AFTEROFFICE
culturas

Hallan en Egipto tumba de escriba real de hace 3 mil años

La tumba del escriba, identificado como Khonsu, fue hallado de manera fortuita por un equipo de arqueólogos japoneses de la Universidad de Waseda. Data de hace 3 mil años y fue enterrado en la necrópolis de Luxor, la capital del Antiguo Egipto.
Reuters
02 febrero 2017 18:17 Última actualización 02 febrero 2017 18:24
La tumba, construida en forma de "T", mide 4.6 metros de largo. (Tomada de www.waseda.jp)

La tumba, construida en forma de "T", mide 4.6 metros de largo. (Tomada de www.waseda.jp)

Un equipo de arqueólogos japoneses halló una tumba de un escriba real que murió hace unos 3 mil años y fue enterrado en la necrópolis de Luxor, la capital del Antiguo Egipto.

La tumba del escriba, identificado como Khonsu, dataría del periodo ramésido (mil 200 antes de Cristo), informó este jueves la Universidad de Waseda de Japón, cuyo equipo liderado por el profesor Jiro Kondo halló el sepulcro por casualidad.

El equipo limpiaba la tumba de otro destacado funcionario del faraón Amenofis III cuando descubrió un agujero que daba a la tumba del escriba, en cuyo interior aún se pueden apreciar pinturas y frisos de los principales dioses egipcios así como del funcionario y su esposa venerando a las deidades.

"Este descubrimiento genera esperanzas de que más tumbas previamente desconocidas podrían encontrarse en el área de Luxor", dijo la universidad.

La tumba, construida en forma de "T", mide 4.6 metros de largo, desde la entrada a la pared trasera de la cámara interior, y tiene 5.5 metros de ancho en su parte transversal.

Además de los frescos y frisos de dioses como Osiris, Isis y Atum-Ra, al cual veneran cuatro babuinos en la pared norte, los arqueólogos también descubrieron jeroglíficos que nombran a Khonsu como "el verdadero y reconocido escriba", dijo la universidad en su sitio web.

En el ala transversal algunos de los frisos están destruidos y la mayoría de los frescos no son visibles. Sin embargo, las decoraciones en el techo de la tumba están en mejores condiciones que las de las paredes, explicó el equipo.

La entrada de la cámara interior se encuentra obstruida por bloques de piedra, pero los arqueólogos dijeron que esperan hallar más pinturas dentro.