AFTEROFFICE
buena vida

Hoteles: el jugoso negocio del miedo

Hoteles emblemáticos están capitalizando las historias de terror, ofrecen paquetes turísticos con fantasmas, servicio de psíquicos, protagonizan programas como "Ghost Hunters" y se rediseñan para cumplir con las expectativas de los visitantes aficionados a las películas de terror.
Bloomberg
12 octubre 2015 17:40 Última actualización 12 octubre 2015 20:32
Módulo especial El Resplandor. (Especial)

Módulo especial El Resplandor. (Especial)

El miedo es un gran negocio. ¿Quién no quisiera tener una experiencia más allá de lo que nuestra mente puede imaginar? Hoy en día, hoteles en todo el mundo están capitalizando las historias de terror, ofrecen paquetes turísticos con fantasmas, servicio de psíquicos, protagonizan programas como Ghost Hunters y se rediseñan para cumplir con las expectativas de los visitantes aficionados a las películas de terror.

La socióloga Margee Kerr, especialista en miedo y docente en tres universidades en Pittsburgh, atribuye la existencia y el éxito de este tipo de lugares y tours a una simple pulsión humana: A algunas personas les gusta tener miedo. "El gran atractivo de la participación voluntaria con material atemorizante es que apuntala la autoestima", explica Kerr.

1
Stanley Hotel en Estes Park, Colorado (EU)

El Stanley Hotel en Estes Park, en Colorado, es una maravilla arquitectónica que sirvió de inspiración para El resplandor, la película de culto de Stanley Kubrick, y los fans que peregrinan ahí cada año lo saben bien. El hotel celebra su legado organizando espectáculos con un ilusionista (la entrada cuesta 20 dólares), investigaciones paranormales (55 dls.), cuentacuentos de miedo (8 dls.), y tours nocturnos fantasmagóricos (25 dls.). Incluso mandó construir un laberinto vegetal para evocar al de la película.
Para más información: www.stanleyhotel.com

Especialistas atribuyen el éxito de estos lugares a una simple pulsión humana: A algunas personas les gusta tener miedo. (Tomada de www.stanleyhotel.com)
1
Fairmont Banff Springs, Alberta (Canadá)

El castillo canadiense Fairmont Banff Springs también busca explotar la vena del terror. Introdujo hace poco paquetes nocturnos que rinden homenaje a su herencia encantada. El costo de los paquetes parte de 399 dólares canadienses por noche, e incluyen un recorrido por la historia de dos importantes fantasmas del hotel: el difunto botones Sam y la Novia Maldita. Las nuevas ofertas se lanzan en las fechas de Halloween, la temporada fuerte del hotel.

Para más información: www.fairmont.com

Fairmont Banff Springs
1
Clown Motel, Tonopah, Nevada (EU)

El Clown Motel, una curiosidad espeluznante en el desierto de Nevada, es una colección de 28 habitaciones repletas de figuras de payasos, aterradoras aunque no padezcas coulrofobia. Tiene vistas a un cementerio de la época de la fiebre del oro. Sí, un hotel, con payasos, en el desierto, junto a un cementerio. Las reseñas que dejan los usuarios en los sitios web lo recomiendan. Nada mal para un lugar a mitad de la nada.

Para más información: www.roadsideamerica.com

Clown Motel
1
Crescent Hotel, Arkansas (EU)

El Crescent Hotel en Arkansas tiene, además de una capilla histórica y un spa con vistas a las montañas Ozark, dos habitaciones embrujadas y una antigua morgue en el sótano. Ofrece tres a cuatro tours de fantasmas por noche durante todo el año. Los boletos cuestan 21.50 dólares por persona. En una noche lenta, el hotel ingresa más de mil 600 dólares por los tours.

Para más información: www.crescent-hotel.com

Crescent Hotel
1
Queen Mary, Long Beach, California (EU)

El trasatlántico Queen Mary de 1937, atracado en Long Beach, encontró el éxito reconvertido en hotel, museo y popular lugar de peregrinación para cientos de entusiastas de lo paranormal que esperan ver uno de sus 150 fantasmas. El Lizzie Borden Inn en Massachusetts, hogar de la célebre asesina homónima, atrae a los aficionados a lo macabro. Y el Hollywood Roosevelt Hotel es hoy famoso por las apariciones de Marilyn Monroe.

Pero no todos los hoteles sacan provecho de su legado paranormal. El Langham de Londres se negó a comentar cuando varios miembros del equipo británico de cricket reportaron golpes extraños en la noche. Y el Timberline Lodge de Oregon preferiría que olvidáramos que una escena de El resplandor se filmó allí. El hotel aparece brevemente en una toma aérea como el ficticio hotel Overlook al inicio de la película.

Para más información: www.queenmary.com

Queen Mary