AFTEROFFICE
deportes

Djokovic, rey del Masters 1000 de Shanghái

El tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, derrotó sin mayores complicaciones al francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-2 y 6-4, con lo cual se quedó con el título en el Masters 1000 de Shanghái.
Reuters
18 octubre 2015 13:18 Última actualización 18 octubre 2015 13:28
Con sus triunfos en Beijing y Shanghái rebasó los 16 mdd en ganancias, la mayor cantidad para un jugador en una sola temporada. (Reuters)

Con sus triunfos en Beijing y Shanghái rebasó los 16 mdd en ganancias, la mayor cantidad para un jugador en una sola temporada. (Reuters)

SHANGHÁI.- El tenista serbio Novak Djokovic apenas si tuvo obstáculos este domingo para continuar con su dominio del tenis masculino, al derribar al francés Jo-Wilfried para ganar otro título del Masters de Shanghái.

El número del mundo, 10 veces ganador de Grand Slams, venció a un aturdido Tsonga por 6-1 y 6-4 para reclamar su tercera corona en Shanghái y su noveno título del año, dando pie a afirmaciones de que se ha convertido en uno de los grandes de todos los tiempos en el deporte.

Djokovic ha ganado tres Grand Slams este año, alcanzó la final del Abierto de Francia y desde que en enero sufrió una sorpresiva derrota en cuartos de final ante Ivo Karlovic en Qatar ha llegado a la final de los 13 torneos en los que ha participado.

"Estas han sido las dos mejores semanas de mi vida, de mi carrera", dijo Djokovic. "En cuestión de energía, fue grandioso. No me cansé. Siempre tuve mucha intensidad y concentración, un gran nivel desde mi primer partido en Beijing hasta el día de hoy".

"Hoy no hay mucho que decir. Está jugando mejor que nadie", dijo Tsonga. "De cualquier forma uno debe estar en su mejor nivel para vencerlo y todos saben que no es sencillo jugar tu mejor tenis cada partido".

El número uno del mundo tradicionalmente ha jugado bien durante la gira asiática tras el U.S. Open, cuando varios de los jugadores aquejan lesiones o cansancio tras la larga temporada. En cuestión de calidad este año, el serbio nunca se ha sentido tan confiado. "Es increíble irse a una sola muerte súbita en dos semanas", dijo. "Estoy muy satisfecho con la manera en que jugué".

Djokovic agradeció a los aficionados por su apoyo, escribiendo un símbolo chino distinto en la cámara de televisión luego de cada partido ("amor" y "fortuna" fueron dos de sus predilectos) e intentando hablar algo de mandarín en su discurso de victoria.