AFTEROFFICE
culturas

Inagotable riqueza
del Templo Mayor

A casi 40 años de iniciados los trabajos de excavación del Proyecto del Templo Mayor se han encontrado 80 mil objetos, el más reciente, el Huey Tzompantli, y los trabajos continúan, esperando hallar más prestigios, dijo Eduardo Matos Moctezuma, director del proyecto.
Notimex
20 septiembre 2015 21:16 Última actualización 21 septiembre 2015 5:0
Eduardo Matos Moctezuma

Eduardo Matos Moctezuma señala que la búsqueda no se detiene. (Archivo)

Casi 40 años después de iniciados los trabajos de excavación del Proyecto del Templo Mayor, su director, el reconocido arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma (1940), aseguró que hasta la fecha han sido hallados 80 mil objetos; el más reciente, el Huey Tzompantli, cuyos 35 cráneos ya son sometidos a análisis científicos.

Necesitamos saber a qué grupo prehispánico pertenecían, lo más seguro es que se trata de cautivos o esclavos que al final eran decapitados y su cráneo enviado a este basamento

“Seguimos excavando y hay que recordar que esta zona centro está situada en otra antigua ciudad que fue Tenochtitlan, de tal suerte que en donde excavemos algo va a salir”, dijo el experto para quien desde hace 37 años este sitio prehispánico ha dado de qué hablar al mundo con grandes hallazgos.

El monolito de la Diosa Tlaltecuhtli apareció en 2006. Según él, los investigadores tienen información de otros edificios que pueden ser localizados próximamente. Tiene la confianza de que sea encontrada, por ejemplo, la tumba de Ahuizotl, el octavo gobernante de la antigua Tenochtitlán.

“Podría darse el caso de que en algún recipiente u olla pudieron haber sido colocados sus restos. El problema con los mexicas es que incineraban a sus gobernantes: eso complica la búsqueda”, advierte.
Sostiene que en la zona se han encontrado más de 50 mil objetos debajo de la lápida de Tlaltecuhtli. Hay razones, dice, para creer que es la lápida mortuoria de Ahuizolt.

Las pruebas que avalan la exploración son muy diversas. Menciona, por decir, un plano de Fray Bernardino de Sahagún del siglo XVI, en el que él describe un pequeño adoratorio, un tzompantli y un juego de pelota.

Y quiero decir que todos estos edificios han sido encontrados por el proyecto del Templo Mayor y el Programa de Arqueología Urbana; por ejemplo, frente al Templo Mayor se ha localizado un Cincalco (lugar del templo de maíz), lugar en el que se enterró a varios gobernantes de Tenochtitlan. También se localizó el juego de pelota, justo detrás de la Catedral. Y otro edificio dedicado al dios del viento, Ehécatl, orientado hacia el Templo Mayor