AFTEROFFICE
reflector

'El Chivo' Lubezki hace historia en Hollywood

El mexicano Emmanuel Lubezki gana un Oscar a la mejor fotografía por su trabajo en el drama "The Revenant", logrando así su tercera estatuilla en los premios más importantes de la industria cinematográfica.
Redacción
28 febrero 2016 20:41 Última actualización 28 febrero 2016 21:10
Lubezki, nominado ocho veces al Oscar, ganó el galardón de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas en 2014 y 2015. (Reuters)

Lubezki, nominado ocho veces al Oscar, ganó el galardón de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas en 2014 y 2015. (Reuters)

El mexicano Emmanuel Lubezki ganó el domingo un Oscar a la mejor fotografía por su trabajo en el drama The Revenant, logrando así su tercera estatuilla en los premios más importantes de la industria cinematográfica.

La película, dirigida por su compatriota Alejandro González Iñárritu, lidera las candidaturas de los premios.

Lubezki, nominado ocho veces al Oscar, ganó el galardón de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas en el 2015 por Birdman, también dirigida por González Iñárritu, y en el 2014 por Gravity, del mexicano Alfonso Cuarón.

Cuando Lubezki era adolescente hizo lo posible por evitar convertirse en un fotógrafo de cine, pero después su desdén se transformó en una gran pasión por la iluminación que lo llevó a hacer historia con una tercera estatuilla Oscar.

La clave de su trabajo se encuentra en la creación de atmósferas y en el reflejo preciso de las emociones: "Se trata de que todos sientan la respiración y las lágrimas cuando salen de los ojos del actor", dijo Lubezki, nacido en 1964, en una entrevista reciente.

A esa pasión llegó por casualidad ya que el Chivo Lubezki, apodado así por su delgada figura y su abundante cabello rizado, estaba firmemente inclinado hacia la fotografía fija, un sueño que no logró porque la escuela a la que quería asistir era blanco de constantes huelgas en la década de 1980.

Esos azares del destino lo llevaron al prestigiado Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la Ciudad de México, en donde coincidió con su gran amigo, el director Alfonso Cuarón, ambos ganadores del Oscar por la película Gravity hace dos años.

Algunos críticos aseguran que la popular película mexicana Y tu mamá también se trata de un pequeño episodio de las correrías adolescentes de Cuarón y Lubezki.

Todos querían ser directores cinematográficos en el CUEC, pero Lubezki asegura que optó originalmente por mantenerse en otro plano con lo que a la postre sacaría también provecho de lo estudiado en el Centro Activo Freire, una escuela de arte en la que cursó la secundaria y la preparatoria.

"El Freire" es visto por muchos como el fundamento de lo que Lubezki es ahora. En el lugar, en donde los fines de semana se hacían prácticas cinematográficas entre otras actividades, se codeó con los cineastas Juan Carlos Rulfo y Dana Rotberg; el actor Daniel Giménez Cacho; los artistas plásticos Rubén Ortiz y Gabriel "El Pájaro" Orozco, y el músico Santiago Ojeda.

Tras varios y exitosos proyectos en casa, como Solo con tu pareja (1991), Como agua para chocolate (1992) y Miroslava (1993), entre otros, Lubezki decidió probar suerte en Hollywood, en donde su obsesión por la luz en los filmes se consolidó.

Hay testimonios que aseguran que cuando trabajaba con Tim Burton en Sleepy Hollow (1999), Lubezki cambió drásticamente la locación del excéntrico director para mejorar los efectos de la iluminación, que también le valió una nominación al Oscar.

El Chivo ha colaborado con los hermanos Coen, Terrence Malick, Martin Brest, Niels Mueller, entre otros, y con actores como Brad Pitt y Johnny Deep, ambos amantes de la fotografía fija y que han recurrido a Lubezki por asesoría.

Lubezki asegura que se puede hacer una película sin sonido, sin música o incluso sin actores, pero la luz no puede fallar jamás. En 2015, ganó su segundo Oscar a la mejor fotografía por "Birdman", en la que también trabajó junto a González Iñárritu, premiado por su original narración.

The Revenant, la gran ganadora de los premios británicos BAFTA en febrero y de los Globos de Oro, ha sido el reto más demandante en la carrera de Lubezki.

"No queríamos falsedad, sino realidad, lo más naturalista posible", dijo Lubezki a la revista Life and Style el mes pasado. "Nosotros nos encargamos de crear nuestro propio infierno al decidir filmar en locaciones reales, con luz natural, sin las comodidades que te puede ofrecer un estudio".