AFTEROFFICE
DEPORTES

El ejército atrae a los mejores deportistas

Pese a los estímulos económicos que reciben los atletas mexicanos, no cuentan con seguridad laboral, por lo que algunos de ellos se enrolan en las fuerzas castrenses para mejorar su nivel de vida.
Eduardo Bautista
24 septiembre 2015 22:37 Última actualización 25 septiembre 2015 5:0
Brenda Flores. (deportes.terra.com.pe)

Tras su destacada participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, la Secretaría de la Defensa Nacional llamó a Brenda Flores. (deportes.terra.com.pe)

En México, el deportista no tiene seguridad laboral. Recibe estímulos económicos de la Conade y el Comité Olímpico Mexicano, pero nada más. Es por ello que algunos atletas se han enlistado en el ejército mexicano, porque ahí encuentran prestaciones que en otro lado les sería imposible obtener: seguro médico, crédito hipotecario, salario fijo y jubilación.

Ése es el caso de la fondista Brenda Flores y la velocista Zudikey Rodríguez. A ambas les llamaron del ejército el año pasado tras su buena actuación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014. La oferta que les hicieron –dicen– fue irrechazable. Las dos son profesionistas (Flores es sicóloga; Rodríguez es nutrióloga) y confiesan que, cuando terminen su carrera deportiva, les gustaría ejercer sus licenciaturas en el cuerpo militar.

Existen dos tipos de deportistas en las fuerzas armadas: los que siendo parte de la milicia deciden convertirse en atletas, y los externos, es decir, aquellos que se incorporan al ejército para aumentar sus ingresos. En ambos casos, la única obligación que tienen es ofrecer buenos resultados a nivel nacional e internacional. Sus logros son premiados con ascensos militares. Todos se inician como “soldados oficinistas”.

“Me siento muy privilegiada. Sin el ejército mi avance no hubiera sido posible. Me han apoyado bastante económicamente”, asegura Flores, la mujer más rápida del continente en la prueba de los 10 mil metros en los Juegos Panamericanos Toronto 2015.

Algo similar opina Rodríguez, campeona centroamericana en los 400 metros con vallas: “no cualquier institución te da este tipo de apoyo. Y menos siendo deportista. Las ventajas son muchas. Estoy muy ilusionada porque me pagan bien por hacer lo que tanto me apasiona”.

De las 62 medallas olímpicas que ha ganado México, 11 han sido conseguidas por miembros castrenses. Muchos hoy recuerdan al equipo de polo varonil que obtuvo el bronce en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, frente a Adolfo Hitler. O el primer oro en una justa veraniega que fue conseguido por el Teniente Coronel de Caballería Humberto Mariles en Londres 1948.

Actualmente, las fuerzas armadas buscan reclutar a los mejores deportistas mexicanos, como Paola Longoria, campeona mundial de raquetbol; María del Rosario Espinoza, bronce en Londres 2012 en taekwondo, e Iván García, plata en Londres 2012 en clavados sincronizados.

Aunque un atleta pertenezca al ejército, no tiene la obligación de concentrarse en una zona militar. Flores, por ejemplo, vive en el Comité Olímpico Mexicano; sus entrenamientos los realiza de manera independiente con su entrenador Luis Nemer.

“El ejército nunca se mete en nuestra preparación. Eso sí, debemos reportar siempre nuestras actividades, informar a dónde vamos y con quiénes estamos. Los lunes y viernes debemos ir a firmar. Cada mes entregamos un programa de entrenamiento. Y si vamos a salir del país, debemos solicitar un permiso. Tenemos prohibido andar en fiestas, consumiendo drogas o bebidas alcohólicas”, comparte Rodríguez.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

No todas las historias entre el ejército y los atletas acaban bien. El marchista Eder Sánchez es el ejemplo. Una declaración que hizo en contra de la Conade el año pasado hoy lo tiene fuera de la milicia, sin trabajo y con una beca de 12 mil pesos mensuales con la que tiene que pagar equipo deportivo, entrenamientos y manutención básica.

En 2009 ganó bronce en los Campeonatos de Atletismo de Berlín. Tres años después, en los Juegos Olímpicos de Londres, quedó en sexto sitio. Sus logros lo colocaron como uno de los mejores atletas del país. En el ejército se sentían muy orgullosos de él. La Conade, además, le otorgó una beca de 37 mil pesos al mes.

Pero todo cambió después de la justa veraniega. Fue operado de la rodilla y permaneció en cama cuatro meses. Durante su rehabilitación, el ex subdirector de alto rendimiento, Coriolan Lalu, y el metodólogo Moisés López, le dijeron: “aquí no queremos huevones que estén en su cama descansando, te voy a bajar la beca, y agradece que te estamos dando eso porque no mereces nada”.

Desde entonces Sánchez se enredó en distintos conflictos con la Conade. A finales de 2014 no pudo más y declaró a la prensa que el deporte mexicano no sólo es responsabilidad de los atletas, sino de todo un equipo de entrenadores y metodólogos. Semanas después, estaba fuera de las fuerzas armadas.

“Unos amigos de la Sedena me dijeron que desde la Conade le llegó al alto mando una difamación muy fuerte contra mi persona. Hasta la fecha no sé qué fue lo que le dijeron a mi general Salvador Cienfuegos, pero todo lo que hayan dicho es mentira”, asegura Sánchez.

En enero de 2015, Eder renunció al ejército, aun cuando ya tenía el grado de sargento y una década de carrera militar.

“Me orillaron a ser desertor. El alto mando ordenó que abandonara el atletismo, que me incorporara a mi trabajo como soldado ordinario. Yo no acepté. Pedí una explicación y nadie me la dio. Al final tuve que renunciar: a ningún deportista le conviene estar en el ejército si éste te obliga a realizar labores militares”, recuerda el marchista con tristeza.