AFTEROFFICE
culturas

Los claroscuros de ser un millennial

Les dicen millennials porque atravesaron el nuevo milenio. Y tienen muchas ganas de dislocar la historia. Se niegan a ser adultos. Que todo sea ligero: Starbucks, iPhone 7, Instagram. Comer bien. Beber bien. Adoptar perros y cuidar el planeta. 
Eduardo Bautista
23 noviembre 2016 21:29 Última actualización 24 noviembre 2016 5:0
El primer problema para entender a los millennials es que no existen criterios sólidos para definirlos. (Óscar Castro)

El primer problema para entender a los millennials es que no existen criterios sólidos para definirlos. (Óscar Castro)

Los millennials se niegan a ser adultos. Quieren vivir en una adolescencia eterna. Que todo sea ligero. Starbucks, iPhone 7, Instagram. Comer bien. Beber bien. Adoptar perros y cuidar el planeta. Y presumirlo a todo “su” mundo. En Facebook. En Snapchat. Ir al gimnasio para mantenerse en forma. Viajar. Alzar la voz –o el tuit– contra el sistema. Todo al alcance de la mano. Les dicen millennials porque atravesaron el nuevo milenio. Y tienen muchas ganas de dislocar la historia.

La sicóloga de la UNAM Graciela Mota Botello advierte, cuando menos, cuatro riesgos de dejar el mundo en manos de este concepto cultural: indiferencia social, trastornos de ansiedad y comportamientos psicóticos derivados de la adicción a la tecnología; dificultad para establecer relaciones humanas y pérdida de consciencia colectiva.

“A nivel metacognitivo y social, los millennials parecen sufrir un tipo de autismo. Viven encerrados en su mundo. Todo lo quieren aquí y ahora. Se les complica respetar las reglas y desconocen el ámbito de lo civil”, abunda la experta.

El primer problema para entender a los millennials es que no existen criterios sólidos para definirlos. Los sociólogos coinciden en que se trata de aquellas personas nacidas entre 1980 y 2000, que son hábiles con las nuevas herramientas digitales y crecieron dentro una relativa estabilidad económica. La primera vez que apareció el término millennial fue en 2000, en el libro Millennials Rising: The Next Great Generation, de los historiadores Neil Howe y William Strauss.

“Es la primera generación a la que no le tocó vivir guerras ni hambres. Crecieron en la mejor época de la humanidad. Son muy hedonistas: todo lo buscan por placer; nada lo aceptan con dolor. Quizás por eso a tantos adultos les indigna que sean tan indolentes, que se conformen con tan poco, con checar su inbox y buscar Pokemones”, asegura el comunicólogo de la UNAM Salvador Mendiola.

Raúl Arias, ingeniero civil de 28 años, vivió dos años sin trabajo. Nunca se preocupó: sus padres pagaban la renta de su iPhone y le daban dinero para salir con sus amigos. Recientemente consiguió empleo como chofer de Uber porque quiere viajar a Europa el próximo verano.
“Nunca antes una generación había tenido tantas posibilidades de educarse y de viajar”, dice Mendiola.

De acuerdo con datos del INEGI (dados a conocer en el Día Mundial del Internet) el 70.5% de los cibernautas mexicanos tiene menos de 35 años y el 65% de todos los usuarios digitales se conectan a través de dispositivos móviles (dos de cada tres mexicanos que utilizan celulares lo hacen con aparatos inteligentes).

“Hemos sido crueles con una generación que apenas comienza a tener presencia y poder. Ellos intentaron salvar al Reino Unido del Brexit, pero los adultos no los dejaron; algo similar pasó en Estados Unidos con Trump”, señala Mendiola.

UN CONCEPTO IMPRECISO
Al antropólogo Roger Bartra le parece reduccionista el uso que se le ha dado al término millennial. Él confía en la capacidad de acción de las nuevas generaciones. Pone como ejemplo a la Primavera Árabe, un movimiento que se gestó, principalmente, en las redes sociales.
“La definición de generaciones sólo es útil para identificar corrientes artísticas, no periodos de la civilización. Nos hace falta ubicar los límites del término. Es mejor hablar de épocas que de generaciones”, asegura el antropólogo.

SIN FE NI IDEOLOGÍA
Los millennials, explica Mota Botello, viven en el presente bajo las reglas de un hedonismo mortuorio, basado en el goce inmediato, en el consumo de datos –mas no de información– y en la adicción a la tecnología. Asegura que son los hijos del divorcio (sus padres, en la mayoría de los casos, tuvieron menores niveles de vida) y del Internet, que crecieron bajo una idea vertiginosa e individualista de la vida. Ante la falta de un núcleo familiar, dice, estos millennials refugian sus emociones en el último smartphone o en las redes sociales.“Estamos generando una especie de autómatas, y a quien más le conviene esto es al mercado”, advierte.

Desde la caída del Muro de Berlín en 1989, las ideologías se resquebrajaron hasta parecer ridículas y absurdas, asegura Bartra. Eso no quiere decir que las ideas hayan dejado de ser importantes: simplemente -asegura- se manifiestan de otra manera, en forma de estilos o modas culturales.

Los millennials no harán la Revolución ni la Tercera Guerra Mundial, contrapone Mendiola. Responde Bartra: “Hemos abandonado el capitalismo industrial. Los avances tecnológicos han modificado nuestra estructura de producción y nuestros patrones de consumo”.

Es justo en este mundo postindustrial e interconectado en el que se mueven los millenials. Hoy, gracias a las leyes de movilidad de la Unión Europea, un joven parisino puede trabajar en Viena, Madrid o Roma. Las formas de trabajo, advierte Bartra, se han transformado sustancialmente. Por eso muchas compañías como Apple o Coca-Cola basan sus campañas en esta generación; incluso lo han hecho marcas como Chevrolet, cuyos productos no siempre son del interés de este público.

El crecimiento que se plantea la generación del milenio, explica Mota Botello, no tiene nada que ver con el saber como se conoce tradicionalmente, sino con el conocimiento informático, el desarrollo tecnológico y el dinero.

Jill Begovich, conductora de Foro TV, hizo su propia versión en entrevista con este diario a propósito de su nuevo libro Yo, millennial (Grijalbo): “Nos apropiamos de la tecnología de manera tan intuitiva que, de pronto, no reparamos en lo que está pasando a nuestro alrededor. Somos narcisistas y egoístas. Tratamos de alargar la adolescencia. Buscamos soluciones para hacernos la vida más fácil y triunfar de todos modos. No somos tan malos como muchos creen”.