AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Diamante de 133 quilates es vendido por 34 mdd

El collar 'Arte de GRISOGONO, Creación 1', del cual forma parte el diamante blanco de mayor tamaño de la historia, fue subastado por Christie's este miércoles junto con 'Le Grand Mazarin', un diamante rosado de 19.07 quilates.
Reuters
15 noviembre 2017 14:58 Última actualización 15 noviembre 2017 14:59
diamante

(Reuters)

Un collar de esmeraldas y diamantes con el mayor diamante blanco de la historia en salir a subasta fue vendido por un récord mundial de 33,5 millones de francos suizos (34 millones de dólares), el lote estrella en un remate en Ginebra, dijo la casa Christie's.

El collar, conocido como el Arte de GRISOGONO, Creación 1, tiene un diamante rectangular que pesa 163.41 quilates como pieza central. La piedra, hallada en Angola en 2016, está rodeada por un lado de una serie de diamantes y del otro por esmeraldas con forma de pera.

El comprador, que hizo sus ofertas vía telefónica en la subasta del martes por la noche, permanecerá anónimo, dijo Christie's en un comunicado. El estimado preventa era de 25 a 30 millones de dólares.


El diamante es más de 40 veces más grande que un diamante blanco oval de 118.28 quilates vendido por la casa rival Sotheby's en 2013 en Hong Kong por 30,6 millones de dólares, aunque el precio no refleja eso, dijo Tobias Kormind, director gerente de 77Diamonds.com, la mayor joyería online de diamantes de Europa.

"Esta es una señal preocupante para el mercado de diamantes, que sugiere que no es tan inmune como uno hubiera esperado a la presión a la baja de los precios causada por factores globales como la desaceleración china, las sanciones rusas y menores precios del crudo", dijo en un comunicado.

El segundo lote más importante fue un diamante rosado que perteneció a la realeza francesa por dos siglos. Con un peso de 19.07 quilates, se vendió por 14.37 millones de francos suizos, casi el doble del estimado, dijo Christie's.

1
 

 

diamante


Llamado Le Grand Mazarin, toma su nombre del cardenal Mazarino, quien se convirtió en primer ministro de Francia en 1642 y reunió una colección de gemas. La piedra entonces pasó a formar parte de las joyas de la corona francesa.

Durante sus 250 años en el Tesoro de la Corona Francesa, perteneció a cuatro reyes (Luis XIV, Luis XV, Luis XVI y Carlos X), dos emperadores (Napoleón I y Napoleón III) y dos emperatrices, dijo Christie's.

Fue vendido a Frédéric Boucheron, uno de los joyeros favoritos de las familias nobles de Francia, en una subasta en 1887 antes de pasar a una colección privada.