AFTEROFFICE
culturas

De financiero de Wall Street a estrella de jazz

Sachal Vasandani estaba seguro de que su futuro estaba en las finanzas. Al año siguiente se mudó a Nueva York para trabajar como agente en Wall Street. Pero fue apremiado por el llamado de la música.
María Eugenia Sevilla
11 julio 2016 21:18 Última actualización 12 julio 2016 5:0
El crooner se encuentra en México para ofrecer un concierto y un taller de improvisación y técnica en la CDMX. (Cortesía)

El crooner se encuentra en México para ofrecer un concierto y un taller de improvisación y técnica en la CDMX. (Cortesía)

Aunque fue semifinalista del concurso del Thelonious Monk Institute en 2005, Sachal Vasandani estaba seguro de que su futuro estaba en las finanzas. Al año siguiente se mudó a Nueva York para trabajar como agente en Wall Street. Pero fue apremiado por el llamado de la música.

De palomear en pequeños clubes de jazz llegó a ser cantante principal de la Lincoln Center Jazz Orchestra, bajo la dirección de Wynton Marsalis, a cantar con estrellas como Bobby McFerrin, a triunfar en Carnegie Hall y en festivales como el North Sea de Holanda y Nice Jazz.
Hace cinco años, la crítica de la revista Downbeat, Biblia del jazz mundial, le auguraba un futuro como “la más importante estrella en ascenso”.

Sachal Vasandani
ha alcanzado ese momento en que comienza a buscar un equilibrio entre la honestidad de su propuesta y el impacto en el gran público.

“Me encantaría hacer algo para una audiencia más grande, pero no se trata de lanzar una gran red, sino de tocar a la gente en el lugar correcto, a través del repertorio, de la manera en que canto, de mis presentaciones, y me siento cómodo haciendo que todo eso crezca orgánicamente”, dice.

Ese repertorio, que aparece en sus cuatro discos como solista, abarca standards, composiciones propias y covers de canciones pop, como las que presenta en su regreso a México al lado de Alex Mercado, en el piano. Juntos darán un recital mañana en Pérfida Bistró, en la colonia Condesa, y después viajarán a Puebla y San Miguel de Allende.

El cantante nacido en Chicago ha alcanzado una personalidad distintiva entre los crooners, por su manera de frasear íntima, casi simple, y un estilo sin almidones.

“Para inspirarme necesito escuchar mucho, me es difícil apagar la radio. Siempre busco lo que me llene y hago lo que llamo una escucha consciente: de lo que me gusta, analizo lo que puedo copiar y lo que no -todos los artistas lo hacemos - y, a partir de eso, busco hacerlo mío”, explica.

En este país, dice, ha encontrado voces con las que tiene afinidades, como la de Natalia Lafourcade, con quien cantó, durante otra visita, en el Zinco Jazz Club. “México me interesa porque en efecto tiene una escena creciente y muy interesante en la que quisiera continuar haciendo cosas”.

Además de sus presentaciones, Sachal ofrecerá un taller de técnica e improvisación vocal en ABMusiq (Tamaulipas 145, Condesa) del 18 al 22 de julio.