AFTEROFFICE
deportes

CDMX respalda candidatura de México para el Mundial 2026

México aprovecha ser sede del Congreso de la FIFA para echar a andar la promoción de su candidatura para albergar su tercer Copa del Mundo de la historia.
AP
13 mayo 2016 16:21 Última actualización 13 mayo 2016 17:18
FIFA

Nosotros tenemos un sueño; ese sueño es poder volver a organizar una Copa del Mundo, como en 1970 y 1986 dijo Decio de María, presidente de la Federación Mexicana de Futbol en el congreso anual de la FIFA en la Ciudad de México. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde hace unas semanas, el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol había deslizado un anhelo. Y en el acto inaugural del congreso anual de la FIFA, delante del líder del organismo internacional Gianni Infantino, fue el alcalde de esta capital quien planteó directamente la idea: México busca ser el primer país que organice por tercera ocasión una Copa del Mundo.

"Quiero decirle, presidente Infantino, que la Ciudad de México estará respaldando una candidatura de México para el Mundial 2026", manifestó el alcalde Miguel Ángel Mancera en su discurso. "Estaremos atentos a la convocatoria, solicitamos la organización de un Mundial".

Infantino sonrió pero no respondió. Tampoco abordó el tema durante las sesiones de trabajo del congreso, realizadas este viernes.

En realidad, poco puede hablar sobre el tema. En el marco de su congreso, la FIFA ha determinado que abrirá un periodo de consultas para redefinir las reglas que deben cumplir los países aspirantes a albergar el máximo torneo del fútbol en el planeta.

No fue sino hasta la conferencia de prensa posterior al congreso, cuando un periodista le hizo la pregunta, que Infantino dio una opinión sobre el tema.

"México y la Ciudad de México son fantásticos, lo hemos pasado muy bien aquí, la gente es muy cálida... El estadio Azteca es más que un estadio, es un monumento, un ícono", indicó. "México aportaría grandes valores a una Copa del Mundo, hay mucha pasión y ese es un buen punto de inicio. Pero ahora estamos empezando a definir los requisitos".

Originalmente, estaba previsto que la sede del Mundial de 2026 se eligiera en el congreso previsto para 2017 en Kuala Lumpur. La FIFA pospuso la elección desde el año pasado, cuando estalló el escándalo que terminó echando a rodar la cabeza del antecesor de Infantino, Joseph Blatter, y de varios dirigentes más.

Ese terremoto en la cúpula de la organización, así como los cuestionamientos a la votación simultánea que se realizó en 2010 para definir las sedes mundialistas de 2018 y 2022 han derivado en la necesidad de modificar las reglas.

Así, las nuevas reglas no estarían sino hasta 2017, la presentación de candidaturas se cerraría en 2018 y la votación se llevaría a cabo en 2020.

Pero ello no ha impedido que el anfitrión del presente congreso eche a andar la maquinaria de promoción.

"Nosotros tenemos un sueño; ese sueño es poder volver a organizar una Copa del Mundo, como en 1970 y 1986. Hay cuatro años para trabajar, lo cual quiere decir que el lunes, terminado el congreso, nos tenemos que sentar a trabajar y vivir nuestro sueño", dijo esta semana el presidente de la Federación Mexicana, Decio de María.

"Ojalá para el congreso de 2020... podamos convertir ese sueño en una responsabilidad", agregó De María.

Un país africano organizó el Mundial de 2010 y uno sudamericano el de 2014. La Copa de 2018 se realizará en un país europeo, Rusia, y la de 2022 en un integrante de la confederación asiática, Catar. De acuerdo con un sistema rotatorio planteado hace años, la edición de 2026 le correspondería a la CONCACAF.

Pero ni siquiera está claro que esa rotación se vaya a sostener en las nuevas reglas. Victor Montagliani, elegido la víspera como presidente de la CONCACAF, confía en que así sea, pero considera que en ese caso, Canadá y Estados Unidos podrían presentar también candidaturas.

Estados Unidos organizó el Mundial de 1994, mientras que Canadá jamás ha tenido la sede del torneo.

"Me parece que es muy realista, hay que ver los tres países que se han manifestado como potenciales candidatos", comentó el canadiense Montagliani.

"Canadá ha celebrado el Mundial de Mujeres más exitoso de la historia (en 2015), tenemos que seguir adelante porque un Mundial organizado por la CONCACAF es lo que esperan nuestros aficionados... Los tres países son muy fuertes por sus méritos, vamos a seguir adelante, debemos diseñar una estrategia congruente para atraer a CONCACAF la Copa del Mundo", añadió.

¿Y qué tal una Copa del Mundo organizada por Estados Unidos y México? ¿O una que se lleve a cabo en ciudades de los tres países de Norteamérica? Ambas posibilidades se han barajado extraoficialmente en las márgenes del congreso, pero también aquí está por verse si las nuevas reglas de la FIFA abren paso a las candidaturas conjuntas, que tuvieron un antecedente exitoso pero friccionado en Corea-Japón 2002.

"Creemos que las sedes conjuntas son algo bueno", dijo Infantino en la conferencia de prensa.

Para Alexi Lalas, el popular exfutbolista estadounidense, es una mala idea que su país tenga que compartir la sede de lo que sería su segundo Mundial.

"Con todo respeto para México y para Canadá, pero los Estados Unidos podemos hacer el Mundial solos. No necesitamos estar junto con otro país, tenemos los estadios, una historia, público, aficionados y lo podemos hacer solos", sentenció Lalas en declaraciones a la cadena ESPN durante el congreso.

"No sé si para FIFA es mejor estar juntos o qué, pero en estos momentos pienso que para nuestra federación y nuestro deporte es mejor hacerlo solos", puntualizó.

: