AFTEROFFICE
culturas

Fito Páez y Moska, son Maradona y Pelé en el estudio

El cantautor argentino y Paulinho Moska se juntan fuera de la cancha y dan vida a "De locura total", disco en portuñol con acento desparpajado. "Es un partido de futbol que va a quedar para siempre", afirma Páez.
Rosario Reyes
03 agosto 2015 22:20 Última actualización 04 agosto 2015 5:0
Moska y Fito, la fortuna de darse la libertad de la invención. (Edgar López)

Moska y Fito, la fortuna de darse la libertad de la invención. (Edgar López)

Rivales históricos en el futbol, Brasil y Argentina se unen en la música. Bajo el título De locura total, Paulinho Moska y Fito Páez grabaron un álbum que, explica el rosarino, será un legado. “Es un partido de futbol que va a quedar para siempre”, afirma, tajante.

Moska reconoce que no sabe nada de aquel deporte, lo cual quizá es hasta un defecto, bromea con respecto a la enorme pasión futbolera que se propaga en su país. Aun así, advierte, este proyecto superó cualquier diferencia dentro y fuera de la cancha con el hincha de Rosario Central. “Nos enamoramos tanto de los resultados que compusimos cinco canciones el primer día. Como pueden ver, todo eso es más que cualquier rivalidad. Trabajamos juntos un año y medio.
¿Dos tipos de 50 años nos daríamos el lujo de pelear? Claro que no”.

Tras escribir una canción sobre un encuentro de la diosa Diana, la cazadora, con la deidad del mar Yemayá en Bahía, ambos descubrieron el espíritu mágico de su trabajo, con ciertos guiños a la música de los brasileños Caetano Veloso o Dorival Caymmi. También escribieron canciones “más podridas, más adultas”, dice Fito. En total libertad. O locura.

A la manera de Stand by me y Hey Jude, dice Moska, o Don’t give up según Fito, escribieron Hermanos, el tema que lanzaron como sencillo la semana pasada. “Es un llamado a levantarse, que yo voy a estar al lado tuyo y te voy a ayudar”, explica el argentino sobre este rítmico tema que dice en uno de sus versos: Cuando empieza a oscurecer por la mañana/ vos tenés que sobrevivir, ¡afuera a la calle! ¡a resistir! 

Vivir en portuñol
“El vínculo entre Brasil y el resto de América es muy complejo y en algún momento tenía que llegar a la música”, dice Páez, quien define este disco como un ejercicio de sensualidad y alegría. Paulinho agrega que en la grabación aparecen entre sus invitados, dos artistas que enmarcan este ambiente. “Marco Susano, que es un percusionista brasileño superior y el increíble bandoneonista argentino Néstor Marconi. Tenerlos a los dos fue una maravilla, era como tener un espejo”.

Al respecto, Páez recuerda un dato significativo de esta relación. “En 1980, u 81, Caetano hace un concierto en el Coliseo en Buenos Aires y cantó una versión de Mano a mano de Gardel y Lepera, y lo abuchearon. Él paró la canción y dijo ‘esto son ustedes, no pueden silbar su propia música’. Ese y otros hechos menores atravesados por coyunturas políticas, esteticismos y curiosidades personales construyeron el camino para que ahora Paulinho y yo podamos sentarnos a crear un álbum”.

Moska advierte que, contrario a lo que se cree, el portuñol no es una forma equivocada de hablar.

“Es la lengua más hermosa del mundo, porque no hay reglas, cada uno la inventa de acuerdo con su coraje, o con su deseo de abrazar. Es la necesidad de expresarse. Las canciones no son en portuñol, pero la ética del álbum, su espíritu, lo es”.

Ser portuñol, en un sentido de convivencia entre nacionalidades -coinciden- es posible. Aunque, matiza el argentino, si bien ese espíritu portuñol del disco puede relacionarse con una actitud positiva, el optimismo y el pesimismo son dos formas de ceguera.

“Aunque hay momentos en que tienes que ser optimista, porque si no, eso termina en alcoholismo, drogas, porque te angustias tanto. Ya me fumé todo Schopenhauer y Nietzsche, pero hay momentos en los que estoy con mis hijos en la casa y tengo que decirles que la vida va pa’lante”, dice Fito Páez.

Así que el autor de El amor depués del amor se pone práctico y defiende al optimismo: “Esa pulsión que aparentemente es más ingenua, es la fuerza de vida; la otra es la inevitable fuerza tanática, con la cual vivimos y de la cual sabemos mucho y hay que sopesarlas salomónicamente”.

La música, concluye, está impregnada de esta pulsión optimista. Al menos, la música de este jubiloso álbum. “Hay una frase de Joaquín Sabina que me parece que lo define perfecto: hace tiempo dijo que la canción es un género para calentar el corazón. Yo en esos años estaba intentando cambiar todas las cosas, pero le presté atención, me gustó, había algo sencillo en esa clave. Y es verdad”.

Pelé y Maradona se unen en el estudio
De locura total saldrá al mercado el 21 de agosto en dos versiones: español y portugués, este último sólo para distribución en Brasil. Es el resultado de un año y medio de trabajo que comenzó el mismo día que se conocieron, en Río de Janeiro.