AFTEROFFICE
DEPORTES

Flechas que van en busca de la victoria

El surcoreano Lee Wong llegó a México para promover el tiro con arco, ahora es entrenador de un poderoso equipo que debuta el domingo en el mundial de la especialidad.
Alain Arenas
12 octubre 2017 22:51 Última actualización 13 octubre 2017 5:0
tiro con arco

(Especial)

Las dos medallas de oro que ganó Kim Gyeong-Uk en tiro con arco –una individual y la otra en equipo - en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 permitieron a Lee Wong, su entrenador, que lo nombraran jefe de entrenadores de la Federación Mexicana de Tiro con Arco (FMTA), justo un año después de que terminaran las justas veraniegas. El plan era ambicioso: convertir a México en una potencia mundial.

Su primero y más grave problema –recuerda- fue el lenguaje, porque no entendía nada en español. “A veces tenía que comunicarme con señas; como podía”, dice ahora el reformador de esta disciplina nacional. El segundo fue cuando presentó la primera parte de su plan de trabajo, el cual se enfocaba primordialmente en trabajar con los niños y, en su segundo plano, con los seleccionados mayores. Los chicos –menciona- son más susceptibles a aprender este deporte. Les inculca disciplina y tenacidad. En cualquier caso, los resultados se darían después de 15 años de trabajo.

“Lo primero que trabajé tanto con los niños y, posteriormente la selección mayor, fue la mentalidad. Los asiáticos por naturaleza somos fuertes en ese sentido, mientras que los latinoamericanos son más débiles. Eso me encontré en México. Poco a poco les quité el miedo al fracaso que pudieran causar las competencias importantes. Porque el miedo causa latidos agitados y produce que se fallen disparos. Si su mente puede tranquilizarse, la respiración se volverá calmada y eso permitirá que realicen buenos disparos”, explica el surcoreano.

Karla Hinojosa –medallista de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015- dice que Wong trabaja en un ejercicio que denomina visualización. “Es una mecánica de meditación en el que pensamos nuestra competencia ideal. Pasamos todos los procesos en los que sujetamos el arco, disparamos y, al final, ganamos. Él dice que si lo podemos pensar, lo podemos ejecutar”.

El momento cumbre del tiro con arco mexicano –explica Wong- fue cuando Aída Román y Mariana Avitia ganaron las medallas (plata y bronce, respectivamente) en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, porque respaldaron el trabajo que se inició en la década de los 90. Esos resultados atrajeron a muchos niños y jóvenes a practicar el tiro con narco.

Los éxitos de Román y Avitia fueron los últimos de una serie de buenos resultados que iniciaron en el Mundial de Madrid 2005, con la medalla de plata conseguida por Arminda Bastos. Tres años después -en las Magnas Justas de Beijing 2008- Juan René Serrano terminó en cuarto lugar, el mejor resultado en la rama varonil que ha tenido el país en unos Juegos Olímpicos.

“Ese fue el primer momento brillante de la delegación mexicana. Porque se demostró en la competencia más mediática que el país podía ser potencia y porque mantuvo el proceso de trabajo de Wong”, opina Ernesto Boardman, arquero que participó en las Justas Veraniegas de Río 2016 y que fue eliminado en primera ronda.

Tres años más tarde, en 2011, llegó la presea de plata que consiguió el equipo mixto –conformado por Serrano y Román- para cerrar el palmarés nacional. Aunque no consiguieron preseas en Río 2016 y en los últimos dos Mundiales, Wong ve posible que la delegación mexicana gane varias medallas en el Campeonato Mundial que se celebrará en la Ciudad de México, del próximo domingo hasta el día 22 de este mes.

Su prioridad –dice- es que ganen preseas los equipos varonil y femenil, porque será un reflejo del buen trabajo que han tenidos ambos conjuntos en estos últimos dos años, cuando se decidió que sus integrantes trabajaran juntos en la capital mexicana. Antes del 2015 entrenaban separados en sus respectivos estados.

“Pero el plan no termina en este Mundial o en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La idea es capacitar a más entrenadores para que ellos puedan adiestrar a la siguiente generación de niños que en diez o 15 años representará al país. Para ello necesitó enseñarle a los entrenadores estatales la metodología. Les pedí que nos reuniéramos en una misma ciudad para iniciar mi plan. Hasta el momento, no lo hemos podido concretar pero espero que pronto podamos realizarlo”, dice el asiático.

Boardman considera que México se encuentra entre los mejores diez países del mundo en este deporte. Wong coincide con el atleta y añade que su reto es que la federación nacional, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte y el Comité Olímpico Mexicano mantengan el nivel competitivo de la selección cuando él se retire.

“El plan ha funcionado. Cuando llegue solo había 50 personas que practicaban la disciplina, actualmente hay más de 600. No sé cuántos años me pueda mantener como entrenador, pero estoy feliz de crear la base con la que México ganó sus primeros diplomas”, sentencia.