AFTEROFFICE
culturas

Libreta del matemático Alan Turing será subastada en Nueva York

Alan Turing, quien descifró códigos nazis durante la Segunda Guerra Mundial y aceleró el final de la misma, dejó a un amigo la libreta que será vendida en una subasta, anunció este miércoles la casa de remates Bonhams. Se espera que el manuscrito logre al menos siete cifras cuando se subaste el 13 de abril.
Reuters
21 enero 2015 18:19 Última actualización 21 enero 2015 18:23
Alan Turing aceleró el final de la Segunda Guerra Mundial al descifrar el código de comunicación de la Alemania nazi. (AP)

Alan Turing aceleró el final de la Segunda Guerra Mundial al descifrar el código de comunicación de la Alemania nazi. (AP)

NUEVA YORK.- Una libreta sobre matemáticas y ciencias de la computación escrito por Alan Turing, quien descifró códigos nazis durante la Segunda Guerra Mundial, será vendido en una subasta, dijo el miércoles la casa de remates Bonhams.

Se espera que el manuscrito de 56 páginas, que saldrá a subasta el 13 de abril, obtenga un precio estimado de un millón de dólares (860 mil euros), anunció la casa Bonhams en Nueva York. Una parte de lo recaudado se donará a la beneficencia. Turing era un matemático británico y pionero en ciencias de la computación que aceleró el final de la Segunda Guerra Mundial al descifrar el código de comunicación de la Alemania nazi.

En la libreta, que nunca fue exhibida en público y data de 1942, Turing trabaja en los fundamentos de la ciencia de la computación y la matemática. "Este manuscrito data del tiempo en que Turing estaba trabajando en la crucial tarea de descifrar el Código Enigma", dijo Cassandra Hatton, especialista en libros y manuscritos en Bonhams.

"Su contenido matemático nos brinda una extraordinaria comprensión de la mente de una de las grandes luminarias del siglo XX", añadió en un comunicado. Turing nunca recibió el crédito por su trabajo durante la Segunda Guerra Mundial y se suicidó en 1954 mientras recibía un tratamiento hormonal luego de ser acusado de homosexualidad, que era un crimen en esa época. Fue perdonado 60 años después.

El genio británico dejó la libreta a su amigo Robin Gandy, quien escribió sus propias reflexiones entre las notas de Turing. Gandy mantuvo el cuaderno escondido hasta su muerte.