AFTEROFFICE
culturas

Fallece el escritor y periodista Vicente Leñero

El escritor, periodista y dramaturgo Vicente Leñero falleció este martes a los 81 años de edad, reportaron fuentes familiares. Sin duda, el nacido en Guadalajara es un referente para el periodismo y las letras nacionales. 
Redacción
03 diciembre 2014 12:28 Última actualización 03 diciembre 2014 13:53
El escritor murió hoy a los 81 años de edad. (Cortesía)

El escritor murió hoy a los 81 años de edad. (Cortesía)

El escritor, periodista y dramaturgo Vicente Leñero falleció este miércoles a los 81 años de edad, reportó su familia. 

Aunque se graduó de Ingeniero civil en la UNAM, Leñero siempre vivió de y para las letras. Era considerado por el Conaculta como “uno de los narradores más destacados de la segunda mitad del siglo XX” por obras como Los albañiles (1963), Los periodistas (1978), El Evangelio de Lucas Gavilán (1979), y La vida que se va (1999).

Leñero
–nacido en Guadalajara, el 9 de junio de 1933– formó parte de esa generación de periodistas del viejo Excélsior dirigido por Julio Scherer (1968-1976), en su momento considerado el mejor diario de América Latina, ya que contaba con colaboradores de la talla de Miguel Ángel Granados Chapa, Octavio Paz, Daniel Cosío Villegas, Carlos Monsiváis, José de la Colina, Enrique Maza, Gabriel García Márquez, entre otros.

Poseedor de galardones como el Premio Xavier Villaurrutia (2001) y el Premio Nacional de Ciencias y Artes (2001), Leñero siempre fue la mano derecha de Scherer, y juntos fundaron la revista Proceso el 6 de noviembre de 1976 como respuesta al golpe que el gobierno de Luis Echeverría le dio a Excélsior a través de una huelga montada de trabajadores. Fue subdirector de Proceso hasta 1996.

Sin embargo, la obra de Vicente Leñero no se limitó al periodismo y la literatura. También fue dramaturgo y guionista de cine. En este sentido, uno de sus intereses principales fue “explicarse la realidad nacional”, según Bruce Swansey, quien pone como ejemplo a Los albañiles: “En esta obra, Leñero narra una historia de explotación al tiempo que construye una metáfora bíblica. En su teatro hay un vivo interés por el comportamiento social y las relaciones de poder, así como por temas que sugieren la creciente influencia de un gusto periodístico”.

“Dos intereses guían las adaptaciones de Vicente Leñero. El primero de ellos es explicarse la realidad nacional. El segundo es traducir a un autor como Dostoievsky al teatro". 

El presidente de Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, lamentó el falleicmiento en una publicación en su cuenta de Twitter.