AFTEROFFICE
culturas

La fiesta del jazz de Polanco se fortalece

El Festival de Jazz de Polanco llegó a su sexta edición este fin de semana, en el Teatro Ángela Peralta del Parque Lincoln, con lleno total y un cartel sólido.
María Eugenia Sevilla
17 abril 2016 22:23 Última actualización 17 abril 2016 22:25
El Festival desplegó un cartel, comentado en el micrófono por Octavio Ochávarri. (Tomada de Facebook del evento)

El Festival desplegó un cartel, comentado en el micrófono por Octavio Ochávarri. (Tomada de Facebook del evento)

Localidades agotadas, patrocinios, un cartel sólido con 12 agrupaciones anunciadas y unos cuantos pilones fuera del programa. El Festival de Jazz de Polanco, llegó así a su sexta edición este fin de semana, en el Teatro Ángela Peralta del Parque Lincoln, con lleno total.

Aderezada por el mercado de productos orgánicos y artesenales, la fiesta al aire libre crece a pesar de fallas importantes como la calidad del audio, que opacó la redondez de los bajos y el filo de los agudos, e incluso acalló por momentos el piano de quien es considerado el mejor pianista de México: Héctor Infanzón, la noche del sábado.

Más allá de los tropiezos, el festival, apoyado por la Delegación Miguel Hidalgo -como quedó asentado con la presencia y el respectivo anuncio- de la titular de la dependencia, Xóchitl Gálvez- desplegó un cartel, comentado en el micrófono por Octavio Ochávarri, que mantiene en alto el nivel de sus propuestas, diversas en madurez y nacionalidades.

La ocasión reunió en el escenario a figuras legendarias como la banda mexicana Wet Paint, liderada por el guitarrista Betuco, a quien siguió Héctor Infanzón. La candela latina del pianista dejó una efervescencia energética en el púbico difícil de mantener para su sucesora –como siempre que se rehúsa a cerrar programa-, un reto que la cantante canadiense Hannah Burgé, debutante en México, supo llevar a su propio terreno, entre el jazz y la música del mundo, con el material de su primer disco, Green Rover Sessions.

La curaduría del empresario Eddy Schwarz, fundador del festival, hilvana artistas mexicanos de peso internacional con propuestas de otras latitudes, como el cuarteto de Tomás Krumm, de Chile o el Rotem Sivan Trio, de Nueva York, que tocaron el primer día, o el joven guitarrista sevillano Miguelo Delgado, también debutante en el país.

Despliega también propuestas fuertes que están tomando vuelo en la escena nacional, como la del guitarrista Omar Garduño, San Juan Project, de Guadalajara, el Valdimir Fonseca Trio, Louise Phelan con la Swing México Jazz Band -un proyecto que, como el día anterior, resulta extraño que no sea elegida para clausurar- y los tabasqueños, menos conocidos, de Son Acé.

La propuesta de Schwarz también da espacio a proyectos emergentes, que son intercalados con la programación oficial y que presenta con la expectativa de darles un set completo en la edición de otoño.