AFTEROFFICE
Culturas

España honra a Miguel León-Portilla en su propia casa: la UNAM

Desde el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, la Universidad de Sevilla otorgó el doctorado Honoris Causa al historiador mexicano Miguel León-Portilla, en reconocimiento a su trayectoria, investigación y erudición abocada al México antiguo.
Redacción
02 agosto 2017 18:51 Última actualización 02 agosto 2017 19:19
Miguel León-Portilla

www

El mexicano Miguel León-Portilla, de 91 años, fue investido como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Sevilla (US) en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por ser uno de los historiadores más importantes del siglo XX.

La ceremonia fue un acto insólito, en donde cruzaron el Atlántico, el Rector Magnífico de la Universidad de Sevilla (US), Miguel Ángel Castro Arroyo; la secretaria general, Concepción Horgué Baena, entre otros académicos de esa casa de estudios, para entregarle al académico más galardonado las insignias del doctorado número 30 que recibe a largo de sus 91 años de vida, ahora en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón de la UNAM.

"Quiero expresarle en nombre propio y de mi universidad nuestro mayor agradecimiento al admirable profesor, al brillante historiador de las voces sin voz, al escritor sensible, al filólogo erudito y al admirable antropólogo que con generosidad y cariño ha aceptado la invitación para formar parte del nuestro claustro de doctores” afirmó el rector de la US, Miguel Ángel Castro Arroyo.

El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, destacó que León-Portilla es una leyenda. Como historiador y filólogo, dio voz a los vencidos y creó, a través de sus estudios de la poesía, las lenguas y la historia indígenas, una nueva forma de literatura.

Tras recibir el Libro de la Ciencia, la medalla, el birrete laureado, el anillo y los guantes propios de la investidura como Honoris Causa, León-Portilla expresó su gratitud a la US y el que hayan acudido hasta su casa, la Universidad Nacional, a entregarle el grado.

Luego, reflexionó sobre las conexiones entre México y Sevilla a partir de las obras que realizaron Nicolás Monardes desde la farmacología; Bartolomé de las Casas, con la defensa de los indígenas; y Antonio de Lebrija, con sus estudios de la gramática de la lengua castellana. Sevilla, agregó, es la puerta hacia el nuevo mundo y repositorio de las relaciones de España con Iberoamérica.

Sevilla, dijo el también antropólogo mexicano, también cambió su vida, pues en 1964, durante un congreso internacional de americanistas, conoció a su compañera de vida: Ascensión.

Previamente, Ramón María Serreras, padrino del doctorando, destacó que el autor de La Filosofía náhuatl y Visión de los vencidos es de los intelectuales de mayor prestigio de México y uno de los más grandes historiadores del siglo XX.

Graue Wiechers agradeció a su homólogo Miguel Ángel Castro Arroyo acudir a México para presidir la ceremonia, y aseveró que para la Universidad Nacional es un honor recibir a los representantes de la US para celebrar la generosa sabiduría de uno de los intelectuales más prestigiados de México.

Al acto solemne asistieron familiares del principal experto en estudios sobre el pensamiento y la literatura náhuatl; los exrectores de la Universidad Nacional e integrantes de la Junta de Gobierno; funcionarios de la embajada de España en México, así como autoridades de diversas instituciones de educación y antropología e historia del país.