AFTEROFFICE
culturas

Libro y nicho: Turner apuesta por el papel y su vigente gran mercado

La Editorial Turner juega al respaldo de calidad, según Santiago Fernández de Caleya, director para México de ese sello, ante un lector que tiene posibilidades económicas de comprar un libro caro, pero bien impreso, bien diseñado y de cómoda tipografía.
Mauricio Mejía
18 enero 2015 21:38 Última actualización 19 enero 2015 5:0
Turner ha mantenido convenios de publicación con Televisa y la Universidad Nacional Autónoma de México, entre otras instituciones. (Fabián García)

Turner ha mantenido convenios de publicación con Televisa y la Universidad Nacional Autónoma de México, entre otras instituciones. (Fabián García)

La historia podría caer en la cursilería. Bernardo Fernández es un sin casa que teje las noches en las calles de Madrid, cerca de la librería Machado, una de las prestigiadas de la capital española. Por una razón que habita en el misterio, es el único personaje al que la policía deja dormir en la plazoleta. Es amigable -según quien narra este relato- al grado que la gente acostumbra regalarle libros como caridades. De vez en vez, él mismo entra a la tienda y compra algún título específico; ensayos, casi siempre. La realidad salva este apunte de las entrañas de los ejemplos de la superación personal o de Og Mandino. El hombre no se convirtió en el vendedor más grande del mundo; tampoco en un empresario exitoso. No. Sigue siendo el sin casa de las calles de Madrid. Es, eso sí, el mejor lector de una de las editoriales más caras y de mayor prosapia del español, Turner.

Santiago Fernández de Caleya, director para México de ese sello, se apoya en el recuerdo de Bernardo para demostrar, contra lo que parece, lo difícil que es para la industria del libro encontrar el perfil de mercado entre tanto sobrerruedas de tomos. Las señas de ventas, sin embargo, arrojan pistas del cliente: hombre maduro, con preparación y con muchas ganas de reflexionar sobre los temas de relevancia internacional. Ameno, puede decirse hasta cordial, Fernández sostiene que las editoriales no generan fidelidad; los autores sí. Entonces, la percha, el garbo. Esa es la puesta ante la competencia.

Turner juega al respaldo de calidad, según Fernández, ante un lector que tiene posibilidades económicas de comprar un libro caro, pero bien impreso, bien diseñado y de cómoda tipografía. Para la empresa, el futuro del libro no es preocupante; habrá lectores por muchos años. La clave está en convencerlos de la utilidad de poseerlos físicamente, como a Bernardo Fernández, el vagabundo de Madrid.

“También publicamos muchísimos libros de arte. Y más que publicar, lo que hacemos es prestar servicios editoriales a grandes empresas e instituciones públicas, privadas, gobierno, bancos. De alguna forma sí es verdad que todo eso, al final, lo único que tiene en común es la marca: Turner. Siempre le apostamos a la excelencia”.

___Parece que el éxito de una editorial radica en explotar su pequeño nicho...
___ Yo te diría que en ensayo lo tenemos. Nuestras ventas en el campo digital, en la parte de ese género, vienen a ser del 3%. Aunque es verdad que este año no han aumentado mucho, sigue siendo un espacio pequeño. Ahí creo que tenemos un grupo de lectores sumamente fiel. Probablemente estemos hablando de 2 mil personas. Te hablo claro, con picos muy altos y valles muy bajos. El libro menos vendido de toda la colección vendió 160 ejemplares. Y el que más ha vendido ha registrado casi unos 10 mil.

___Y la sombra digital pisando los talones...
___Sí, totalmente. Y además yo creo en un elemento vulnerable, que es lo que llamamos libro de negro, un libro que tiene texto y no imágenes. Es ahí donde puede haber una cierta amenaza de los elementos digitales. No me refiero tanto al libro ilustrado, al libro de arte o de fotografía, donde tienes muchas más alternativas para hacer un libro-objeto. Yo estoy de acuerdo en que, en la medida de lo posible, hay que tener un respeto por el papel impreso. Por eso hay que hacerlo bien. Ése es el lema de Turner desde que se fundó.

___El diseño parece ser clave para seducir a los lectores que quedan, como el caso de editorial Siruela...
___Sí, el diseño es clave en la oferta editorial. En el ámbito del arte, no hay ningún otro sello que abarque como nosotros tantos libros de colecciones o de arte. Siruela publicó un libro de arte exquisito, pero es raro que lo haga, dos o tres títulos al año. Turner siempre ha tenido la intención de ser una editorial en español, no española. Y de alguna forma nuestra actividad y nuestras ventas en el continente americano, particularmente en México, es mayor que en España.

Bernardo Fernández seguirá siendo el ejemplo del bicho raro que se alimentará de libros por el simple placer de leer, aunque éste no se note en los tipos de interés, ni en los estados de cuenta.

Novedades de Turner para 2015
1. Vega Sicilia 150 aniversario, Harry Eyres y Serena Sutcliffe
2. La tejonera, Cynan Jones
3. El Hipódromo de La Castellana, Ignacio González-Varas y Francisco Salas
4. Las esposas de Los Álamos, Tarashea Nesbit
5. El dragón de papá, Ruth Stiles Gannett
6. Divagaciones rossinianas, Alberto Zelda
7. Historia mínima de la mitología, Carlos García Gual
8. Al servicio del Reich, Philip Ball
9. B de Bauhaus, Deyan Sudjic
10. Hacer el bien, Matt Sumell