AFTEROFFICE
culturas

Hey Julian…

La situación del primogénito de Lennon después de la llegada de Yoko Ono a la vida de John motivó a Paul a escribir Hey Jude. Con autorización del sello Grijalbo, aquí se reproduce íntegro el fragmento que narra el origen de la pieza, incluido en el libro "Las canciones de The Beatles", de Steve Turner.
Especial
01 marzo 2016 21:44 Última actualización 02 marzo 2016 15:21
La música impulsaba a la letra, es decir que el sonido prevalecía sobre el sentido. (Erick Retana)

La música impulsaba a la letra, es decir que el sonido prevalecía sobre el sentido. (Erick Retana)

El proceso de divorcio de John y Cynthia empezó cuando John se fue a vivir con Yoko Ono, y en un primer momento se acordó que Cynthia y Julian ocuparían la casa de Kenwood. Paul siempre había tenido una relación cercana con Julian, de 5 años de edad entonces, y para mostrar su apoyo a la madre y al hijo durante la ruptura, manejó desde su casa en St John’s Wood para visitarlos.

Frecuentemente, Paul aprovechaba el tiempo en que manejaba para crear nuevas canciones, y ese día, con la incertidumbre del futuro de Julian en mente, empezó a cantar Hey Julian, improvisando un tema que hablaba de consuelo y de motivación. En algún punto del camino Hey Julian se volvió Hey Jules,y Paul desarrolló las líneas Hey Jules, don’t make it bad, take a sad song and make it better (Hey Jules, no lo tomes a mal, toma una canción triste y hazla mejor). Fue después, cuando le dio cuerpo a la letra, que cambió de Jules a Jude, pues sentía que Jude era un nombre más fuerte. Le había gustado el nombre de Jud (Jud Fry) cuando vio la película del musical Oklahoma en 1955. Paul, como hijo de una madre católica, ¿acaso podría haber sabido que Saint Jude (San Judas) es el patrón de los casos desesperados, al que devotos rezan cuando parece que no hay ayuda posible?

La canción no era muy específica. John creía que estaba dirigida a él, que lo animaba a romper con The Beatles y a crear un nuevo futuro con Yoko (You were made to go out an get her) (Estás hecho para salirte e ir por ella). No obstante, si la canción estaba dirigida a alguien, Paul sentía que era para sí mismo, que lidiaba con los ajustes que iba a tener que hacer al romperse los viejos lazos de The Beatles.

La música impulsaba a la letra, es decir que el sonido prevalecía sobre el sentido. Una línea en particular: the movement you need is on your shoulder (el movimiento que necesitas está en tu hombro), se usó como relleno temporal. Cuando Paul le mostró la canción a John el 26 de julio de 1968, comentó que esa línea tenía que reemplazarse, pues sonaba como si estuviera cantando cerca de un perico; sin embargo, John dijo: “Es probablemente la mejor línea de la canción. Déjala así, yo sé lo que significa”.

Las canciones de The Beatles
Sello: Grijalbo
Autor: Steve Turner
En este volumen editado por primera vez en 1994 bajo el título de "A Hard Day’s Write", el periodista británico reúne la génesis de todas las canciones compuestas por el cuarteto de Liverpool.


Julian Lennon creció conociendo la historia de Hey Jude, pero no fue hasta 1987 que escuchó los hechos de primera mano de Paul, con quien se reunió mientras se quedaban en el mismo hotel de Nueva York. “Fue la primera vez que en años nos sentábamos juntos y platicábamos—dijo Julian--. Me dijo que había estado pensando en mi situación todos esos años, acerca de lo que yo estaba viviendo y de lo que tendría que enfrentar en el futuro. Paul y yo pasábamos juntos bastante tiempo, más del que pasábamos mi papá y yo. Tal vez a Paul le gustaban más los niños en ese momento. Teníamos una gran amistad y parece haber muchas fotos mías con Paul tocando juntos en ese entonces, que fotos de mi papá conmigo”.

Paul tenía razón al anticipar que Julian viviría momentos difíciles en su crecimiento. “Nunca he querido saber realmente la verdad acerca de como era mi papá y cómo era conmigo –admite Julian--. Yo no quería saber la verdad, así que mantuve mi boca cerrada. Hubo cosas muy negativas que se dijeron de mí, como cuando él comentó que yo salía por una botella de whisky cualquier sábado por la noche. Cosas como esas. Eso es difícil de manejar. Uno piensa, ¿dónde está el amor en eso? Fue psicológicamente muy perjudicial y por años me afectó. Yo solía pensar, ‘¡Cómo puede decir eso acerca de su propio hijo!’”.

Julian no ha analizado la letra de Hey Jude por algún tiempo, pero le parece difícil alejarse de la canción. Estará en un restaurante cuando la escuche, o sonará en el radio de su auto cuando maneja. “Me sorprende cada vez que la oigo –dice–. Es muy extraño pensar que alguien ha escrito una canción acerca de ti. Aún me conmueve”.

Para el momento en que se lanzó la canción, Paul pintó el título con pintura blanca, cubriendo el interior de las ventanas de la boutique de Apple en la calle Baker. Después recibió una queja del dueño de una delicatessen cercana que lo malinterpretó como una traducción del slogan alemán antisemita Achtung Juden que fue pintado en las tiendas de dueños judíos. “No tenía idea de que jude significaba judío”, dijo Paul.

Hey Jude fue el sencillo más exitoso de The Beatles. Encabezó las listas de popularidad alrededor del mundo y millones de copias han sido vendidas desde su lanzamiento.