AFTEROFFICE
culturas

Ego lúdico: el piano llevado a los límites
de la intimidad

El pianista John Medeski es conocido por su maestría con el órgano Hammond B3, pero su constante búsqueda de técnicas y sonidos lo ha llevado a ser uno de los intérpretes y compositores más experimentales y 'avant garde' del mundo. Se presentará en México el 23 de agosto, en el Lunario del Auditorio Nacional.
Myrna I. Martinez
17 agosto 2014 20:35 Última actualización 18 agosto 2014 5:0
A los 49 años no le importa si su música, en su actitud más arriesgada, llegue a ser incomprensible o poco amable para muchos. (Cortesía)

A sus 49 años, no le importa si su música llegue a ser incomprensible o poco amable para muchos. (Cortesía)

John Medeski (EU, 1965) es conocido por su maestría con el órgano Hammond B3, pero su constante búsqueda de técnicas y sonidos lo ha llevado a ser uno de los intérpretes y compositores más experimentales y avant garde del mundo.

Escucharlo en sus distintas facetas es encontrarse con un universo fascinante. Bien puede improvisar y tocar pianos de juguete o abrir la tapa del instrumento para ejecutar directamente las cuerdas; sonar con mucho groove o como el menos digerible.

Con el trío de jazz Medeski, Martin & Wood es sincopado, funky y divertido; con Spectrum Road, más rockero; y, en su último disco (que marca su regreso al piano solo) es clásico e introspectivo.

Asentado en Nueva York, este músico se ha presentado en diversas ocasiones en México. La primera en febrero de 2005, en el Salón 21, con el trío jazzístico. También fue invitado de honor para cerrar el Festival de Jazz en Guadalajara, en 2009.

A los 49 años no le importa si su música, en su actitud más arriesgada, llegue a ser incomprensible o poco amable para muchos. Ha llegado la hora de darse el lujo de tocar lo que siente en cada momento, una postura que parece reforzar sus bien ganados tributos artísticos.

-Le dicen El maestro del Hammond, ¿cómo llegó a él y qué ventajas armónicas le encontró en comparación con el piano?
"Simplemente sucedió. En Medeski, Martin & Wood necesitamos obtener sonidos más potentes y encontramos que ésa era una gran opción. Empezamos hace 20 años como un trío de piano, pero hemos tomado una ruta distinta. Sobre la comparación con el piano, puedo decirle que cada instrumento tiene su propio universo".

-¿Qué tan díficil es encontrar un Hammond B3 original?
"De hecho hay muchos rolando por ahí. Los originales son los únicos que vale la pena tocar. Tengo un par en casa".

-A veces logra sacarle sonidos realmente extraños al Hammond, ¿cómo lo hace?
"Tocar el instrumento en formas que pueden ser novedosas es algo que siempre me ha interesado. Puede ser con pedales, o distintas técnicas, o con el amplificador correcto".

-La gente está más familiarizada con su sonido jazz de Medeski Martin & Wood, pero ¿cómo ha sido la experiencia de estar completamente solo, como en su último álbum, A different time?
"Amo a los dos. Es el mismo acercamiento, sólo que es un universo diferente de sonidos para explorar".

-¿Le faltó un instrumento de acompañamiento en su nuevo disco?
"No, realmente no. En esta ocasión solamente quise hacer un disco de piano. Tocar de esa manera es algo que hago muy frecuentemente".

-¿Qué le motivó a este perfil más contemplativo y personal?
"Grabamos diferentes sets de piano. Al final, empecé a tocar este piano viejo llamado Gaveau (un modelo francés, de 1924). Tiene su propio color y textura, y me gustó mucho porque me hizo tocar de una manera diferente. Eso es lo que al final está en el disco".

A veces toca pianos de juguete, clavinete con un pedal wah-wah, entre otras cosas, y su música puede llegar a un punto experimental que resulta tal vez difícil de digerir para los que no están familiarizados con ella...
"Es intencional, hago lo que escucho y siento".

-Spectrum Road es tal vez el proyecto más rockero en el que ha estado, ¿cómo ha sido tocar con otro instrumento armónico tan saturado como la guitarra de Vernon Reid?
"Siempre es divertido tocar con Vernon, nos conocemos desde hace muchos años".

-¿Qué tanta libertad creativa tiene cuando trabaja en el proyecto de alguien más, como A love electric?
"Tengo mucha libertad realmente. Todd Clouser (el líder de la banda) me dio algunas canciones y las grabamos, pero dentro del marco de trabajo yo era libre de hacer lo que escuchaba. Esa confianza es importante".

-Esta es la primera vez que toca en México con este proyecto, ¿cómo cree que será la experiencia en el escenario?
"Me gustan Todd y los demás músicos, y confiamos en cada uno de nosotros, será divertido, seguro".