AFTEROFFICE
CULTURAS

El guitarrista de Toto que rechazó a Miles Davis

El talento y la habilidad de Steve Lukather es innegable, casi nato. Ha tocado con tres de los cuatro Beatles y forma parte de una de las bandas pop más icónicas de los años 80. "Me encanta el jazz y tengo el honor de tocar con grandes músicos", asegura. 
María Eugenia Sevilla
11 marzo 2015 20:53 Última actualización 12 marzo 2015 5:0
Steve Lukather viajó a México para tocar con la banda de Ringo Starr en el Auditorio Nacional. (Foto: Braulio Tenorio)

Steve Lukather viajó a México para tocar con la banda de Ringo Starr en el Auditorio Nacional. (Foto: Braulio Tenorio)

“Miles Davis, me siento honrado, pero no puedo…”. Steve Lukather se daba el lujo de rechazar al monstruo del jazz cuando éste le pidió irse a tocar con él. “Imagínese Señor Davis, que ésta fuera su banda, ¿la abandonaría un día antes de salir de gira?”. Lukather se refería a Toto, un grupo de referencia de los años 80 del que aún es figura central.

La escena resume bien quién es Steve Lukather. Para muchos el nombre no es reconocible, pero casi todos han escuchado su guitarra. Es el único músico que ha permanecido 40 años ininterrumpidos en la banda pop que ganó fama mundial por hits como Africa, Rosanna o Hold the line. Pero también es la guitarra en Beat it, de Michael Jackson, y en mil 500 grabaciones más que abarcan colaboraciones con jazzistas consagrados como Herbie Hancock o Wayne Shorter, hasta con reyes del pop como Bruce Springsteen o Luis Miguel. Ha tocado con Paul McCartney, George Harrison y, ahora, con la All Starr Band de Ringo Starr, que se presentó el pasado martes en el DF.

“Cuando mi mamá estaba embarazada, una síquica le puso la mano en el vientre y le dijo: ‘es un niño… y va a ser músico… y la gente lo va a conocer. Cuando cumpla siete años algo va a pasar…’. A esa edad descubrí a los Beatles y mi padre me regaló mi primera guitarra. Estaba predestinado: yo vine al mundo para hacer esto”, dice en exclusiva, previo al lanzamiento del disco XIV de Toto, el 23 de marzo.

___¿Cómo llegó a tocar con tres de los cuatro Beatles?

___A los nueve años le dije a mi papá que quería ser un rockstar y me dijo: “eso lo logra uno en mil millones”. “Pues yo voy a ser ése”, respondí. Yo era terrible en los deportes, era tímido y me bulleaban, así que la guitarra fue mi escudo y se convirtió en mi carrera. Y aquí estoy a los 57 años, viviendo este sueño. Primero toqué con Paul en el disco Thriller, de Michael Jackson (en el que se incluye una canción cantada por ambos, McCartney y Jackson). Luego conocí a George, él tocó en Toto cuando murió Jeff (Porcaro, el baterista original). Fue mi primer héroe. Y con Ringo llegué en 2012 a sugerencia de su productor.

___ ¿Qué es Toto para usted?

___Es familia. Desde que tenía 15 años teníamos una banda en la escuela y crecimos juntos. Hemos compartido bodas, divorcios, la muerte, adicciones, pérdidas, éxito, fracaso. Algunos van y otros vienen, pero Toto es como la mafia: nunca te puedes salir. ¡Hasta yo lo intenté en 2007!

___Está por salir su nuevo disco con cuatro de los integrantes originales. ¿Qué se requirió para reunirlos?

___Ayudar a uno de nuestros hermanos, Mike Porcaro, quien está perdiendo la batalla (contra la esclerosis lateral amiotrófica). Lo que iba a ser sólo un tour en 2010 se convirtió en una gira que agota localidades, un DVD que llegó al número uno y un disco muy bueno.

___ La radio sólo difunde sus éxitos del pasado…

___Para llegar a un público masivo se debe tener un aparato gigante. Aun así hemos vendido 25 millones de álbumes legítimamente, hemos llegado a todo el planeta y somos la única banda que ha rechazado estar en una portada de Rolling Stone.

___ ¿Qué opinión le merecen los detractores de Toto?

___ Admito que al principio nuestras letras eran tontas, pero hemos mejorado. Hay gente que nos odió pero ya no está, y 40 años después nosotros seguimos aquí. Lo que pasa es que no nos pueden etiquetar, somos muy rock para el jazz muy jazz para el rock, demasiado diversos: hacemos pop, fusión progresiva o funk. Incluso Miles Davis tocó en un disco nuestro. Nunca encajamos con la moda, así que podemos estar fuera de ella.

___Ser músico de sesión dentro de la industria en Los Ángeles influye en su versatilidad y en la fusión de Toto…

___Es que todos los de la banda tocábamos en cada disco que salía en LA. No hay otro grupo en la historia cuyos integrantes hayan hecho lo que cada uno de nosotros: estuvimos en todas partes, pero la gente no lo sabe. Entre todos los que hemos pasado por Toto sumamos 5 mil grabaciones y 220 nominaciones a los Grammy (tres ganados con Toto).

___Una suerte nacer en LA...

___Suerte es entrar, pero no permanecer 40 años. Yo creo que vienes a esta vida con hermanos de alma con los que has reencarnado en varias vidas. Así cuando conocí a Steve Porcaro y escuché a su banda en la escuela, dije, quiero tocar con él. Luego conocí a su hermano Jeff, que ya estaba en Steely Dan. Y a Michael Landau, John Pierce, Huey Lewis y otros de mi escuela en el norte de Hollywood que también fueron músicos exitosos.

___¿ Y su carrera en el jazz?

___Yo no tengo una carrera en el jazz. No sé dónde encajo, supongo que en las grietas. Me encanta el jazz y tengo el honor de tocar con grandes músicos. Creo que es porque puedo mezclarme. Por ejemplo Larry Carlton, con quien voy a sacar un DVD, viene del jazz y le da un sonido rock; y yo vengo del rock y le doy un sonido jazzy, mi propio estilo.

___ ¿Qué le está pasando al mainstream de hoy?

___Que las máquinas no hacen música y las armonías son tontas, obvias. Cuando era chico se hacían obras épicas, abrumadoras. Nosotros desde chavos siempre intentamos de “adultizar” nuestros acordes: hay más en el rock que el power.