AFTEROFFICE
DEPORTES

México termina maldición de San Pedro Sula y vence a Honduras

Con dos joyas de goles, la Selección Mexicana de futbol derrotó  a su similar de Honduras 2-0 en el segundo partido de la eliminatoria mundialista rumbo a Rusia 2018. El Tri tenía 50 años sin poder ganar en San Pedro Sula.
Redacción
17 noviembre 2015 17:0 Última actualización 17 noviembre 2015 18:45
México gana de manera contundente a la Selección de Honduras en San Pedro Sula, en donde el Tri no ganaba desde hace 50 años. (AP)

México gana de manera contundente a la Selección de Honduras en San Pedro Sula, en donde el Tri no ganaba desde hace 50 años. (AP)

Con dos tremendas joyas de goles por parte de Jesús Corona y Jürgen Damm, la Selección Mexicana de futbol derrotó esta tarde a su similar de Honduras en el segundo partido de la eliminatoria mundialista rumbo a Rusia 2018. Tenía 50 años sin ganar en San Pedro Sula.

El Tri jugó sin miedo ante un equipo hondureño muy aguerrido, pero que no pudo capitalizarlo en goles y fue superado en todo momento por el cuadro azteca. El Tecatito Corona abrió el marcador al minuto 66 y Jürgen Damm al 72, con una actuación sobresaliente del portero mexicano Alfredo Talavera.

La Selección Mexicana terminó con una racha de 50 años sin ganar en esta San Pedro Sula y 22 años en el país centroamericano. Con este resultado, el Tri llegó a seis unidades en lo más alto del Grupo Uno de la fase cuatro de la eliminatoria de la Concacaf.

Pese a lo ríspido y cerrado que fue el partido, la realidad es que fue un resultado positivo, aunque fuera el empate, nunca estuvo en peligro para el conjunto azteca, el cual se adaptó a unas circunstancias muy complicadas, en todos los aspectos, ante un cuadro centroamericano sin argumentos futbolísticos para merecer algo.

Ambas escuadras se enfrascaron en un encuentro cerrado, sordo, con cero talento. Pero, sí con mucha fuerza en todos los sectores del campo, el cual se aclaró en el segundo tiempo para México que tuvo en Corona y Damm los revulsivos que necesitaban para salir con el triunfo.

La pobreza futbolística del primer tiempo fue tal, que una grave lesión en la pierna derecha del mediocampista Luis Garrido fue lo más destacado, en el que ninguno de los dos equipos fue capaz de imponer condiciones.