AFTEROFFICE
culturas

Ellos son los rostros de la nueva poesía mexicana

Desde hace mucho tiempo, México ha sido un importante semillero de poetas. Hoy la poesía está más viva que nunca gracias a los rostros que aquí te presentamos. 
María Eugenia Sevilla
31 julio 2014 21:45 Última actualización 01 agosto 2014 5:0
Etiquetas
Poesía

Poesía

Este país ha sido siempre semillero de poetas. Y de movimientos categóricos y sonoras rupturas. Aunque los tiempos cambian. Los manifiestos y consignas de grupos de café que caracterizaron la creación literaria en buena parte del siglo XX han dado paso a un paisaje más heterogéneo en las plumas que comenzaron a salir a la luz a partir de los años 90, y que componen un mosaico fragmentario, pero potente.

Hoy, hablar de generacines es solamente señalar una ubicación en el tiempo, sin que ello aluda a una afiliación literaria, considera David Huerta (1949) “No hay ninguna revista que ahora identifique a una generación de poetas”, dice el autor de Versión. En este sentido, Francisco Segovia (1958) advierte la desaparición del Poeta como conciencia social y figura hegemónica que ordena el panorama. “Una figura que en Latinoamérica empezó con Rubén Darío o quizá un poco antes, con Martí, y terminó con Octavio Paz. Ya no hay esos inmensos gurús, como Neruda. La desaparición del caudillo hace que ya no haya una sola visión”.

“A diferencia de lo que ocurría en las generaciones de los 70 u 80, en las que los grupos estaban más definidos y más polarizados, la literatura es ahora muy diversa y no hay consignas”, añade.

Algunos autores retoman prácticas que en otro momento fueron experimentales, como la poesía visual, en la que una determinada distribución geométrica de los versos, la elección de tipografías o la inclusión de imágenes en el del texto es parte de la obra. Otros desplazan el discurso impreso y sonoro de la poesía hacia otros territorios para crear propuestas como el cine-poema o la ciber-poesía.
“Noto una vuelta a tomar las formas que se habían quedado en los 60.

Pero esas maneras nuevas, introducidas a la tecnología moderna, eran formas ya sabidas desde principios de siglo: la poesía visual o la poesía concreta son experimentos que la tecnología ha renovado un poco”, observa Segovia. Entre la pluralidad de lenguajes que hoy intervienen en el acto poético, Segovia identifica también una recuperación de lo clásico.

“Hay una tendencia a recuperar formas que se abandonaron en el momento que estalló la experimentación, a partir de lo que ocurría a fines del modernismo o de la generación de Lezama Lima y Octavio Paz, para volver a arrancar; un retorno a la poesía rimada. Pienso en Víctor Cabrera, quien escribe sonetos o en formas clásicas; Luis Paniagua, Paula Abramo, Balám Rodrigo”.

El radar de la crítica y las antologías registran voces como Hernán Bravo Varela, Carla Faesler, Rocío Cerón, Óscar de Pablo, Luis Felipe Fabre, Lázaro Tello Pedró, María Rivera, Francisco Trejo, Renata Vega Albela, Fabián Espejel, Óscar Cid de León o Karen Villeda, entre muchos otros cuya obra es editada principalmente por sellos como Tierra Adentro, del Conaculta, o independientes como Verso Destiero o El Ermitaño, que realiza tirajes de 100 ejemplares para dar cauce a sus selectos lectores. “Es una buena época para los diezmados y desencantados lectores y electores de poesía”, dice Bravo Varela. ”Sólo falta que se den cuenta y dejen atrás su cómodo abstencionismo”.

1
Óscar Cid de León

 

Óscar Cid de León

Oaxaca, 1979

Libros: El árbol interregno (Tierra Adentro, 2007)

La especie está mutando (Tierra Adentro, 2014)

Blog: http://lumbre-culebra.blogspot.mx/

Penetraciones

¿Qué se siente penetrar la carne?
Abrirse paso en el ritmo del cuerpo
Entrar por el grito apenas llague unos labios que sangran
¿Qué siente llegar al tacto del hueso?
Sonar el silencio de onírico plasma
Sembrar la punta del aire
¿Qué siente el filo cuando habla en la carne?

 

1
Rocío Cerón

 

Rocío Cerón

México, 1972

Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2000

Libros: Diorama (tabasco 189-uanl,2012), Entre otros basalto (ESN-Conaculta, 2002)


Borealis (fragmento)

Serie de luces en árbol decembrino. Algo se está perdiendo. Algo se recupera en la primera luz que se funde. Compuertas por donde entra el miedo. El reino es un límite de alfabetos. Transferencia de emociones en retrato hablado. Aguanieve. De arriba hacia uno de los costados, el izquierdo, caen copos helados.

No hay velocidad que llegue a tal punto, el pánico al reflejo de uno mismo es el vaticinio del efecto: todos llevan alguna deformidad entre los labios.

  

1
Hernán Bravo Varela

 

Hernán Bravo

México, 1979

Premio de Literatura Letras del Bicentenario 2010

Libros: Oficios de ciega pertenencia (Tierra Adentro, 1999) y Comunión (el Ermitaño, 2002)

Hasta el momento

Hasta el momento final la luz nos pertenece (la iluminación constante permite afirmar que toda consunción es acertada).
Alguien ama a oscuras y pretende dividir el cuarto en dos mentiras: el centro de la alcoba y el sepelio.
Hasta el momento final todo es ceguera.
​ 

1
Carla Faesler

 

Carla Faesler

México, 1967

Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2002

Libros: Anábasis maqueta (diamantina/difocur, 2003), entre otros.

Discos: Personae (2006), entre otros.

Automóvil (fragmento)

Llegué tarde, sí. Pero la cabeza no hubiera sido
la misma. Maquinaria en reposo.
Quedaba todavía una forma que con trabajos
hice rodar. La lengua recogió arena y polvo
como un imán mojado. La nariz entorpecía la trayectoria y en lugar de la recta, dibujamos un mapa celeste, un plano arquitectónico de Persépolis o algo parecido a un dibujo infantil.
​ 

1
Karen Villeda

 

Karen Villeda

Tlaxcala, 1985

Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2013

Libros: Dodo (Tierra Adentro, 2013),

Ciberpoesía: www.labo.com.mx


Tesauro

En tus delimitaciones y siempre, es preciso alejarte Masculinidad (Alguien bosteza) El aire es El espacio para una dualidad ¿Qué espacio es el nombramiento? Entre tu y Femenino existe un código -Tesauro- que define a todas sus amadas cosas: los doseles se llaman “Mamiferote”; el librero es “Resguardo”; Duplex se
nombra como “Frenesí”; el buro se llama Olaf (sinónimo de la presunción de madera) Observen los MOSAICOS, ustedes no tienen nombre propio, sin tiempo.