AFTEROFFICE
DEPORTES

Linaje Avitia, clave para el tiro con arco en México

Tanto Santiago Avitia como sus hijos Mariana y Santiago han sido claves para que la disciplina deportiva cobrara relevancia entre los niños y jóvenes en el país y obtuviera prestigio gracias a la medalla olímpica obtenida por ella en Londres 2012.
Alain Arenas
16 octubre 2017 21:47 Última actualización 17 octubre 2017 5:0
tiro con arco

(Especial)

La mirada de Santiago Avitia Hernández –padre de Mariana, la medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012- se pierde en el cielo cuando recuerda cómo fue que se involucró en el tiro con arco. Después de una pausa, dice que fue en 2002, en Monterrey, cuando acompañó a su hijo Santiago a su primer entrenamiento en la disciplina en un parque improvisado.

“No sabía nada del deporte”, recuerda el hoy presidente de la Federación Mexicana de Tiro con Arco (FEMETA). “Me involucré paulatinamente gracias a mi hijo. Tuve que aprender las características de los arcos, flechas y el resto del equipo porque se los compraba para que realizara sus entrenamientos. Poco a poco nos enganchamos con el ambiente, las reglas y los torneos”, cuenta Avitia Hernández.

A Mariana, quien entonces alternaba la natación con el patinaje de velocidad, le llamó la atención la arquería, también, gracias a su hermano mayor. Le enseñó a apuntar y disparar. Su padre explica que en la Olimpiada Nacional del 2002, realizada conjuntamente en la Ciudad de México y Querétaro, ella asistió a la competencia de su hermano y quiso seguirlo.

Avitia Hernández le compró a la niña su primer arco y –dice- se dio cuenta que tenía más aptitudes que su hermano. Ella, por su parte, expresa que nunca tuvo dudas que llegaría a competir en Mundiales y Juegos Olímpicos. Dice que ganó medallas consecutivas desde la Olimpiada Nacional del 2003 hasta el 2007 y que eso la alentó a convertirse en atleta de alto rendimiento. En 2008 hizo su debut en los Juegos Olímpicos en Beijing, con apenas 14 años. Pese a que fue la integrante más joven de la delegación mexicana, terminó en noveno lugar.

“Después de que Aída Román y Mariana ganaron las medallas de plata en Londres 2012, el tiro con arco atrajo a muchos niños y jóvenes. Los directivos de la Federación de Tiro con Arco de Nuevo León me pidieron que fuera su nuevo titular, porque observaron el apoyo que les di a mis hijos para que practicaran el deporte y pensaron que podía extenderlo al resto de los arqueros del estado. Gané las elecciones y asumí el cargo porque me permitía alternar mis funciones con las de arquitecto”, dice Avitia Hernández.

El hoy presidente de la FEMETA estuvo dos ciclos al frente de la federación estatal. El primero de 2013 a 2015 y, el segundo, de 2015 hasta marzo pasado. El directivo explica que cuando se destaparon las acusaciones de desvíos de fondos en contra de Effy Sánchez –la antigua titular del organismo- en enero pasado, el resto de los presidentes estatales lo postularon para la presidencia nacional de la disciplina.

“Cuando llegué a la presidencia la encontré sin fondos para operar. La Comisión de Cultura Física y Deporte solo apoyó económicamente a los seleccionados nacionales, lo que propició que los directivos de la federación tuviéramos que organizar competencias para recaudar fondos y, al mismo tiempo, detectar a nuevos talentos”, agrega el directivo.

Tanto Avitia Hernández como su hija fueron claves para que el Mundial de Tiro con Arco de la Ciudad de México se realizara. El primero por darle estabilidad a la federación nacional y la segunda porque luego de confirmar su participación, le dio prestigio al certamen, gracias a la medalla olímpica que ganó en Londres 2012.

Mariana y su padre dicen que no quieren mantenerse de por vida en el tiro con arco. Ella menciona que cuando se retire se dedicará a ejercer su carrera de Ciencias de la Comunicación que estudió en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Mientras que Avitia Hernández dice que sólo permanecería otro ciclo en la dirigencia del organismo.

“No es sano que una persona pase más de dos ciclos en el mandato de una federación”, sentencia el directivo