AFTEROFFICE
CULTURAS

Lidia Guerberof rinde homenaje a Farinelli

La clavecinista argentina Lidia Guerberof ofrecerá el concierto "El mundo de Farinelli" el próximo 29 de mayo en el Cenart, como parte del XIX Encuentro Internacional de Música Antigua. 
Rosario Reyes
29 abril 2014 19:55 Última actualización 30 abril 2014 5:0
Lidia Guerberof

Lidia Guerberof fundó el Archivo Musical de la Basílica de Guadalupe. (Archivo)

La clavecinista e investigadora argentina Lidia Guerberof ofrecerá el concierto El mundo de Farinelli, junto al contratenor mexicano Gamaliel Reynoso, en el marco del XIX Encuentro Internacional de Música Antigua, que se celebrará en el Centro Nacional de las Artes (Cenart) del 8 al 30 de mayo.

Nueve reconocidos ensambles nacionales y extranjeros, entre ellos Capella Barroca de México, Coromel Ensaemble, Il Gardellino y La Fontegara con Jake Arditti, interpretarán composiciones europeas escritas antes del siglo XVIII. Guerberof dirigirá el programa del jueves 29 de mayo a las 20:00 horas, con obras de Haendel, Gluck y Ricardo Broschi, entre otros.

Guerberof comenzó a tocar el piano a los tres años y debutó en público a los nueve. Fundó el Archivo Musical de la Basílica de Guadalupe, que dirigió durante 18 años, donde comenzó a desarrollar su labor de investigación, que aún continúa.

En entrevista, la clavecinsta advierte que, si bien hay controversias en cuanto al periodo que se considera para definir a la música antigua, es correcto ubicarla entre 1600 y finales de 1700.

Su trabajo se complementa con la difusión del repertorio, que, reconoce, es difícil de interpretar en el clavecín, un instrumento que se transforma en protagonista de la música a partir del siglo XVIII, gracias a compositores como Bach y Haendel.

Se trata de un instrumento que hoy encuentra numerosos ejecutantes, pero advierte, sobre la cuerda de contratenor: “lo que no abunda, son los cantantes”.

Gamaliel Reynoso posee una privilegiada voz capaz de interpretar obras del famoso castrato italiano del siglo XVII.

“Farinelli tenía, además, la capacidad de improvisar, hacía ambientaciones especiales, era un virtuoso fantástico”, afirma la intérprete.

Ambos han trabajado juntos previamente, de hecho hace dos meses ofrecieron dos conciertos en Culiacán con repertorio que cantaban los castrati en el siglo XVII.

“De ahí surgió la idea de proponer este programa”, explica Guerberof, quien concluye que, si bien su labor de investigación es casi “de Sherlock Holmes”, la difusión de la música antigua es necesaria “como parte de la historia de la humanidad”.