AFTEROFFICE

El 70 aniversario
de la Plaza México
para ‘villamelones’

Este viernes se celebran los 70 años de la Plaza México, coloso que gracias a sus más de 41 mil asientos es la más grande del mundo. Ignacio Garibay, Sebastián Castella y Arturo Saldivar se enfrentarán al punto de las 8 de la noche. Esto es algo de lo que debes saber si asistirás para que no te tomen por un villamelón.
Stephanie Cuevas
02 febrero 2016 14:24 Última actualización 05 febrero 2016 10:46
Plaza México

Esta es una obra del pintor Rafael Guízar de los primeros años del coloso. (Cortesía)

El término “villamelón” es muy utilizado en deportes como el futbol, pero éste se desarrolló primero en la tauromaquia, cuando los amantes de la faena no soportaban que hubiera gente que sólo iba a la plaza a platicar o beber vino, sobre todo en los carteles importantes, sin saber nada del tema.

Este viernes 5 de febrero se festeja el 70 aniversario de la Plaza México, en donde se presentarán Ignacio Garibay, Sebastián Castella y Arturo Saldivar, con tres toros de Manuel Martínez y tres más de La Estancia. Si quieres disfrutar de esta corrida en el coloso de insurgentes y no quieres que te tomen por un villamelón, yo te cuento de qué va.

Del último domingo de octubre y hasta finales de febrero o inicios de marzo, se celebran las corridas en la llamada “temporada grande”, aquí se presentan los matadores ya titulados, por así decirlo.

Juan Castañeda, gerente administrativo de la Plaza México, cuenta que para la conformación de los carteles lo primero que hace la empresa es ir a las ganaderías para hacer una selección de las que se lidiarán, una vez hecho esto se platica con los apoderados de los matadores para contratarlos, se pone a su consideración las ganaderías elegidas y  algunos de ellos dan dos o tres opciones.

A diferencia de todos los domingos en que la corrida comienza a las 4:30 de la tarde, este viernes arrancará a las 8 de la noche, pero cuatro horas antes se realizará el sorteo, en donde el juez de plaza y su asesor, asignados por la delegación Benito Juárez, se reúnen junto con los apoderados (representantes) de los toreros para “sortear” que astado le toca a cada uno.

Después todos se dirigen a los corrales de los bureles, como también se les llama a los toros -esta parte es abierta al público-, para acomodarlos en su cajón por orden de lidia.

Pero espera, te explico cómo llegaron los toros aquí.

1
 

En México hay 274 ganaderías dedicadas a la cría de toros bravos, según la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia. Estas ganaderías son muy distintas a las de abasto o consumo, señala Julián Hamdan, dueño de la ganadería del mismo nombre, iniciando por la extensión del terreno. Una de tamaño medio, como ésta, cuenta con alrededor de 220 hectáreas, para 400 cabezas de ganado en total. El personal es mayor y la alimentación son concentrados muy específicos y diseñados por nutriólogos.

La alimentación de cada animal requiere de una inversión de entre 40 mil y 45 mil pesos, dice Hamdan.

Un encierro (que incluye seis toros más dos de reserva) se llega a comercializar en alrededor de 350 mil pesos, para el caso de plazas grandes como la México. Un ejemplar debe llegar a los cuatro años de edad para participar en las novilladas y cinco para las corridas, y tener un peso promedio de 450 kilos, y un buen "trapío" (apariencia) y los elegidos por el juez se embarcan para ser transportados.

ganadería
Compra tus boletos antes de que se agoten
Los precios para este festejo van desde los 90 pesos en general de sol, hasta los 960 pesos para la primera fila en barrera de sombra.

A las 20 horas, el alguacil, matadores, subalternos, picadores, monosabios (encargados de mantener en buena condición el ruedo) y las mulillas o caballos de arrastre parten plaza con el pasodoble “Cielo andaluz”.

El orden de aparición de cada matador se establece conforme a la fecha de toma de alternativa. En este caso, primero irá Ignacio Garibay, quien tomó la alternativa en 1999, seguido de Sebastián Castella, en 2000, y por último Arturo Saldivar, graduado en 2010. 

Inicia la faena con la salida del toro, el torero toma el capote. Después de unos lances, comienza el primer tercio, llamado tercio de varas, en donde entran dos picadores. Se oyen las trompetas y comienza el siguiente tercio, el de banderillas, en donde se colocan tres pares.

Para arrancar
Puedes comprar la tradicional bota para vino desde 200 pesos de piel de toro, hasta 2000 pesos de piel de cabra.

Localiza tu lugar. La Plaza México cuenta con una capacidad para 41 mil 262 espectadores. 

En el cambio de tercio, cuando vuelven a sonar las trompetas, el matador, para brindar (dedicar) su toro, ya sea a alguna persona en particular, le entrega su montera (el sombrero característico que llevan), o al público -cuando se sitúa al centro del ruedo- la lanza. La montera debe caer boca abajo en señal de buena suerte.

Vuelven a sonar las trompetas para dar paso al último tercio, ésta inicia con la faena de muleta, -naturales y derechazos son algunos de los pases más comunes (no olvides gritar a todo pulmón “¡Olé!”).

Para concluir, el matador va por la espada (estoque) para darle muerte al toro, si lo hace bien, éste deberá caer rápidamente. La faena desde que comienza este tercer tercio debe durar 12 minutos, de no caer el toro pasado el tiempo se escuchará una trompeta anunciando el primer aviso, después de dos minutos más sonará el segundo y luego el tercero. Si al llegar el tercero no muere, se dice que “se le fue vivo” al matador y lo regresan a los corrales.

De salir bien, los premios van desde la salida al tercio, vuelta al ruedo, los que otorga el juez: una oreja, dos orejas, dos orejas y rabo, y hace años que no pasa, pero incluso se da la pata. Esto se representa con pañuelos blancos, mientras que el rabo con uno verde. Así que si te gustó la actuación, saca tu pañuelo.

LA GASTRONOMÍA

Antes de la corrida puedes comer en la famosa taquería “El Villamelón”, en donde brillan los tacos de cecina, longaniza, chicharrón, rellena y campechanos con un precio de 22 pesos cada uno, (no olvides pedirlos con salsa, que es picosa y muy sabrosa).

Hacen su agosto
Algunos restaurantes coincidieron en que en durante los festejos grandes, como el aniversario, sus ventas incrementan hasta 50%.

Otra opción es un plato de birria con "El Paisa", a un costado de la plaza, en donde un plato te cuesta 120 pesos, o unos tacos por 20 pesos cada uno. En otros puestos puedes encontrar paella para dos por 150 pesos o un choripan por 50 pesos.

En la Parrilla Argentina, en donde la especialidad son las carnes asadas, el ticket promedio va de entre 200 a 400 pesos por persona. En "El Ruedo", en donde se sirven platillos diversos, la sugerencia es la parrillada, aquí el consumo promedio por persona son 600 pesos.