“Tratamos de trabajar con un método que nos ayude a encontrar nuevos talentos que puedan beneficiarnos en la cancha y también generar ingresos”, dijo el experto de 47 años. “Lo más importante es demostrar a nuestros fanáticos que es algo beneficioso para el equipo, que no es solo para hacer dinero. Nadie defendería este modelo en ninguna parte del mundo si el once no ganara títulos”.

Su objetivo es muy sencillo: hallar jugadores baratos con potencial y revenderlos a conjuntos más poderosos a un precio más elevado. Es una fórmula evidente de éxito pero no resulta fácil concretarla sin la misma eficiencia que el siempre activo Monchi.

Entonces, ¿cuál es su método?

Monchi ha montado una red de cazatalentos y especialistas de futbol para observar partidos en ligas de varias partes del mundo, especialmente en sitios donde sabe que su club tendrá una ventaja competitiva en el mercado de transferencias.

“Buscamos jugadores desconocidos en lugares a los que sabemos no irán los equipos más ricos porque no creen que hallarán a nadie suficientemente talentoso como para ellos”, explica. “Sabemos que no podemos competir con el Chelsea, el City o el Milán, pero sabemos en cambio que podemos hallar esos buenos jugadores en otros lados. Conocemos nuestro mercado y tratamos de aprovecharlo”.

La primera fase comienza en agosto, cuando los aproximadamente15 encargados que tiene a su cargo confeccionan una lista de “once jugadores ideales” de las principales ligas europeas y las menos conocidas en Sudamérica, Asia, Africa y otros sitios.

Para diciembre, Monchi tiene una lista de unos 150 jugadores seleccionados para cada puesto. Él y sus analistas empiezan a examinar jugadores viajando para ver partidos específicos y estudiando videos.

“Es importante ver cómo reacciona cada jugador cuando su equipo gana, cuando su equipo pierde, cuando juega como local, como visitante, en un juego decisivo. Queremos evitar sorprendernos más adelante”, comentó. “Realmente no hay secretos. Vemos mucho futbol, viajamos por todos lados y trabajamos muy duro”.

Para marzo, su equipo prepara un informe final, con jugadores calificados en una escala descendente de A a E. Monchi se reúne con otros técnicos y dirigentes para determinar la estrategia del club antes de empezar a negociar y es entonces cuando trata de conseguir el jugador que contribuya a mejorar el equipo y las finanzas.

“Puede que no tengamos el mismo poderío económico de otros equipos similares como la Fiorentina, el Napoli o el Lyon, pero hemos construido algo muy especial en los últimos años: nuestra marca”, agregó. “Cuando contactamos a jugadores para que vengan a Sevilla, ellos saben que podrán competir por títulos e inmediatamente piensan en Rakitic, Alves, Keita, Ramjos. Saben que aquí pueden tener un futuro”.