AFTEROFFICE
Ciencia

Científicos descubren a ‘Próxima b’, el ‘vecino’ más cercano a la Tierra

El grupo de trabajo encontró lo que podría ser el planeta más cercano al nuestro fuera del sistema solar, y que por sus condiciones tiene probabilidades de tener agua.
Redacción
24 agosto 2016 14:59 Última actualización 24 agosto 2016 15:54
Etiquetas
Proxima b (Reuters)

Proxima b (Reuters)

Científicos descubrieron lo que creen que es un nuevo planeta, y que sería el más cercano al sistema solar que se ha detectado en la historia.

Se trata de un pequeño y rocoso planeta, no muy diferente a la Tierra, y que orbita el vecino estelar más cercano al sol, la estrella Próxima Centauri, de acuerdo con un artículo de la revista Nature que cita el Washington Post.

Según el medio, astrónomos han sospechado durante mucho tiempo que la estrella sería el hogar de un planeta, pero las pruebas habían sido difíciles de alcanzar.

‘Próxima b’, como se llamó a este planeta, está situado a una distancia que le permite no ser demasiado caliente, ni frío, por lo que podría existir agua líquida en su superficie, aumentando la posibilidad de que exista vida.

Aunque observaciones de la NASA en los últimos años han descubierto muchos planetas del tamaño de la Tierra en toda la galaxia, éste resulta especialmente prometedor ya que sería posible de alcanzar.

Está a 4.2 años luz de la Tierra o 25 billones de millas, que está ‘cerca’ en términos cósmicos, dijo por su parte el New York Times.

"Sabemos que hay planetas (con formas) terrestres alrededor de muchas estrellas, y tenemos cierta expectativa de que en las estrellas más cercanas haya planetas terrestres. Pero esto no es lo emocionante. La emoción se debe a que es el más cercano”, dijo Guillem Anglada-Escudé, astrónomo de la Universidad Queen Mary de Londres y líder del equipo que hizo el descubrimiento.


El nuevo planeta tiene una masa un poco mayor que la de la Tierra. Para saber el tamaño y si tiene atmósfera, se necesitará hacer más estudios, explicó por su parte El Mundo de España.

"Sabemos por las estadísticas que lo más probable es que sea un planeta pequeño y rocoso. Pero para confirmarlo tenemos que ver si el planeta eclipsa a su estrella, si se produce un tránsito. Lo estamos intentando pero no es fácil. Si lo logramos, averiguaríamos el radio del planeta. Y si tenemos el radio y la masa, podemos obtener su densidad", dijo Cristina Rodríguez, coautora del estudio, al medio español.

También queda por averiguar la huella del planeta, que les permitirá determinar su composición, "si tiene metano, dióxido de carbono, agua, etc", agregó.

Para llamar a un planeta "parecido a la Tierra", los científicos tienen que demostrar que un planeta probablemente sea rocoso y capaz de contener agua líquida.

1
 

Si ‘Próxima b’ tiene una atmósfera, una pregunta poco probable que responder en el corto plazo, entonces podría tener una temperatura bastante cercana a la de la Tierra, lo que significa que por lo menos sería capaz de mantener agua líquida en su superficie, explica el Washington Post.

Proxima b (Reuters)

Mientras ‘Proxima b’ podría ser similar a la Tierra, su estrella, Proxima Centauri, es muy diferente a la del sol. Es pequeña y pertenece a una clase de estrellas conocidas como enanas rojas, con sólo un 12 por ciento de la masa del sol y alrededor de 1/ 600ª de la luminosidad, tan débil que no puede ser visto desde la Tierra a simple vista.

Por lo tanto ‘Proxima b’, a pesar de su cercanía a la estrella, recibe menos calor que la Tierra, pero lo suficiente para que el agua pudiera fluir en la superficie. Si el planeta tiene agua líquida o en una atmósfera es "pura especulación en este momento," dijo el doctor Anglada-Escudé en una conferencia de prensa, de acuerdo con el Times.

Ahora los investigadores buscarán otros métodos para ayudar a confirmar la existencia del planeta y aprender acerca de su composición. La observación directa - mirando al planeta con un telescopio - no es posible con la tecnología actual, aunque se espera que instrumentos como el telescopio espacial James Webb que se lanzará en 2018 lo podría permitir.

>