AFTEROFFICE
DEPORTES

Jorge Vergara y Chivas: 12 años de sinsabores

El equipo rojiblanco se mantiene en zona de descenso, las entradas al Estadio Omnilife empeoran y la inestabilidad en la dirección técnica es terrible. El culpable principal, al que señala la opinión pública, se llama Jorge Vergara Madrigal.
María del Refugio Melchor
03 octubre 2014 17:33 Última actualización 04 octubre 2014 5:0
Jorge Vergara, el empresario que llevó a la mayor crisis de Chivas en su historia. (Cuartoscuro)

Jorge Vergara, el empresario que llevó a la mayor crisis de Chivas en su historia. (Cuartoscuro)

Cuando el desconocido empresario Jorge Vergara Madrigal se convirtió en el nuevo dueño de las Chivas del Guadalajara prometió convertirlo en uno de los mejores del mundo. Después de 12 años su oferta lejos de concretarse está cerca de llevar a la ruina económica y deportiva al que llegó a ser el club más popular del futbol mexicano.

Hundido en la tabla porcentual (1.0513), con 82 puntos sumados en 78 partidos el equipo rojiblanco corre el serio riesgo de perder la categoría de equipo de Primera División ya que supera por un mínimo margen a la Universidad de Guadalajara (0.6364), Puebla (1.027) y Veracruz (1.044); pero la gran diferencia es que estos equipos sí cuentan con un proyecto para salvarse.

Con un estilo poco ortodoxo, polémico y audaz, Jorge Vergara es el principal responsable de la crisis que tiene a Chivas cerca del colapso. 

Su mayor equivocación fue elegir mal a sus asesores y colaboradores.
Ahora que el equipo siente más cerca las llamas del descenso aumentan las críticas a la gestión del empresario que se hizo millonario comerciando suplementos alimenticios en polvo. Se le reprocha especialmente su poca paciencia en los proyectos que generalmente anuncia con un gran despliegue publicitario.

El más reciente fracasó con la renuncia del director deportivo Francisco Palencia y el estratega argentino Carlos Bustos, quien renunció a su puesto después de dirigir al equipo 10 fechas con un saldo negativo de dos victorias, cuatro empates y cuatro derrotas.

Esta crisis de resultados también tuvo una repercusión negativa en la taquilla, Guadalajara tiene un promedio de 12 mil aficionados por partido esta temporada. Los fanáticos no asisten al Estadio Omnilife, inaugurado el 30 de julio de 2010 a un costo de mil 600 millones de pesos, debido a que se les dificulta su ubicación y cuando llegan los juegos importantes les duplican el precio de los boletos.

El proyecto deportivo y de negocios naufraga, en un último intento por rescatar al club tapatío, Vergara Madrigal decidió confiar en el personal que en el pasado fue básica para conquistar el único título bajo su administración, el del Torneo Apertura 2006.

Néstor de la Torre era el presidente deportivo y Ramón Morales un destacado volante. El retorno del directivo apunta al inminente regreso de su hermano José Manuel a la banca de Chivas. Chepo fue el técnico que hizo campeón al Guadalajara hace ocho años.

Ramón Morales, que dirigió a las filiales Sub-17 y Sub-20, tendrá la oportunidad de estrenarse como técnico interino contra el Atlas pero una vez cumplido este compromiso será otro nombre más en la larga lista de entrenadores empleados y despedidos por Vergara.

Ningún equipo del mundo puede triunfar si no tiene estabilidad en su banca, en sus 12 años de propietario Jorge Vergara ha contratado 21 estrategas de todo tipo. El español Xabier Azkargorta (2005), los holandeses Hans Westerhoff (2006), John Van’t Schip (recomendado por Johan Cruyff en 2012) y los argentinos Ricardo Lavolpe (2014) y Carlos Bustos no funcionaron.

Ahora que el negocio está a punto de naufragar, lo sensato es que Jorge Vergara se ocupe de sus asuntos y deje la parte del futbol a los que conocen a fondo este deporte que ha dejado de ser un espectáculo cuando Chivas pisa la cancha.