AFTEROFFICE
buena vida

La canasta de picnic más lujosa del mundo

Los propietarios de Rolls-Royce adoran todo lo que haga ver a sus autos más singulares o especiales. Por eso, el fabricante británico de coches de lujo ha lanzado una edición limitada para el Phantom Zenith Collection, una canasta de picnic con los mejores materiales y acabados.
Bloomberg
04 octubre 2016 15:51 Última actualización 04 octubre 2016 19:45
Como mínimo, sirve para coronar una primera cita muy impactante. (Bloomberg)

Como mínimo, sirve para coronar una primera cita muy impactante. (Bloomberg)

Los propietarios de Rolls-Royce adoran todo lo que haga ver a sus autos más singulares o especiales. Por eso, el fabricante británico de coches de lujo ha lanzado una edición limitada para el Phantom Zenith Collection: una canasta de picnic con los mejores materiales y acabados.

Es una atractiva caja de madera y cuero con muchas de las herramientas que necesitarás para un picnic muy sofisticado como individuales y cubiertos para cuatro personas, dos pequeños botellones para vinos, copas de cristal y envases plateados para alimentos.

El precio de la canasta de picnic Rolls-Royce Limited Edition es de 46 mil dólares (pesa casi 20 kilos).

¿Por qué lo vale? La canasta fue hecha especialmente para un automóvil en particular, la cupé Phantom, que cuesta más de 400 mil dólares. Es algo que hace que este vehículo tan extraordinario sea aún más excepcional.

En honor a las últimos 50 cupés Phantom que la marca va a lanzar, también prepara 50 suntuosas canastas para picnic que se acomodan perfectamente en la parte trasera. El baúl del Phantom se abre hacia abajo, transformando a la elegante puerta en la perfecta plataforma acolchada.

Si adquiere una, la firma británica le proveerá correas de cuero hechas a medida para que la canasta quede firmemente sujeta en su lugar.

¿Qué hay dentro de esta costosa caja de cuero, con madera de nogal tallada a mano y acabado de aluminio? Contiene cuatro juegos de cubiertos y pequeños envases impecables para los alimentos. Los platos tienen toques de verdadero platino, y la cristalería y decantadores de vinos están grabados a mano. 

Si tiene un Phantom –sobre todo, si es uno de los pocos afortunados que compró un Zenith Phantom (uno de esos cincuenta últimos que se van a fabricar)-, ¿por qué no comprar una? Es una pequeña parte de la historia de Rolls y seguramente se convertirá en una pieza de colección.

CHECA A DETALLE LA CESTA: