AFTEROFFICE
culturas

Hallan templo dedicado a deidad prehispánica en Tlatelolco

Investigadores del INAH descubrieron en la Zona Arqueológica de Tlatelolco una nueva estructura circular, aparentemente dedicada al dios del viento Ehécatl-Quetzalcóatl, la cual próximamente será abierta al público.
Redacción
30 noviembre 2016 18:2 Última actualización 30 noviembre 2016 18:54
La estructura se encuentra en un terreno ubicado sobre la avenida Ricardo Flores Magón. (Cortesía INAH)

La estructura se encuentra en un terreno ubicado sobre la avenida Ricardo Flores Magón. (Cortesía INAH)

Un nuevo acercamiento al esplendor de la ciudad prehispánica de Tlatelolco. Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quienes trabajan en la consolidación de un templo dedicado a Ehécatl-Quetzalcóatl, dios del viento, el segundo de su tipo descubierto recientemente en esta zona arqueológica y que cuenta con más de 650 años de antigüedad.

En conferencia de prensa, el investigador emérito del INAH, Eduardo Matos Moctezuma, y el coordinador nacional de Arqueología de la institución, Pedro Sánchez Nava, dieron a conocer el descubrimiento de dicha estructura, ubicada en el cuadrante suroeste del Recinto Ceremonial de México-Tlatelolco, el cual, destacaron, contribuirá a revalorar la importancia de las múltiples ciudades-Estado que, como Tenochtitlan, Tacuba e Iztapalapa, entre otras, prosperaron en diversos puntos del Valle de México.

Al hablar acerca de los antecedentes del señorío tlatelolca, Matos Moctezuma indicó que estos se remontan a 1325, cuando un grupo de mexicas inconformes con su poder rector, se establecen en un “montículo de arena” que, con el paso del tiempo, no sólo se convirtió en una ciudad gemela de Tenochtitlan, sino también en un importante centro comercial de la Triple Alianza y de toda la región mesoamericana.

1
  

  

INAH

La estructura se encuentra en un terreno ubicado sobre la avenida Ricardo Flores Magón, entre las calles de Lerdo y General Régules, en la zona de Nonoalco Tlatelolco.

Los especialistas resaltaron la importancia del descubrimiento e indicaron que se presume que el basamento fue dedicado al dios del viento por los objetos encontrados en el sitio.

Precisaron que entre los 43 mil vestigios se hallan una osamenta de recién nacido, huesos de aves, espinas de maguey, restos de copal, una cuenta circular de piedra verde, además de una olla cercana al sitio con malacates, incensarios y figuras de cerámica con representaciones de monos y picos de pato relacionados con la divinidad.

Explicaron que el terreno sobre el que se encuentra la estructura mide unos 300 metros cuadrados y se trata de una construcción circular de unos 12 metros de circunferencia, casi 1.20 metros de altura cubierta de estuco blanco, conservado en 70 por ciento de su superficie.

Detallaron que a raíz de la construcción de un centro comercial en el lugar, la empresa responsable solicitó al INAH realizar trabajos para ver si habían vestigios arqueológicos. Tras la exploración se hizo el hallazgo de la superficie de la estructura circular y bicónica en 2014.

1
  

  

INAH

De entonces a la fecha se han realizado dos temporadas de trabajos y en mayo de 2016 quedó liberado el templo, segundo de su tipo hallado en esta zona arqueológica, que tiene más de 650 años de antigüedad y se encuentra a una profundidad de tres metros bajo el nivel de la calle.

Señalaron que en la primera temporada en el lugar se recuperó el material cerámico y 20 entierros, entre adultos, niños y animales, y en la segunda se liberó la estructura, se identificó el estuco y se halló una cista para ofrenda en la entrada oriental del templo y siete entierros humanos más, que actualmente están en análisis.

Precisaron que se trata de una estructura circular en sus costados norte, oeste y sur, con una conversión rectangular en su entrada, lado este, que coincide en diseño y orientación con la edificación dedicada a esta misma deidad que se encuentra en la entrada de la zona arqueológica tlatelolca.

Sin embargo, esta nueva construcción presenta particularidades: la primera de sus tres etapas constructivas data de los años posteriores a la fundación de la ciudad, 1337 d.C., y tiene paredes bicónicas (inclinadas en vez de rectas), lo que la distingue del resto de las ruinas prehispánicas de la Plaza de las Tres Culturas.

Sobrepuesta a esta fase está la segunda etapa (entre 1376 y 1417 d.C.), que es la más visible del conjunto; de la tercera (hacia 1427 d.C.) sólo quedan desplantes alrededor de la edificación, lo que pudo ser ocasionado por construcciones en el lugar del siglo XX, y aparentemente hay una cuarta fase.

Añadieron que en octubre pasado fue hallado el cráneo de un adulto de sexo masculino, junto al cual se encontró un bezote que debió portar en el labio.

De igual forma, destacaron, debido a la importancia de este descubrimiento el Consejo de Arqueología decidió abrirlo a la vista del público, por lo que se harán las adecuaciones necesarias para abrirla como una ventana arqueológica, con todos los beneficios que implica, con miras a la calle de Ricardo Flores Magón.

(Con información del INAH)